Cómo ganar tiempo en las bajadas de MTB con curvas cerradas

Ignacio P. - 2016-08-14 09:34:09

A veces solemos dedicar muchas horas a entrenar resistencia, o velocidad en llano y subidas técnicas, pero nos olvidamos de entrenar las bajadas y bajamos con nuestra mtb como podemos. Sin embargo las bajadas con curvas cerradas son el terreno perfecto para ganar tiempo en caso de ir compitiendo o de disfrutar durante nuestras salidas.

Vamos a ver algunos consejos para aprender a ir más rápidos con nuestra MTB en esas bajadas con curvas cerradas. Si no sabemos afrontarlas o lo hacemos con miedo pueden llegar a parecer pesadas pero cuando se toman con confianza pueden resultar muy divertidas.

curvas cerradas pie

Tipos de curvas cerradas y consejos para tomarlas rápido

Seguro que hay muchas más pero podemos diferencias tres tipos de curvas cerradas distintas en las que se puede actuar de manera diferente para intentar pasar por ellas lo más rápido posible.

curva cerrada

1.Curva cerrada en terreno seco o sin agarre

Suelen ser las más habituales en terrenos secos donde el suelo se desprende con facilidad y no tiene mucho grip. Para pasar lo más rápido lo mejor es tomar la curva por el lado exterior -adecuando la velocidad- y derrapar la rueda trasera con suavidad hasta que busquemos la salida. Al comienzo es muy recomendable que saquemos el pie interior del pedal hasta que tengamos la confianza suficiente

2.Curva muy cerrada en terreno seco o sin agarre

Normalmente las encontramos en bajadas por senderos muy pronunciados donde la curva es muy pequeña y realiza un cambio de 180º de dirección. En este caso lo mejor es adecuar la velocidad a la curva, bajar piñones -para poder salir con fuerza una vez hecha la curva- y dirigirnos directamente al vértice de la curva, una vez allí echar el peso hacia adelante, girar la rueda delantera y con el freno trasero bloqueado derrapar la rueda trasera, con un giro rápido y seco, hasta cambiar por completo la dirección de la bici.

curvas cerradas

3.Curvas cerradas aperaltadas

En el momento en el que se aprende a pasar por ellas son sin duda las más divertidas y las que más rápido podemos pasar. Para ello solo tenemos que seguir la trazada natural que describe la bici y apoyarnos en la "pared" exterior de la curva, casi no tendremos que tocar el freno  y bastará con perder un poco el miedo y tumbarnos más o menos en función de la velocidad que llevemos.

También puede interesarte