Cómo utilizar una llave dinamométrica

Germán M. Porcel - 2020-07-27 17:05:00 - Mecánica

Cuando toda la mecánica de un vehículo como la bicicleta se basa en pequeños anclajes, tornillos, herrajes y conexiones, es importantísimo ajustar con precisión todo esto, sin que un componente quede flojo pero tampoco que por un exceso de presión pueda dañar tales componentes o partes de la bici. Una llave dinamométrica es entonces la herramienta perfecta.

llave-dinamometrica/

Qué es una llave dinamométrica

De forma llana y directa, podemos decir que una llave dinamométrica es una herramienta de ajuste y presión en la que puede establecerse con precisión este valor de presión, para que no sea ni mayor ni menor. En otras palabras, con una llave dinamométrica vas a poder ajustar cada tornillo de tu bicicleta o mountain bike con la presión exacta que necesita, siguiendo los consejos de los fabricantes. Una llave dinamométrica es precisión, es cuidado y es profesionalidad.

llave-dinamometrica/

Por eso, el uso de una llave dinamométrica es una de esas cosas que pasan de largo pero que resulta importante a la larga. Un mal ajuste provoca, en primer lugar, que el componente o complemento en cuestión se mueva o se suelte una vez empiezas la marcha, siendo un riesgo para el ciclista; pero también que un apretado excesivo sin llave dinamométrica dañe componentes de tu bici que son vulnerables. Si están fabricados en aluminio, pueden doblarse, si están fabricados en fibra de carbono, pueden partirse.

llave-dinamometrica/

Cómo funciona una llave dinamométrica

Una llave dinamométrica, sobre el papel, funciona igual que cualquier otra llave: sirve para apretar tornillos. La gran diferencia de una llave dinamométrica con respecto a cualquier otra herramienta es sencilla: antes de apretar un tornillo, puedes indicar la presión que ese tornillo debe llevar en función de las indicaciones del fabricante. Así, no lo harás a ojo, bajo tu subjetividad, y con la duda constante de si está lo suficientemente apretado.

llave-dinamometrica/

Su modo de uso es sencillo: antes de apretar el tornillo en cuestión, debes indicar en su manivela o manubrio (que es giratorio) el valor de presión indicado y prescrito por la marca o fabricante. La llave dinamométrica, también conocida como llave de torsión o torquímetro, especifica estos valores del par de apriete para darle la presión necesaria y precisa, conocida como torque. Su valor se mide en newtons/metro (NM).

Una vez indiques el valor, podrás apretar el tornillo en cuestión. Cuando llegues a la presión prescrita, verás que la llave dinamométrica te hace dos señales: una sensitiva, con una especie de crujido, y otra auditiva, con un chasquido. Si es digital, también puede hacer una señal sonora digital.

llave-dinamometrica/

La cuestión es que, en ese punto, la llave dinamométrica te acaba de indicar que la presión es la exacta. No es aconsejable apretar más. Tampoco desapretar tornillos con ella.

Algo tan simple como un mal apriete puede conllevar problemas, incomodidades o daños a tu bici o mountain bike. Por eso, una llave dinamométrica, que está disponible por menos de 30€, puede suponer un ajuste preciso y profesional para tu bici.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!