Topstone Carbon Lefty 3, una gravel diferente a todas

David R. - 2020-09-07 18:37:00 - Carretera Mountain Bike

Para muchos es un mundo aún desconocido y para otros ya es casi una forma de vida, hablamos del gravel. Una modalidad que está en auge, con cada vez más adeptos y que al igual que las demás modalidades, está evolucionando y sufriendo cambios fruto de la llegada de nuevas tecnologías y la apuesta que las grandes marcas están haciendo sobre sus bicis. En ese marcó se presentó la innovadora Topstone Carbon Lefty, una gravel diferente a todas.

Topstone Carbon Lefty 3

Probamos la Cannondale Topstone Carbon Lefty 3

Una de las marcas que está apostando por esta modalidad es Cannondale. El fabricante estadounidense presentó hace pocos meses nuevos modelos de su bicicleta de gravel, la TOPSTONE: la Topstone Carbon Lefty, la Topstone Neo Carbon y la Topstone Neo Carbon Lefty. Tres versiones de uno de sus modelos más exitosos para esta modalidad. La primera, una gravel a la que incorporan una horquilla Lefty, la segunda con horquilla rígida y motor eléctrico y la última con horquilla Lefty y motor eléctrico.

En Brujulabike no pasó desapercibida esta presentación y hemos tenido el placer de testear la Topstone Carbón Lefty 3, modelo justo por debajo del tope de gama la Carbon Lefty 1. Una bicicleta polivalente y divertida, que nos recuerda a su hermana la Cannondale Slate y que han mejorado incorporando la nueva horquilla de suspensión Lefty Oliver, específica para gravel, además de otras mejoras que os contaremos a continuación.

Cuadro, el alma de la Topstone

El cuadro es el mismo que el modelo Topstone Carbon con horquilla rígida, un cuadro ligero de carbono de unos 1.100 g de peso que presenta un tubo diagonal de grandes dimensiones, con una pipa de dirección bastante larga y unos tubos vertical y horizontal con unas formas peculiares que tienen su sentido y razón de ser y que más adelante explicaremos. Los tirantes salen de mitad del tubo del sillín y junto con las vainas forman un triángulo trasero más afinado que es capaz de albergar neumáticos de hasta 700x40C o 650bx48. Consta de un eje pedalier BB30, dirección cónica y eje trasero 12x142, además de un de cierre de la tija integrado en el interior del cuadro, el cual ofrece unas líneas más limpias.

Tiene una estética sobria, se presenta con la opción de elegir entre dos colores, en gris con el emblema de la marca en negro en el tubo superior, o en un color verde “mantis” con una franja color morado. Esta estética está muy en la onda de la filosofía gravel.

Sobre todo, lo que destaca de este cuadro es su sistema de suspensión trasera basado en la flexión del propio carbono. Para ello los ingenieros de la marca diseñaron el sistema denominado KingPin, un sistema que ha sido desarrollado durante cuatro años y que se basa en un conjunto de modificaciones realizadas en el cuadro que los lleva a obtener un recorrido de 30 mm.

Para poder entender el funcionamiento de este sistema es necesario explicar que se basa en la combinación de un pivote en la unión del tubo vertical con los tirantes, que hace de punto de giro y la flexión del carbono en una sección localizada de las vainas, tubo del sillín y parte trasera del tubo horizontal. La forma de colocar las fibras y las secciones de estos tubos son las encargadas de que se de esa flexión que, unida al pivote mediante el eje con rodamientos especiales llamado Pivot LockR que, unifica los tirante derecho e izquierdo evitando una rotación independiente, hace que sea posible ese nivel de movimiento con una respuesta solida e instantánea.

Todo ello se une para proporcionar una absorción de los impactos de 30 mm de recorrido que se reparten entre alrededor de un 25% (7,5 mm) en el eje trasero y el resto en el sillín, consiguiendo así un punto extra de confort y adherencia.

Es un sistema que proporciona simultáneamente una flexión para conseguir dicho recorrido y por otro lado una rigidez adecuada para la aceleración, por lo tanto, nos otorga un funcionamiento adecuado ya sea pedaleando en el sillín o de pie.

Según los diseñadores, otras ventajas del KingPin son su bajo peso, su estructura simple que no requiere ninguna configuración, y su bajo mantenimiento, todo ello gracias a que no se necesita amortiguador trasero. Se ha buscado hacerla más cómoda, segura y capaz en terreno exigente.

Al igual que hemos visto en otros modelos de la marca como la nueva Scalpel y la Habit, aquí también se aplica la tecnología Proportional Response, con idea de proporcionar la misma absorción y sensación general en ruta. En este caso para conseguirlo, se ha trabajado el tamaño de la sección, el laminado y la disposición del carbono en las secciones donde se da la flexión, que puede variar desde los 16 mm en talla S hasta los 28 mm en talla XL, para que cada talla de cuadro actúe de forma proporcional en relación con las dimensiones y peso del biker.

Y esto no acaba aquí, cuenta además con una serie de avances que la hacen más competitiva dentro de su sector. Monta el eje pasante tarsero Speed Release, de diseño propio y que aúna las ventajas de rigidez y tacto sólido de un eje pasante convencional y la rapidez de desmontaje de rueda de un cierre rápido tradicional.

Pensando en la modalidad de Bikepacking, que tan de moda está, se han incorporado diferentes emplazamientos en los que poder colocar bolsas de equipaje y agua. Tiene anclajes en el tubo diagonal, tanto en la parte superior como en la inferior cerca del pedalier, en el tubo vertical y en la parte superior del tubo horizontal, en los que se pueden llevar todo lo necesario para aventuras de varios días. Además, cuenta con otros anclajes en la parte superior de los tirantes para poder colocar un guardabarros.

Lleva el sistema de cableado interno DirectLine que se trata de una serie de tubos internos que guían los cables o latiguillos desde la entrada hasta la salida para facilitar la labor de mantenimiento de estos. Y si eres de los que les gusta el complemento de la tija telescópica, el cuadro cuenta con la posibilidad de instalar una de 27,2 mm con el guiado de cable interno, para hacer la bicicleta aún más todoterreno.

Horquilla, la clave

Una de las principales características y punto fuerte de esta bicicleta es la incorporación de una horquilla de suspensión. En Cannondale lo han vuelto a hacer, le han dado una vuelta de tuerca más a una de sus bicicletas para elevarla un nivel más.

Apoyándose en la base de la Lefty Ocho han creado una nueva horquilla específica para gravel, la Lefty Oliver. Segunda que llega al mercado del gravel tras la Fox AX.

La Lefty Oliver es una horquilla de suspensión monobrazo de 30 milímetros de recorrido diseñada específicamente para gravel. Al igual que su hermana mayor la Lefty Ocho, se caracteriza por su increíble rigidez y por el uso de rodamientos de agujas que le proporcionan una alta suavidad de funcionamiento y precisión de dirección.

Su sistema hidráulico está diseñado para neutralizar las oscilaciones del pedaleo y otras compresiones indeseadas, consiguiendo que se comporte de forma suave y eficiente tanto en asfalto como en terreno suelto. También se ha ampliado el rango de ajuste del rebote un 60% y nos ofrece la posibilidad de ajustar el tamaño de la cámara de aire.

Su nueva estructura es más compacta y su recorrido es lo bastante progresivo para sacar el máximo rendimiento a sus 30 mm de recorrido adaptándose a casi cualquier terreno.

Incorpora un bloqueo más rápido e intuitivo, dotado de un umbral de seguridad que la permite absorber ciertos impactos incluso estando bloqueada, ayudando así a mantener el control en caso de obstáculos imprevistos. Además, cuenta con un nuevo soporte de freno StopLock para pinzas de freno con un sistema Flat Mount, que no requiere herramientas para desmontar la rueda delantera, pudiendo realizar la operativa de forma más sencilla y rápida.

La Lefty Oliver admite ruedas de 650B con 47mm de ancho o de 700c con 45 mm y estará disponible en versión carbono o aluminio, con pesos de 1.340 gr y 1.610 gr respectivamente. Se podrá adquirir por separado para que aquellos que quieran añadir suspensión delantera a su bicicleta de gravel.

Estamos ante una horquilla muy ligera y con una estética rompedora creada con la intención de reinventar el gravel incluyendo las ventajas del concepto Lefty, consiguiendo que puedas rodar con más agresividad y comodidad.

En el caso de la bici del test, es una Lefty de aluminio, que emplea un buje Lefty 50 montados en una rueda de 650B con neumático de 47 mm. 

Geometría

La geometría es la misma que la su hermana la Topstone Carbon. Para su diseño, los ingenieros de Cannondale se inspiraron en la Synapse, su modelo de gran fondo de carretera en lo que a stack y reach se refieren. Esto proporciona una posición sentada lo suficientemente erguida como para divertirse fuera de la carretera y lo suficientemente baja y adelantada como para poder mantener altas velocidades en tramos de carretera.

Manteniéndose firmes en su concepto de geometría OutFront, tiene una dirección ágil y ligera. Su ángulo de dirección es relativamente tranquilo, 71,2º en todas las tallas menos en la XS que es de 70º. Este ángulo unido al avance de 55 mm de la horquilla Lefty Oliver le otorgan un plus de confianza y estabilidad sobre todo en esos tramos de bajadas que puedan llegan a complicarse.

El ángulo del tubo de sillín con 73,1º está pensado para poder pedalear con fuerza en los tramos de más pendiente. Para conseguir una posición más cómoda se ha optado por un tubo horizontal menos largo que además nos ayuda a tener el centro de gravedad más centrado y los mandos del manillar más cerca.

En resumidas cuentas, con esta geometría se ha buscado unas reacciones equilibradas, una bici ágil y divertida, capaz de enfrentarse a todos los terrenos con la mayor comodidad sin dejar de lado la rapidez.

Componentes de la Cannondale Topstone Carbon Lefty 3

Transmisión

La Topstone viene equipada con una transmisión Shimano 1x11, que combina manetas de cambio y desviador trasero del grupo GRX con cassette y cadena del grupo SLX.

El GRX se caracteriza por ser un grupo específico para gravel. Las manetas de cambio son unas GRX 600 en las que al ser monoplato solo usaremos la maneta derecha para cambiar de piñones, pero que también tenemos la opción de montar un desviador si queremos usarlas con un doble plato. El funcionamiento de las manetas es similar al de los grupos de carretera del fabricante japonés.

En lo que a agarre se refiere, las manetas disponen de un cabezal bastante elevado y de una textura antideslizante, que nos aporta seguridad en el agarre.

El desviador trasero es un GRX 800, equivalente a un Shimano Ultegra, con un buen funcionamiento y fiabilidad. Este trabaja en consonancia con un cassette SLX con un desarrollo 11-42T y una cadena también del mismo grupo.

En lo que a transmisión se refiere tiene una buena relación entre componentes, acorde al coste de la bicicleta.

El único componente de la transmisión que no es Shimano son las bielas, que monta unas propias de la marca, unas Cannondale 1 de aluminio, que vienen acompañadas de un plato OPI SpideRing de 40T.

Ruedas

Las ruedas que equipa son un montaje que combina unos aros de aluminio WTB ST i23 TCS con un ancho interno de 23 mm que sigue la misma tendencia que el MTB, buscando anchos internos cada vez mayores. Se montan con un buje delantero Lefty 50 específico para su horquilla y uno trasero Formula cartridge bearing con eje de 12x142mm. En ambos casos se acompañan de 28 radios de acero. No es un conjunto muy ligero y es un componente en el que invertiríamos si quisiésemos mejorar esta bicicleta.

Monta de serie neumáticos tubeless ready en medida 650 x 47c. Un WTB Venture TCS Light en la rueda delantera, con un taqueado pronunciado buscando ganar más agarre en terreno suelto y un WTB Byway TCS Light en la rueda trasera, que tiene una zona central lisa para conseguir un rodaje más fluido en carretera y con una zona con algo de taqueado en la parte exterior para favorecer la adherencia en curvas con terreno suelto, además al ser tubeless y con el generoso ancho interno de la llanta, nos permite bajar presiones de la cubierta para un mayor agarre en los fuera de pista.

Frenos

Monta frenos de disco del grupo GRX, en el cómo comentábamos antes, son unas GRX 600 que accionan unas pinzas hidráulicas GRX 400, garantía de funcionamiento y con una potencia de frenado más que suficiente para parar esta gravel. Vienen acompañados de discos Shimano RT76 de 160 mm tanto delante como detrás.

Manillar y potencia

Para el manillar se ha optado por un Cannondale 3 de aluminio con 16º de flare drop. Su sección es redonda a lo largo de toda su extensión, nos hubiese gustado contar con una sección más plana en la parte del agarre superior para ganar más comodidad. Está recubierto con una cinta de manillar de la propia marca con 3.5 mm de espesor que tiene un tacto suave sin comprometer el agarre.

La potencia también es propia de la marca, una Cannondale 2 de aluminio que varía su longitud dependiendo de la talla de cuadro elegida, en nuestro caso era de 80 mm de largo. Tiene un ángulo de 7º que nos ofrece una posición cómoda sobre el manillar.

Sillín y tija

Por otro lado, nos encontramos con el sillín Fabric Scoop Shallow Elite con railes de cromo-molibdeno. Pensado para ofrecernos la comodidad necesaria ya sea en nuestras jornadas diarias o en rutas de bikepacking de varios días. Se une al cuadro con la tija de carbono unidireccional Cannondale 2 con medidas de 27.2 x 350 mm.

Accesorios

Puente para guardabarros

Pensado en todo, Cannondale ha instalado un puente desmontable entre los tirantes para poder montar guardabarros. Este puente puede ser montado o desmontado según necesites usarlos o no, dependiendo de la ruta escogida y la climatología.

Sensor rueda delantera

En la rueda delantera viene montado de serie el sensor Cannondale, desarrollado en colaboración con Garmin, que una vez vinculado con nuestro Smartphone y a través de la aplicación de Cannondale tendremos la posibilidad de obtener información precisa de velocidad, tiempo, ruta y distancia, además de registrar tu bicicleta para obtener recordatorios de mantenimiento, información sobre las suspensiones…

Graba hasta 30 rutas o entrenamientos antes de que sea necesario sincronizarlo con la App. No necesitas pulsar el botón de inicio, ya que comienza a grabar desde el instante en que comienzas a pedalear

Sensaciones con la Topstone Carbon Lefty 3

Llego el momento de la acción, desembalamos la Topstone Carbon Lefty, al empezar a montarla ya probamos su nuevo sistema StopLock para colocar o liberar la pinza de freno delantera, una operativa que se realiza fácilmente y sin ayuda de ninguna herramienta. Un sistema que se muestra firme y robusto.

Colocamos el manillar y pasamos al montaje de la tija, esto si nos da algo más de trabajo por el sistema de su fijación integrada en el cuadro pero que una vez puesto le da un toque estético que gusta bastante. Añadimos pedales, 2 portabidones y el soporte para el garmin.

Ya tiene todo lo necesario para salir a rodar, pero como ya es costumbre en Brujulabike, la pasamos por la báscula y nos arroja un peso de 11,2 kg. Un peso que puede llegar a considerarse alto para una bicicleta de gravel pero que si analizas entiendes que no es una exageración ya que estamos ante una gravel-bike con suspensión delantera y trasera.

A primera vista observamos su estética sobria, con un color gris que inunda todo el cuadro y en el que solo encontramos el nombre de la marca en color negro, en letras no muy grandes en la parte delantera del tubo horizontal. Para darle un toque especial se han montado unos neumáticos con los flancos en color crema que le transfieren una estética muy actual acorde a la filosofía gravel.

Al subirnos a ella notamos que es un cuadro grande que, aunque sea nuestra talla, es algo más grande de lo habitual, pero que se puede resolver con ajustes de altura de manillar y retroceso del sillín. No obstante, habrá quien tras probarla se llegue a decantar por una talla menos.

Comenzamos a rodar, para adaptarnos a ella realizamos varios kms por carretera, en búsqueda de tener un primer feeling con esta montura. En el asfalto se nota firme, estable con una dirección muy conseguida. Su rigidez de pedalier y su musculoso tubo diagonal le dan esa rapidez de arrancada y reacción. El sistema Kingpin se mantiene imperturbable, su solido eje Pivot LockR ayuda a que esto sea así. En el tren delantero como es habitual en las horquillas Lefty, esta no se nota de oscilar, es rígida, no se hunde si nos es por un bache acentuado. Cuenta con la opción de bloquearla para que no perdamos nada de la fuerza invertida y con la tranquilidad de que cuenta con el sistema de seguridad que lo libera en caso de recibir un impacto.

Seguimos rodando por carretera, moviéndonos a velocidades más elevadas siempre disfrutando de una posición de conducción cómoda, su desarrollo aquí es equilibrado, el plato de 40 dientes es suficiente para la velocidad a la que vamos, no obligándonos a forzar con la cadencia. Sus ruedas de 650b y ancho de 47 son cómodas, pero se nota la diferencia con unas ruedas de carretera a la hora de rodar muchos kilómetros con ellas por asfalto en buen estado. Los usuarios que vengan del mundo de la carretera notarán más esa diferencia, aunque la Topstone da la posibilidad de montar unas ruedas de 700 con un ancho de 40 mm.

Una vez nos sentimos cómodos, empezamos a buscar nuestra primera incursión off-road, para ello optamos por una pista sin muchas dificultades, pero como es normal, con baches e imperfecciones que ya nos limitarían su circulación con una bicicleta de carretera. Con solo probar este terreno te das cuenta de que este va a ser su habita natural. Aquí ya entran en juego todas sus bondades y donde aprecias que cada parte del cuadro cumple con su cometido para lo que ha sido pensado y fabricado.

Cada bache que no logramos esquivar es absorbido por el sistema KingPin reduciendo o anulando su efecto sobre nosotros. Los más actuales y revolucionarios del MTB dirán que no se trata de un sistema de suspensión, ya que no tiene posibilidad de ajuste de compresión y rebote. Bueno, se puede ver así, pero lo que es indiscutible es que el sistema es capaz de ofrecer 30 mm de recorrido en el tren trasero, gracias a la flexión del carbono en su mayoría. Este recorrido es capaz de filtrar las vibraciones y muchas de las imperfecciones del terreno, aportándonos seguridad y un plus de comodidad respecto otras gravel completamente rígidas. Esas dos ventajas son las que nos hacen disfrutar aun más de esta modalidad, permitiéndonos ir más rápido e invitándonos a salir de la pista para adentrarnos en senderos algo más complicados.

Dicho y hecho, en cuanto tuvimos la ocasión tomamos un sendero que solemos frecuentar con la MTB, en busca de ver donde se encuentran los límites de esta Cannondale. Muchas son sus características que la acercan a la modalidad del MTB, sus neumáticos de ancho de 47mm le aportan aplomo y buena tracción y sus ruedas de 650b unidas a una dirección ligera la hacen manejable en curvas. Pero sin duda, lo que hace que nos aventuremos a estas incursiones es, junto con el sistema KingPin, la incorporación de la horquilla Lefty Oliver. Sus 30 mm de recorrido y su impecable funcionamiento ayudan a pasar ciertos obstáculos y la mayoría de los baches, pero eso sí, no estamos ante una bici de XC con 100mm. Si el terreno se complica en exceso, te puedes llevar algún que otro susto si tu fuerte no es la técnica.

Los apoyos en el manillar dan confianza, tanto si vas agarrado abajo como si lo haces en las manetas. Nos movemos por los senderos con un ritmo alegre, pasando rápido por curva, aunque su posición es más relajada, su manejabilidad te invita a ir deprisa en cualquier terreno. 

Tras rodar por algunos senderos volvimos a la pista. Aquí es donde más hemos disfrutado, su comodidad te lleva a pasar horas pedaleando, queriendo alargar tus rutas al máximo. Al llegar a zonas de subidas con grandes pendientes es donde se notan esos 11,2 kg y que su cassette llega a 42 dientes. Los usuarios menos en forma echarán de menos algo más de desarrollo o un poco menos de peso. Como hemos dicho nos gustaría algo más de desarrollo, pero es cierto que su cassette es equilibrado porque con esta gravel no solo vamos a estar por pistas, es decir, cuando salgamos a la carretera vamos a agradecer ese desarrollo más compacto. Evidentemente no vamos a competir con una bicicleta de carretera, pero sí que nos da para ir con la grupeta.

Llegados arriba del puerto buscamos una bajada sinuosa y con algún tramo de sendero, y es que su seguridad y comodidad te lo pide, aventurarte a buscar zonas un poco más complicadas. Los frenos GRX 400 tienen un funcionamiento discreto, si abusas de ellos le faltan algo de potencia, aunque en el resto de las situaciones su funcionamiento es más que suficiente, ya que también se apoyan en el funcionamiento de la suspensión.

Volvemos a la carretera para nuestro retorno a casa, no hemos quedado para nada indiferentes con la Topstone, nos ha sorprendido gratamente en todos los terrenos y nos ha dejado con ganas de más y con sobre todo con ganas de realizar con ella alguna aventura de bikepacking.

Como conclusión podemos decir que la Topstone Carbon Lefty es una gravel que ha combinado un innovador sistema de suspensión trasera, una horquilla Lefty Oliver con 30 mm de recorrido y ruedas de 650b con unos neumáticos de 47mm para crear un nuevo concepto de gravel que proporciona más confort, mejor tracción y mayor control en todas las superficies.

Tiene una geometría y una posición sobre la bici que invitan pedalear durante horas y adentrarte en terrenos más difíciles, sin dejar de lado la posibilidad de realizar explosivas arrancadas.

Estamos ante una bicicleta todoterreno, que se adapta perfectamente a casi cualquier superficie pero que sobre todo destaca en pistas y senderos poco complejos donde sus suspensiones destacan por encima de otras gravel rígidas. También es una gran opción a tener en cuenta para realizar rutas de bikepacking por su multitud de anclajes y su comodidad.

Cannondale Topstone Carbon Lefty 3

  • Cuadro: BallisTec Carbon Frame, Kingpin suspension system, 12x142 Speed Release Thru-axle, dropper post compatible, direct line cable routing
  • Horquilla: All-New Lefty Oliver, 30mm travel, Chamber Damper w/ All-Over tune, ISO High-Ride air spring, tapered steerer, 650b, 55mm offset
  • Ruedas: aros WTB ST i23 TCS, 28h, TR y radios Stainless Steel, 14g
  • Bujes: Lefty 50 delante y Formula cartridge bearing, 12x142mm detrás
  • Neumáticos: WTB Venture TCS Light, 650 x 47c, TR, delante y WTB Byway TCS Light, 650 x 47c, TR, detrás
  • Transmisión:
    • Bielas: Cannondale 1, BB30a, OPI SpideRing, 40T
    • Cambio: Shimano GRX 800 Wide
    • Pulsadores: Shimano GRX 600, 11-speed
    • Cassette: Shimano SLX, 11-42, 11-speed
    • Cadena: Shimano HG601, 11-speed
  • Manillar: Cannondale 3, butted 6061 alloy, 16º  flare drop
  • Cinta manillar: Cannondale Bar Tape, 3.5mm
  • Potencia: Cannondale 2, 6061 Alloy, 31.8, 7°
  • Frenos: Shimano GRX 400 hydraulic disc, 160/160mm RT76 rotors
  • Palancas Freno: Shimano GRX 600 hydraulic disc
  • Sillín: Fabric Scoop Shallow Elite, cro-mo rails
  • Tija: Cannondale 2, UD Carbon, 27.2 x 350mm
  • Conectividad: Cannondale Wheel Sensor
  • Extra: Puente desmontable para guardabarros
  • Peso:11,2 kg 
  • Precio: 3.799€

Topstone Carbon Lefty 3 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!