Cómo limpiar y cuidar tu gafas para ciclismo

Ignacio P. - 2018-06-07 16:50:00

Es un elemento de seguridad indispensable sobre la bicicleta y junto con el casco son los dos accesorios estrella que todo ciclista debería llevar siempre. Las gafas no sólo nos protegen del sol sino que nos evitan insectos, agua, tierra y cualquier agente que podamos encontrarnos durante nuestras salidas.

Aunque cada vez pesan menos y evolucionan en diseño todavía no se mantienen solas. Y tendremos que prestarle nuestra atención y cuidados si queremos que nos duren el máximo tiempo posible y en la mejor condición.

Consejos para cuidar y limpiar tus gafas de ciclista

limpiar gafas ciclista

1. Póntelas y quítatelas de manera correcta

Vamos a empezar por una acción sencilla y que muchos realizamos mal. Al ponerte y quitarte las gafas procura hacerlo con las dos manos y sujetándolas por las dos patillas a la vez. A menudo lo hacemos sujetando una sola patilla y forzamos las gafas para que entren o salgan, esto puede provocar que se rompan por algún sitio.

2. Guárdalas a buen recaudo

Una vez que nos las utilices guárdalas limpias en su funda. Es la mejor manera de evitar accidentes fortuitos. Ni que decir tiene que si las llevas en la mochila no se te ocurra llevarlas sueltas o en una funda de tela blanda, aunque ocupe un poco más, lo mejor es hacerlo en una funda rígida.

3. Cuidado dónde y cómo las dejas

A menudo nos quitamos las gafas y las soltamos de cualquier manera dentro del coche o sobre la mesa. Este tipo de acciones de manera repetida son las que originan deformaciones y que se rayen los cristales. Presta atención, nunca dejes las gafas sobre los cristales y/o abiertas y evita las fuentes de calor -si dejas las gafas al sol dentro del coche se pueden calentar hasta deformarse-.

4. No las limpies en marcha sobre la bici

Es otro de los motivos más comunes por los que se acaban rayando. Cuando vamos sobre la bici tendemos a limpiarlas con el maillot, esto provocará que rayemos la lente con el propio maillot y la suciedad de la lente.

gafas ciclista

5. No limpies en seco

Derivado del punto anterior, si limpias la lente en seco lo que harás será arrastrar la suciedad de la lente por su superficie, pudiendo rayarlas. Para evitar eso -si vamos a limpiar en seco- lo mejor es utilizar una gamuza especial y tener cuidado de que no haya restos de polvo o arena sobre la lente antes de limpiar -puedes soplar un poco sobre las gafas para intentar quitar la arena-.

6. Limpia con agua y jabón

Si en mitad de una ruta quieres limpiarlas y tienes acceso a un chorro de agua, lo mejor es dejar que el agua fluya por la lente y después secar con una gamuza especial. Al llegar a casa podemos aplicar también un poco de jabón -sin productos abrasivos- al agua y así terminar de limpiar nuestras gafas de ciclista de manera correcta.

7. El sudor es un enemigo invisible

A veces no somos conscientes y nuestro propio sudor es un elemento que puede ir causando deterioro en nuestras gafas. Por eso cuando terminemos una ruta o entrenamiento y creamos que nuestras gafas están limpias, piensa que seguramente están impregnadas en sudor que se haya secado con el aire. Así que dedicale un poco de tiempo a limpiarlas con cuidado para que duren más tiempo en mejores condiciones.