1 o 2 platos en gravel ¿qué es mejor?

Componentes Bicicleta 25 may. 2021 13:05 Germán M. Porcel

La mezcolanza que supone una gravel, capaz de transitar por terreno suelto y por asfalto, hace que también haya dudas sobre si montarla en monoplato o en doble plato. ¿Qué es mejor? ¿Cuál es la tendencia? ¿Y qué configuración se acabará imponiendo?

monoplato-gravel/

Gravel monoplato y gravel doble plato

La semana pasada, sin ir más lejos, hacíamos una review de la GT Grade Bolt, una bicicleta de gravel impresionante a la que solamente le poníamos un pequeñísimo pero: montaba doble plato.

A partir de esa idea, nos preguntamos ¿por qué es así, por qué preferimos el monoplato en una bici de gravel en vez de asemejarla más a la esencia de su propia geometría de cuadro, que es más semejante a uno de carretera que a uno de mountain bike? Y eso nos paramos a analizar hoy.

monoplato-gravel/

Por supuesto, el monoplato en gravel no es una salvedad. El monoplato en general viene imponiéndose en los últimos tiempos. En mountain bike ha arrasado y no hay ninguna duda; en gravel lleva muchísima ventaja y podríamos afirmar sin equivocarnos mucho que prácticamente el 80% de las bicicletas de gravel montan monoplato; pero en carretera, a pesar de alguna que otra prueba, no se ha impuesto y el biplato sigue con su hegemonía.

monoplato-gravel/

Así que analizamos los porqués de estos hechos, cuáles son sus ventajas e inconvenientes y por qué el gravel va a tender cada vez más al monoplato.

El monoplato: el gravel, su última presa

En la sencillez está la virtud. Es una máxima en diseño, y el monoplato ha ido imponiéndose en muchas disciplinas ciclistas. Lo cierto es que todo nació con la idea de solapamiento de desarrollo, es decir, que plato grande y piñón cuarto era equivalente, por ejemplo, a plato pequeño y piñón séptimo. Más o menos. El caso es que eso hizo pensar que se podía prescindir de un plato añadiendo solamente una o dos coronas al cassette.

monoplato-gravel/

Con esa idea se empezaron a desarrollar los primeros sistemas monoplato, y las ventajas fueron muy notorias. En primer lugar, menos peso, cuando hablamos de que cada gramo cuenta, prescindir de un plato y todo el sistema de desviador al completo reducía el peso de esta parte (compensado en parte, pero no totalmente, por las dos coronas extra). Menos relaciones redundantes y menos peso.

Pero además, había otras ventajas: un cambio más sencillo de manejar, sólo una palanca que atender; menos posibilidad de salida de cadena; y menos riesgo y coste de averías.

monoplato-gravel/

Pero paulatinamente aparecieron algunos puntos en su contra, sobre todo cuando se exige mayor rango de desarrollo, que se reduce la horquilla para acertar. Y en ese acierto, también estaba acertar con el plato, porque equivocarse con él suponía no aprovechar todo el desarrollo de la bici. Además, el rozamiento era mayor con el monoplato, algo que se evitaba montando dos platos y haciendo que la cadena se cruzase menos. Además, el ahorro de peso era de apenas unos 200 gramos, un marguen tan bajo que muchos lo descartan.

Dicho todo esto, empezó a desarrollarse el gravel. Y entonces comenzaron las dudas: ¿un monoplato como en mountain bike? ¿O doble plato como en carretera?

monoplato-gravel/

Se comenzó con el doble plato, pero rápidamente se descubrió que una bici de gravel en monoplato es más propicia, porque simple y llanamente, habrá un momento que tenga que rodar más como mountain bike, y una mountain bike puede ir por el asfalto, pero una bici de carretera no puede ir por una trocha.

Por todas estas razones, el monoplato va siendo sinónimo de gravel. Hay muchos ciclistas que han rodado con doble plato toda su vida y lo prefieren, pero el monoplato en gravel va siendo hegemónico, y razones no faltan para ello.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!