Probamos la Merida Reacto Team-E, lista para ganar

Carretera 12 ene. 2021 17:01 David R.

La Merida Reacto Team-E 2021 es una de las bicicletas aero que más elogios sigue recibiendo por su estética, pero podríamos decir que ni mucho menos este es su gran punto fuerte. Estamos ante la cuarta generación de un modelo lanzado en 2011 que ha conseguido adaptarse a las nuevas tendencias para ser más polivalente aún mejorando su rendimiento.

Tras las gran aceptación que esta versión ha tenido entre los integrantes del equipo World Tour Bahrain-MClaren, hemos tenido la suerte de probarla y aquí va nuestro resumen de ella.

Merida Reacto Team-E 2021, un cuadro para volar

Aunque siempre ha destacado por su buena aerodinámica, en Merida se propusieron mejorar aún más este punto, sin descuidar otros aspectos que la hiciesen más equilibrada al mismo tiempo. La rigidez, el peso y el confort en marcha han sido los otros puntos a tener en cuenta en el desarrollo de la Reacto.

De un simple vistazo se puede apreciar cuales son las intenciones de esta bicicleta. Cuenta con un cuadro fabricado en carbono CF5, el carbono estrella de la marca, reservado para los modelos de alta gama y bicicletas de competición, en el que priman los ajustes en las fibras utilizadas para ahorrar peso y mejorar el rendimiento. En él se prioriza la rigidez, con el fin de conseguir la mejor transferencia de fuerzas posibles.

Nos encontramos con líneas afiladas, tubos con secciones planas y gran tamaño que marcan su carácter aerodinámico. El tubo superior está colocado de forma completamente horizontal, en su parte trasera se alberga el cierre de la tija, de forma integrada y oculto con una goma, manteniendo unas líneas limpias y ayudando a reducir turbulencias.

En la parte delantera tenemos una pipa de dirección que deja integrada al completo rodamiento y tapa de la dirección en la parte superior, acompañado de unos separadores que dan paso al juego de cables y que tienen un diseño perfilado para restar lo mínimo posible en cuanto a aerodinámica se refiere. Se complementa con el conjunto de manillar y potencia integrada Vision METRON 5D ACR que ofrece una aerodinámica excepcional, además de un ahorro de peso. En él quedan todos los cables completamente ocultos dando lugar a un cockpit con una estética limpia. Además, según el fabricante, toda la integración de los cables permite un ahorro de 2 vatios.

La parte baja del tubo de dirección también integra la cabeza de la horquilla de corte recto que acompaña al cuadro, fabricada en el mismo carbono y que lleva por su interior el guiado del latiguillo de freno delantero Shimano Dura Ace de anclaje flat mount. La pinza viene cubierta con unos refrigeradores del disco que ayuda a la ventilación de los Shimano RT900 de 160 mm. Estos disipadores de calor de segunda generación se han integrado en la horquilla y parte trasera del cuadro para minimizar la resistencia aerodinámica y según la marca reduce la acumulación de calor en un 35%.

Su tubo diagonal de generosas dimensiones y sección aplanada se une a un robusto pedalier que usa una caja BB86,5. Desde él parten las vainas, de gran tamaño que dan lugar a un amplio paso de ruedas capaz de albergar neumático de hasta 700x30C. Cuentan con una puntera direct mount pensada para reducir las partes móviles cercanas al desviador y con ello ganar en precisión a la hora de cambiar. Al igual que en la parte delantera tiene una pinza flat mount y el disipador de calor.

Los tirantes, como suele ser habitual en este tipo de cuadros, son bajos y se unen al tubo vertical a media altura buscando favorecer la rigidez del tren trasero y empezando de forma horizontal en la unión para mejorar la aerodinámica.

Monta ejes pasantes de 12 mm en ambas ruedas, con la especial característica de la banda de rodadura integrada en la horquilla, que hace que el eje quede completamente integrado en ella reduciendo la resistencia al viento a la vez que le da un toque elegante. En el eje trasero nos encontramos con una palanca extraíble que además de servir para apretar y aflojar el eje puede sacarse para hacer lo mismo con el eje delantero. Cuando se quita, tiene en la punta una llave Allen de 4 mm que podemos usar para otras partes de la bicicleta, tales como los tornillos de la potencia o del sillín.

Geometría pensada para competir

Como era de esperar la geometría de la Merida Reacto está pensada para la competición. Es muy similar a la de su hermana escaladora, la Merida Scultura. En el caso de nuestra unidad de test se trataba de una talla M, correspondiente con una talla 54.

De ella destacar principalmente su dirección, es relativamente corta con 140 mm, en parte pensado para utilizar el conjunto Vision Metron 5D, y un ángulo de 73,5º que al ser muy vertical añade gran capacidad de curveo.

El tubo horizontal es de 560 mm, dejando el puesto de conducción alejado para ayudar a mantener una posición más aerodinámica sobre la bicicleta.

Tiene un ángulo del tubo de sillín de 73,5º para una buena transmisión de las fuerzas de pedaleo.

Las vainas tienen 408 mm, algo más largas de lo habitual pero necesarias para conseguir el paso de rueda suficiente para albergar neumáticos de 700X30C. Además, le aportan más estabilidad que se agradece a altas velocidades.

Tiene un Reach de 395 mm y un Stack de 557 mm.

Rodando con la Merida Reacto Team-E 2021

Solo sacarla de la caja impresiona su pintura, se trata de los colores del equipo BAHRAIN-MCLAREN TEAM en el que predomina el negro brillante combinado con la parte frontal en tonos naranjas y rojos, con la zona interior de la horquilla en azul.

La primera impresión al moverla es que se nota bastante ligera para tratarse de un cuadro aero con ruedas en perfil 55 mm. Para salir de dudas comprobamos su peso dando unos contenidos 7,54 kg sin tener aun puestos los pedales, pero si con porta bidón y luz integrada en la tija.

Salimos a rodar, empezamos por tomar carreteras abiertas sin apenas desnivel para poner a pruebas sus capacidades rodadoras. La Reacto corre, a la mínima insinuación en las bielas la bicicleta se lanza, ganando velocidad con facilidad, se nota la rigidez global del conjunto, es algo que se valora. La posición es racing sin ser excesivamente incómoda, idónea para este tipo de bicicleta aero.

Los agarres en el manillar Vision Metron 5D están equilibrados, nos permiten manejar las manetas con facilidad tanto si vamos colocados arriba como en la parte baja. Tiene una rigidez acorde al resto de la bicicleta. Este manillar le da mucha personalidad a la Reacto y una estética espectacular. Para algunos usuarios, que sea un conjunto de una sola pieza puede llegar a ser un inconveniente, ya que limita el poder configurar las medidas de alcance a las manetas, pero es algo cada vez más habitual por parte de las marcas.

El trabajo de aerodinámica sale a relucir, se nos hace fácil mantener las altas velocidades y mover grandes desarrollos, sus dotes de bici rodadora están presentes en todo momento.

A medida que la carretera se va estrechando y nos encontramos con un asfalto con más imperfecciones es donde sale a relucir otra de sus cualidades, el confort, no es que estemos subidos sobre un cuadro de gran fondo, ni mucho menos podemos decir eso, pero el trabajo realizado por Merida en este modelo hace que se comporte de manera notable en carreteras algo más bacheadas.

Un papel especial dentro de este confort lo desempeña la tija de sillín S-Flex, que proporciona a la Reacto una comodidad excepcional. Se trata de una tija de carbono de fabricación propia que incorpora un elastómero que es el encargado de absorber las vibraciones que se transmiten desde el asfalto. A pesar de haber sufrido un adelgazamiento, continúa teniendo un gran volumen y línea aerodinámica, aun así, Merida afirma que se comporta de forma similar a una tija de 27,2 mm. Cuenta además con una luz trasera incorporada que viene de maravilla para esos días en los que se alargan las salidas.

Viene equipada con neumáticos Continental Grand Prix 5000 de ancho 25C y aunque tanto el cuadro como la horquilla vienen preparados para albergar cubiertas de hasta 700x30C, en ningún momento hemos echado de menos un neumático más ancho. Tienen un buen agarre, ruedan suave y absorben bastante bien las imperfecciones del terreno.

Parte del comportamiento de la Merida Reacto está marcado por el uso de sus ruedas Vision Metron 55, le dan un plus a la hora de mantener altas velocidades, por no hablar de que estéticamente cuadro y ruedas casan a la perfección. Al tratarse de unas ruedas con un perfil considerable se ven afectadas por el viento cuando este sopla con intensidad. En versiones anteriores usaba ruedas de perfil 65 mm y el optar por reducir esos 10 mm el perfil ha hecho que la bicicleta gane manejabilidad y aceleración a la salida de las curvas lentas sin restar apenas eficiencia aerodinámica.

Los repechos cortos o subidas muy tendidas los pasamos con rapidez, su buena transmisión de las fuerzas al tren trasero hace que casi no caiga nuestra velocidad al enfrentarnos a estos.

En subidas más pronunciadas no se muestra tan perezosa como en un principio pensábamos que lo haría. Es evidente que no es una bicicleta escaladora como su hermana Scultura pero aquí es otra de las partes donde se ha trabajado para mejorar. Su rigidez y la correcta posición en la que nos encontramos cuando vamos sentados favorecen un pedaleo alegre que hace que se defienda más que suficiente a la hora de pasar los puertos de montaña. La Reacto es algo más pesada que una bicicleta escaladora y eso puede dar sensación de lastrar un poco en las subidas más exigentes, pero es cierto que se ve compensado con los beneficios obtenidos en terrenos llanos o con desniveles más suaves.

 

A la hora de bajar notamos que el cuadro es manejable y nos sentimos seguros cuando comenzamos a trazar las curvas, incluso en las más cerradas se comporta bastante bien gracias a la dirección tan vertical que tiene. En cuanto a la frenada pocos peros podemos sacarles, los frenos Shimano Dura-Ace con discos de 160 mm tienen un tacto suave que se mantiene estable en todo momento y cuando necesitamos apurar la frenada podemos hacerlo sin miedo. En nuestro caso pensamos que no hemos realizados descensos tan exigentes como para sacarle todo el jugo a los disipadores de calor instalados en las pinzas, pero cualquier ayuda relacionada con nuestra seguridad siempre es bienvenida.

Hemos podido rodar con ella algunas semanas y a pesar de ser una bicicleta aero pensada para ir rápido, la posición de conducción y el sillín Prologo Scratch M5 nos ha permitido pasar jornadas de varias horas sin ir incómodos en ningún momento.

El montaje de la Merida Reacto Team-E se completa con una transmisión y frenos Shimano Dura-Ace Di2. Las bielas, en configuración 52-36T, vienen acompañadas del potenciómetro Shimano, un extra muy acertado y acorde al valor de esta bicicleta. El cassette tiene un desarrollo 11-30, elección ideal para casi todos los usuarios, ya que con el 30 tendremos una gran ayuda a la hora de enfrentarnos a las rampas más duras de los puertos de montaña.

El diseño de las manetas es muy ergonómico y permite accionarlas con seguridad con un solo dedo sin resbalarse. Además, al poder regularse la distancia de la maneta al manillar podremos ponerla a nuestro gusto con relativa facilidad

Conclusiones sobre la Merida Reacto

La Merida Reacto Team-E es una bicicleta aero con una estética espectacular, con la que podremos rodar rápido, con ella se corre mucho en el llano y se mantiene un buen ritmo en terrenos con poco desnivel. En zonas con pendientes más acusadas se muestra menos ágil, en parte por esos gramos de más y las ruedas de tanto perfil, pero que se compensa con su enorme rigidez. Bajando se siente segura y es precisa a la hora de enlazar curvas.

Viene equipada con componentes de muy alto nivel en el que destacan en especial su conjunto de manillar con potencia integrada, sus ruedas de perfil 55 y su tija S-Flex que la dota de un extra de comodidad.

Se trata de una gran elección para aquellos que buscan una bicicleta aero con el mejor material posible y en el que el presupuesto no es un inconveniente.

Merida Reacto Team-E: especificaciones y precio

  • Cuadro: REACTO CF5 IV, carbon, 700x30C max. Wheelsize, 100x12/ 142x12mm axle standard, BB86,5 bottom bracket standard

  • Horquilla: REACTO CF5 IV DISC, carbon, 700x30C max. wheelsize

  • Frenos: Shimano Dura Ace, Hydraulic disc

  • Discos: Shimano RT900 / 160mm, Centerlock

  • Desviador: Shimano Dura Ace Di2

  • Cambio: Shimano Dura Ace Di2 / SS

  • Manetas: Shimano Dura Ace disc Di2

  • Puños: One-Touch

  • Manillar: Vision METRON 5D ACR INTEGRATED, carbon, 400mm (XXS-XS-S), 420mm (M-L-XL)

  • Potencia: Vision METRON 5D ACR INTEGRATED, carbon, 100 mm-XXS/XS/S, 110 mm-M, 120 mm-L/XL

  • Dirección: FSA ACR, SL18

  • Pedalier: SM-BB92-41B, Presfit 86.5, Shimano Dura Ace Di2

  • Bielas: Shimano Dura Ace, Power Meter, 52-36 T, 165 mm-XSS, 170 mm-XS/S, 172.5 mm-M, 175 mm-L/XL

  • Cassette: Shimano CS-9100, 11v, 11-30 T

  • Cadena: Shimano CN-HG901-11

  • Tija: MERIDA TEAM CW, Carbon, Aero shape, 15mm setback

  • Sillín: Prologo SCRATCH M5

  • Ruedas: Vision METRON 55 Clincher TL Disc, Carbon, Tubeless ready

  • Eje trasero: MERIDA EXPERT SL, including removable lever, 6/4mm allen key

  • Cubiertas: Continental Grand Prix 5000, 700x25C

  • Peso: 7,54 kg (Talla M, sin pedales)

  • Precio: 10.499€

Más información

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!