Probamos la Cannondale Jekyll 2022 ¡Nos vemos abajo!

Mountain Bike 11 nov. 2021 11:11 Manuel

Si hay un modelo de Cannondale que sorprende a propios y extraños con nuevos conceptos y tecnologías innovadoras en cada renovación, es sin duda la Cannondale Jekyll. Y la de 2022 nos dejó a todos con la boca abierta. Enfocada hacia el enduro más radical, la nueva Jekyll viene dispuesta a marcar tendencia y hemos tenido ocasión de probarla a fondo.

Nueva Cannondale Jekyll: tecnología enfocada a la velocidad

Empezamos repasando las novedades que nos trae la nueva Jekyll y lo primero que nos llama la atención es la ubicación de su amortiguador. Este se ubica en una cavidad que forma el tubo diagonal en su parte baja. El tubo se divide en dos, dejando la parte central para que se aloje el amortiguador. Con ello se busca bajar al máximo el centro de gravedad.

Y para protegerlo de impactos, Cannondale ha diseñado una tapa protectora abierta en sus laterales para que no se acumule agua o suciedad en la cavidad del amortiguador.

A primera vista también llama mucho la atención una polea de reenvío que guía la cadena por encima del plato. El sentido que tiene esta polea en la Cannondale Jekyll 2022 es debido a que su sistema de suspensión se ha diseñado con pivote alto. Normalmente el pivote principal de una suspensión se ubica muy cerca del pedalier para minimizar las interacciones entre la pedalada y la suspensión y, sobre todo, evitar lo máximo posible el efecto “pedal kickback”.

El diseño de un pivote alto como el de la Jekyll tiene muchos beneficios en cuanto a sensibilidad y absorción de impactos, ya que la trayectoria de la rueda coincide con estos. El inconveniente es la elevada interacción con la pedalada y un “pedal kickback” excesivo. Para ello se ha recurrido a esa polea de reenvío que elimina este efecto negativo para poder beneficiarse del resto de ventajas de este diseño.
Por lo demás el basculante es de diseño “4-bar”, que nos ofrece 165mm de recorrido con una gran capacidad de absorción y gran independencia de la frenada.

Y como viene siendo ya habitual en Cannondale, la suspensión trasera de la Jekyll se ha diseñado según el concepto “Proportional Response”. Esto significa que cada talla tiene su propio diseño, desde geometría, diseño del basculante e incluso longitud de vainas, para que cada talla tenga una cinemática de suspensión acorde a las características del rider y la geometría también lo acompañe, de manera que en tallas grandes, donde se alarga la parte delantera de la bici, también se alarga ligeramente la trasera para mantener al rider centrado sea cual sea su tamaño.

Este cuadro también se beneficia de la tecnología AI, que consiste en un basculante asimétrico. Con ello consiguen más espacio de paso para el neumático y un mejor aparaguado de los radios, de manera que la rueda trasera es más resistente y rígida. Además, el basculante, en el punto de giro principal, se introduce en el interior del cuadro en lugar de anclarse a los laterales, de modo que las vainas parten de un bloque sólido, buscando una mayor rigidez. De hecho, dichas vainas tienen un tamaño descomunal, dejando bien claro que lo que se prioriza en este cuadro es la rigidez y una resistencia a prueba de bombas.

Un último detalle que para muchos usuarios será de agradecer es la posibilidad de instalar un portabidón con espacio suficiente para llevar un bidón de 500ml.

En cuanto a la geometría, en esta nueva Jekyll 2022 nos encontramos dentro de las tendencias actuales de las bicis de enduro más radicales, con un ángulo de dirección de 64º, un ángulo de sillín extremadamente vertical de 77,5º que nos ayudará mucho en subidas inclinadas, un reach generoso de 450mm en talla M. Una particularidad que ya hemos comentado es que las vainas cambian de longitud en cada talla, siendo de 435mm en talla M.

Suspensiones Fox Float Factory. La referencia del enduro

A la hora de equipar a su modelo estrella de enduro, en Cannondale no han querido escatimar lo más mínimo en cuanto a capacidad de suspensiones. De hecho se ha optado por la horquilla Fox Float Factory con el chasis de barras de 38mm. Una horquilla realmente robusta que parece diseñada para las ebikes más agresivas, pero que, dadas las aptitudes de esta Jekyll, y aunque es probable que una Fox 36 tenga la rigidez suficiente, no nos parece descabellado equiparla con los más robusto del mercado.

La Fox Float Factory 38 viene con 170mm de recorrido y múltiples regulaciones. De hecho puede resultar algo complejo optimizar su ajuste para nuestras características. Aunque la tabla de ajustes que tiene impresa en la botella es un muy buen punto de partida para empezar a probar.

Tampoco se ha escatimado con el amortiguador, eligiendo el modelo estrella neumático de Fox. El Fox Float Factory X2 con anclaje Trunnion también tiene múltiples regulaciones, incluyendo rebote y compresión tanto en alta como en baja velocidad. También requerirá de cierto tiempo y pruebas para llegar a optimizar al máximo sus capacidades, pero podremos disfrutar de un comportamiento inigualable.

Equipada para un uso agresivo

Para el montaje de la Jekyll se han escogido con gran criterio componentes de contrastada fiabilidad sin necesidad de elevar el precio a niveles desorbitados. Buen ejemplo de ello es confiar la transmisión al modelo GX Eagle de Sram combinado con bielas Sram X1 y los potentes frenos Sram Code RSC, los cuales, aparte de ofrecer una potencia extraordinaria, disponen de efectivas regulaciones para ajustar el recorrido y posición de la maneta al gusto del usuario.

Las ruedas están montadas con bujes Sram MTH 700 en la trasera y buje delantero Formula, combinados con llantas WTB KOM Trail i30, las cuales ya hemos probado en otras ocasiones y han cumplido sobradamente. Las mencionadas ruedas montan neumáticos Maxxis con carcasa EXO+ y compuesto 3C. La delantera es el modelo Assegai en ancho de 2,5” y la trasera una Minion DHR2 en 2,4”.

Aparte de la potencia FSA, el resto de componentes son de Cannondale. Una mención especial merece la tija telescópica Cannondale DownLow que tiene un funcionamiento espectacular y a pesar de su largo recorrido (150mm en talla M) no tiene holguras ni juego de ningún tipo.
También el manillar Cannondale fabricado en carbono tiene muy buenos acabados y su forma nos ha parecido perfecta.

Exprimiendo la Cannondale Jekyll 2022

Cuando la recibimos y nada más sacarla de la caja nos llamó la atención por muchos detalles ya mencionados, pero la pintura nos conquistó al instante. Combina dos solores y según el ángulo desde el que se mire y cómo incida la luz, puede predominar el verde, un color cobre espectacular o una mezcla de ambos al 50%. Es un efecto muy llamativo. Y no podía ir más acorde al nombre de esta bici ya que realmente parece que hay dos personalidades que quieren asomar.

Siguiendo con los detalles, la tapa que cubre el amortiguador no nos parece que quede muy bien integrada, pero aquí han buscado ser prácticos y es cierto que si no estuviera separada con esas aberturas se acumularía suciedad e incluso agua.

El cuadro tiene un acusado slooping que nos otorga una gran libertad de movimientos en marcha y visualmente se aprecia muy compacto. Han concentrado el peso en la parte baja con y es algo que se aprecia claramente en marcha. Y es que estamos hablando de una bici muy potente que no destaca por ser ligera sino por su gran rigidez y capacidad de soportar el uso más agresivo. En nuestra báscula arrojó la cifra de 15.680 Kg sin pedales. Está claro que no es una bici ligera, pero si tenemos en cuenta lo que ofrece y cómo está montada, no nos parece una mala cifra.

Una vez realizados los ajustes básicos toca hacer la cofiguración de las suspensiones, tarea algo más compleja que con suspensiones más básicas, ya que ofrecen múltiples regulaciones. Para la horquilla disponemos de una gran ayuda con la tabla de ajustes que lleva impresa en la botella derecha, la cual nos indica según nuestro peso tanto la precarga como el rebote en alta y en baja velocidad. A nuestro criterio quedan las dos regulaciones de compresión, que tras unas cuantas bajadas de prueba pudimos dejar a nuestro gusto. Tenemos que decir que esta tabla nos deja la horquilla bastante afinada y no tuvimos que hacer muchos retoques para tenerla a nuestro gusto. Con el amortiguador no disponemos de la misma ayuda y toca empezar de cero, pero después de diversas pruebas fuimos dejando la trasera ajustada.

¡Nos vemos abajo!

No puede ser más acertado el eslogan que ha elegido Cannondale para su nueva Jekyll 2022, y es que las sensaciones que te da la bici en cuanto entras en un sendero de bajada son adictivas. Desde la primera bajada nos encontramos totalmente acoplados a la bici, ni adaptación ni nada. Encajamos a la perfección en una bici con una posición cómoda y equilibrada.

Se me hace difícil diferenciar si las bondades de este modelo se deben a su sistema de suspensión, a la calidad de las suspensiones, a la geometría o al bajo centro de gravedad, pues todo ello trabaja en conjunto para conseguir un comportamiento que nos ha parecido imbatible.

Las suspensiones trabajan de manera espectacular, absorbiendo igual de bien las pequeñas irregularidades y los grandes impactos.
Nos llamó la atención la nula fricción entre barras y botellas de la Fox Float Factory 38, y esto se percibe porque no hay ninguna resistencia al inicio del movimiento. En otras horquillas hasta que no hay una determinada fuerza de impacto (por pequeña que sea) no se vence la resistencia inicial de la horquilla al movimiento. En la Fox 38 eso no es así, la horquilla está activa en todo momento y basta pisar la más mínima ramita o piedra para que haya movimiento en la horquilla aunque sea de escasos milímetros.

Cuando los impactos son de mayor entidad salen a relucir las bondades del cartucho GRIP2 y es que, aunque el recorrido de la horquilla es aprovechable al 100% con los ajustes correctos, el último tramo queda reservado a los impactos grandes o recepciones fuertes. En impactos medios, en fuertes frenadas o bajadas muy inclinadas no se hunde más de lo necesario y eso nos hace tener muchísimo más control y confianza ya que no se altera la geometría de la bici.

La trasera también se ha comportado con una sensibilidad y absorción impresionantes. Los beneficios del pivote alto nos han convencido y la bici se ha mostrado muy dócil incluso en las situaciones más extremas, dotando a la trasera de un control y un agarre excelente.
Eso sí, al amortiguador no le hemos terminado de sacar todo su potencial ya que nos ha parecido muy progresivo para nuestras características. Para acercarnos al máximo aprovechamiento de su recorrido teníamos que llevar algo más de sag del recomendable. Si esta bici fuera para nosotros le quitaríamos algún espaciador a la cámara positiva.

Al margen de las suspensiones tenemos que decir que la geometría de la Jekyll nos ha parecido muy acertada. Nos aporta una seguridad y confianza que hace que nos atrevamos a ir un paso más allá de lo que acostumbramos. Un ángulo de 64º en la dirección y una longitud total bastante larga (1227mm en talla M) podría dar a priori mucho aplomo pero algo de lentitud de reacciones, pero no nos ha dado esa sensación. Aquí creemos que entra en juego la distribución de pesos tan baja, la bici es muy estable pero responde con agilidad a nuestros movimientos, evidentemente esto es así con un mínimo de inercia, pero a los mandos de semejante artefacto las dificultades se atenúan y es fácil pasar con fluidez por los senderos más técnicos.

Nos queda por evaluar un aspecto que en el enduro tiene gran importancia, ya que de poco sirve la bici de enduro más bajadora si a la hora de subir parece que arrastramos un tractor y tenemos que sudar sangre para disfrutar de cada bajada. En principio, las características de esta bici, como su peso algo elevado, suspensiones de largo recorrido y geometría muy bajadora, no nos hacían ser muy optimistas de cara a los ascensos, pero hay algunos detalles que juegan a nuestro favor. El ángulo de sillín, que como ya hemos dicho es de los más verticales que hemos probado con sus 77,5º, nos hacen posicionarnos muy encima del pedalier y así nuestro peso recae directamente en los pedales facilitándonos la transmisión de fuerza a estos.

Y la suspensión trasera nos ha sorprendido gratamente con su poca interacción con la pedalada. Hace no tantos años una trasera absorbente y tragona, a la hora de pedalear oscilaba tanto que restaba gran parte de la energía que aportábamos a los pedales, pero la evolución está llegando a unos niveles de eficacia que sorprenden. Tenemos una trasera activa y sensible cuando hay que absorber irregularidades pero que se mueve realmente poco cuando pedaleamos. Y eso sin contar con que el amortiguador Fox Float Factory X2 tiene una palanca que, si bien no es un bloqueo total, sí que minimiza casi al completo unas oscilaciones que ya de por si no son nada exageradas.

En consecuencia, la Cannondale Jekyll parece que hace honor a su nombre y cambia de personalidad cuando tenemos que ganar metros de altitud. No deja de ser una bici pesada con sus cerca de 16kg en orden de marcha, pero tiene un pedaleo efectivo y nuestra postura lo favorece bastante. Además contamos con un amplio rango de desarrollos con su grupo Sram Eagle para poder subir rampas imposibles.

Con la Jekyll a cualquier parte

Nuestras conclusiones después de haber probado esta nueva versión de la Cannondale Jekyll, aparte de las grandes cualidades ya mencionadas, es que es una bici de enduro por excelencia, con la que se puede competir en esta modalidad con garantías, ya que aparte de destacar con su comportamiento en las bajadas más complicadas, se puede llegar a la cima con ella sin agotar nuestra energía.

Pero además, la Jekyll tiene la polivalencia suficiente como para rutear por senderos técnicos donde hay tanta subida como bajada. O si solemos hacer escapadas a algún bikepark lo haremos con toda garantía, ya que la Jekyll tiene personalidad para eso y mucho más.

Cannondale Jekyll 1. Especificaciones y precio

  • Cuadro: All new Jekyll, 165mm travel, Carbon, Proportional Response
  • Horquilla: Fox Float Factory 38, 170mm, 44mm offset
  • Amortiguador: Fox Float Factory X2, 205x65 Metric Trunnion
  • Cadena: Sram NX Eagle, 12 speed
  • Bielas: Sram X1 Eagle B148 CL55, 30T
  • Cassette: Sram XG-1275, GX Eagle, 10-52, 12 speed
  • Cambio: Sram GX Lunar Eagle
  • Pulsador: Sram GX Eagle, 12 speed
  • Frenos: Sram Code RSC, 220/200mm Centerline rotors
  • Manillar: Cannondale 1 Riser Carbon, 30mm rise, 8º sweep, 5º rise, 780mm
  • Sillin: Fabric Scoop Shallow Elite, hollow cro-mo rails
  • Tija: Cannondale DownLow Dropper 31,6, 125mm (S), 150mm (M), 170mm (L-XL)
  • Potencia: FSA Grid 35, 35mm
  • Bujes: Formula / Sram MTH700
  • Llantas: WTB KOM Trail i30 TCS, 32h
  • Neumático delantero: Maxxis Assegai, 29x2,5”, 3C, EXO+, tubeless ready
  • Neumático trasero: Maxxis Minion DHR2, 29x2,4”, 3C, EXO+, tubeless ready
  • Precio: 6499€

GAMA COMPLETA Cannondale Jekyll 2022 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!