Peter Sagan y Specialized, un matrimonio de éxito

Berto Gallego - 2016-03-01 18:32:10

El corredor del equipo Saxo Bank Peter Sagan es sin discusión uno de los ciclistas más talentosos del panorama actual. El niño prodigio de una generación , la de los nacidos en 1990, que también cuenta con Nairo Quintana, Fabio Aru o Michal Kwiatkowski, llamados a dominar el próximo lustro en la modalidad de ruta. Pero pese al inmenso talento de sus compañeros, la repercusión y las expectativas generadas por "Peto", el chico llegado del mountain bike, siempre fueron superiores. Sin embargo, sus mayores éxitos siempre han llegado sobre de la mano de una Specialized. Nadie ponía límites a las posibilidades del carismático ciclista cuando en 2010, con 20 años, se impusó en París-Niza y el Tour de California a mitos como Alejandro Valverde o Joaquim Rodríguez. En 2011 dio un paso más y finalizó la temporada con 15 victorias, solo superado por Philippe Gilbert (18) y Marcel Kittel (17). Desciendía como nadie y parecía capaz de imponerse en sprints, clásicas e incluso etapas con 4.000 o 5.000 metros de desnivel. Sin embargo, pese a confirmar su talento y afianzarse en la élite del pelotón, las temporadas 2012, 2013 y 2014 no coparon las expectativas generadas. Confirmado como un hombre de clásicas, las victorias en los escenarios que coronan a los dominadores de la modalidad, los 5 monumentos y el Mundial, no llegaban. Sí numerosos puestos de honor, que llevaron a algunos a ponerle el malintencionado sobrenombre de "Sagundo". Sobre una Specialized. Del Mountain Bike a Tinkoff Saxo. El eslovaco ya había asombrado al mundo antes de llegar al profesionalismo. Y es que antes de tomar la decisión de apostar por el ciclismo en carretera la mountain bike era su vida, y demostraba sobre ella el mismo talento que todos hemos observado. De hecho ganó el Campeonato del Mundo de Mountain Bike Junior de 2008, celebrado en Val di Sole (Italia). Lo hizo sobre una Specialized Epic, marca que no montó en profesionales hasta la temporada 2015. Año en el que abandonó Liquigas para firmar por Tinkoff Saxo. Muchos veían 2015 como la prueba del algodón. Por primera vez arropado en uno de los mejores equipos del pelotón y de nuevo sobre una Specialized, debía confirmar que era capaz de usar su clase indiscutible para imponerse en los escenarios que señalan a los elegidos. Para ello Specialized puso a su disposición todo un arsenal de bicicletas, las Specialized S-Works, las Specialized Tarmac o las Specialized Venge. Sin embargo la temporada, en la que como siempre dejó grandes imágenes en la retina como su inolvidable descenso del Col de Manse, volvió a ser una sucesión de tiros al poste. Hasta Richmond. Allí se proclamó campeón del mundo en solitario, como lo hacen los más grandes. Igual que en Val di Sole lo hizo sobre una Specialized. Y es que el binomio de Peter Sagan y la marca americana parece sinónimo de éxito, sea en ruta o en mountain bike.