Probamos la Orbea Oiz M-LTD 2021, una de las grandes protagonistas en la Copa del Mundo

David R. - 2020-10-09 13:06:00 - Mountain Bike

En el mes de julio se presentaba la nueva Orbea OIZ 2021, que llegaba con pocos cambios notables a simple vista, pero muy importantes en lo que a rendimiento se refiere. Era cuestión de tiempo que la marca renovase su modelo de doble suspensión de XCO/XCM y no porque hubiese quedado desfasado, sino porque ya habían usado un nuevo carbono y nuevas técnicas de fabricación en sus modelos de carretera, y visto sus buenos resultados solo cabía esperar que esas mejoras pasasen a sus cuadros de MTB.

Hemos tenido el placer de probar el modelo de más alta gama de la marca, la OIZ M-LTD. En ella Orbea ha puesto todas sus mejores armas y todo su cariño para dar a luz a esta montura que ya empezamos a ver frecuentar los podios de las dos Copas del Mundo, celebradas este año en el circuito de Nove Mesto, en las que el equipo Team KMC-Orbea se ha proclamado vencedor absoluto por equipos pilotando la nueva OIZ.

Orbea Oiz M-LTD 2021: el OMX y la nueva geometría lo cambian todo

Hace poco tiempo renovaba su geometría y tuvo una gran aceptación por parte de la comunidad biker, se fue colocando en el top venta de las dobles de XC y ahora se vuelve a renovar. Esta vez los cambios son menos vistosos pero muy importantes, tanto es así que el nuevo cuadro OMX de la Orbea OIZ M-LTD arroja un peso de 1.740g con la tornillería y el amortiguador. Esto supone una reducción en el peso de 250g respecto al cuadro de carbono OMR, que aún seguirá disponible en versiones inferiores.

Para dar explicación a este adelgazamiento tenemos que fijarnos en el proceso de fabricación, en él se eligen y combinan fibras de carbono de alto módulo y en su construcción se utilizan las mejores láminas de carbono pre-impregnado cortadas con láser a la medida específica de la talla de cada cuadro evitando que se produzcan solapes para minimizar el exceso de materiales.

La dirección de las fibras y su disposición es ajustada en base a diferentes test en prototipos. Tras un pre-moldeado específico que dura horas por cada cuadro de producción final, se asegura la óptima compactación de la resina y la fibra con una mínima cantidad de carbono para luego pasar al calentamiento. Los cuadros obtenidos son más ligeros, pero mantienen una rigidez similar a los OMR, según indican las pruebas realizadas por la marca.

Su triángulo principal es idéntico al de la versión OMR, aquí solo ha cambiado el material. El que realmente ha sufrido una remodelación ha sido el triángulo trasero. Un nuevo basculante que gracias al empleo del carbono OMX, vieron la posibilidad de modificarlo buscando rebajar unos gramos más en la báscula.

A simple vista puede costar notar la diferencia, pero cuando lo comparas con uno de los que equipa sus hermanas menores puedes ver sus cambios. Sus vainas son 5 mm más cortas que la versión OMR, quedando en 430 mm de largo y manteniendo inalterable el paso de rueda. Además, son asimétricas, intentando usar las líneas más rectas posibles para ahorrar algunos gramos más. Otro cambio es el empleo del anclaje de la pinza de frenos flat mount que hace más sencillo el diseño de la vaina y queda más integrado.

En el lado opuesto también nos encontramos con una novedad, es el empleo de la patilla de cambio UDH diseñada por SRAM que cada vez se está usando más en los nuevos cuadros que salen al mercado. No se trata solo de mejorar el rendimiento del cuadro sino de actualizarlo para estar al día con las novedades del mercado.

Ambas partes de la bicicleta quedan unidas por la bieleta Fiberlink de carbono, similar a la que se empleaba en los cuadros OMR y que ya solo se empleará en los modelos OMX. Está fabricada en fibra larga inyectada, proporcionando un equilibrio óptimo entre ligereza y firmeza y se integra a la perfección en las formas y el tubo de sillín de OIZ.

Bieleta de carbono en los modelos OMX

Más detalles del cuadro son su dirección cónica integrada, su pedalier PressFit PF92, el óptimo sistema de guiado del cableado interno ICR que deja muy limpio el cuadro y en el que se ha tenido en cuenta la posibilidad de montar tija telescópica y la colocación de protectores en las zonas más críticas que pueden ser golpeadas por la cadena o el salto de una piedra.

Cuenta con la opción de poner 2 portabidones a partir de la talla M pensando en los biker que vayan a darle un uso más orientado al XCM.

Esta unidad venía con un acabado en un color azul brillante que deja ver la disposición de las capas del carbono cuando la luz incide sobre este y los emblemas y letras de marca en dorado. Es un acabado espectacular, pero si prefieres elegir otros colores, Orbea te da la posibilidad de personalizar la pintura y el acabado del cuadro con el programa personalización MyO, un extra gratuito a tener en cuenta cuando nos toca elegir nueva montura.

Cambios en la geometría

Su geometría apenas ha sufrido cambios, solo la variación en la longitud de las vainas es la única que se introduce y que solo afecta a los modelos OMX ya que el resto permanece sin cambios. Las nuevas vainas son 5 mm más cortas pasando a medir 430 mm.

Si analizamos la geometría y la comparamos con sus competidoras podemos decir que tiene un diseño intermedio, en el que no se aplican medidas arriesgadas, con esto queremos decir que se encuentra a medio camino entre los nuevos diseños con ángulos cercanos a las bicis de Trail y los antiguos diseños más radicales de XC.

Su tubo de dirección es relativamente corto, de 95 mm en el caso de la bici que hemos probado y su ángulo es de 69º. El tubo del sillín tiene un ángulo de 75º y un reach de 435 mm que nos ofrece una posición racing pero sin serlo en exceso.

Con la reducción en la longitud de las vainas se ha conseguido también reducir la distancia entre ejes haciéndola más manejable en zonas ratoneras.

Su sistema de suspensión trasero es un monopivote articulado basado como ya sabemos en el uso de la flexión del propio carbono en vainas y tirantes, para ahorrar tener que colocar un punto de giro extra que se traduzca en un incremento de peso, un sistema característico de la OIZ desde su nacimiento. Está conectado con un amortiguador FOX i-line DPS Factory que en nuestro caso nos proporciona un recorrido en el tren trasero de 100 mm.

En la parte delantera se ha escogido una horquilla del mismo fabricante, una Fox 32 Float SC Factory 100 con cartucho FiT4. Ambos vienen con acabado Kashima y 3 posiciones, bloqueo completo, posición intermedia y abierta que son comandadas desde el bloqueo remoto situado en el manillar, un mando que la marca Orbea llama Squidlock y que tiene la posibilidad de incorporar en el mismo la activación de la tija telescópica si así lo deseamos. El mando es bastante ergonómico y suave al actuarlo.

Rodando con la Orbea OIZ M-LTD 2021

Llegó el momento de probar la Orbea OIZ M-LTD, como siempre comprobamos su peso en nuestra báscula antes de pasar a la acción. Un modelo de doble suspension con tija telescópica Fox Transfer Factory Kashima de 125 mm de recorrido, que arroja un peso de 10,2 kg sin tener aún colocados los pedales.

De salida, nada más subirnos sobre ella se siente ligera, vamos rodando cómodamente en una posición que no es excesivamente Racing a pesar de llevar su potencia OC3 en posición invertida 8º y no tener colocado ninguno de los espaciadores semi-integrados que trae de serie.

Manillar y Potencia OC

Por terreno llano y con buen firme circulamos con la suspensión bloqueada, en este caso no tenemos que pulsar el mando el mando Squidlock, ya que el bloqueo de la suspensión actúa de forma Push-Unlock, es decir pulsamos el mando cuando queremos desbloquear la suspensión.

Mando Squidlock

Los primeros tramos de subida asfaltada nos permiten ponernos de pie y dar algunas aceleraciones poniendo a prueba su rigidez, la sensación de agilidad en el tren delantero y la ligereza del conjunto en general hace que ganes velocidad rápidamente y notes su solidez en la dirección y zona del pedalier, a lo que se suma también el increíble funcionamiento y rigidez de las ruedas de carbono DT-Swiss XRC-1200 Spline con bujes DT-Swiss 180. 

Cuando el terreno se vuelve más bacheado actuamos la primera de las posiciones del bloqueo, un modo intermedio que nos proporciona comodidad, permitiéndonos seguir pedaleando con una cadencia alegre sin que las ruedas pierdan contacto con el suelo.

Como era de esperar, fuimos buscando una zona en la que el recorrido tuviese un claro parecido a un circuito de XC en el que sacar todo el partido a esta pura sangre.

Cuando nos enfrentamos a subidas bacheadas y con bastante pendiente hemos probado a hacerlo tanto con la posición intermedia de bloqueo como con la suspensión bloqueada. En el primer caso notas como obtienes una buena tracción sin perder demasiada eficiencia en el pedaleo, pudiendo apreciar una buena firmeza de todo el conjunto. Las veces que hemos optado por hacerlo con la suspensión completamente bloqueada, pudimos ver cómo a veces cuando el bache era excesivamente pronunciado la rueda trasera  se despegaba perdiendo algo de tracción, aunque es cierto que gracias al generoso balón de los neumáticos Maxxis Rekon Race de 2,35” que monta en ambas ruedas y que el ancho interno de 30 mm de sus llantas permite bajar bastante las presiones, hacen que las imperfecciones del terreno no se aprecien tanto.

Su geometría, con rasgos más aproximados a los de bicicleta escaladora nos hace disfrutar en cada una de las subidas a las que nos enfrentamos, mostrándose ágil y reactiva.

En los tramos de bajada tiene un comportamiento sobresaliente, se mueve con soltura pasando por curvas lentas y cerradas con agilidad gracias a menor distancia entre ejes, aunque sí es cierto que esto pueda pasarle factura en cuanto las bajadas se vuelven muy rápidas mermando un poco su estabilidad. Con la suspensión en posición abierta disfrutamos de su recorrido progresivo, más absorbente en la parte central del amortiguador y que se endurece en la parte final. En zonas de bajadas muy inclinadas puede dar la sensación de ir colocado muy delante sobre la bicicleta pero es cierto que contábamos con la tija telescópica que nos aportó mucha seguridad y confianza a la hora de afrontar estos segmentos.

En las zonas más complicadas y rotas se mueve bien, el manillar FSA K-Force de carbon de 760 mm de ancho nos facilita los cambios de dirección, además cuando hemos necesitado tocar el freno para corregir una trazada tenemos a nuestra disposición los frenos SRAM Ultimate Carbon que nos han ofrecido una potente mordida. En este tipo de terreno es donde menos nos ha gustado como actúa el bloqueo de la suspensión, ya que al tratarse de un sistema Push-Unlock hemos golpeado de forma involuntaria en un par de ocasiones el pulsador, haciendo que este bloquee la suspensión no pudiendo aprovechar todo el recorrido de la misma.

En lo que al resto de componentes se refiere, viene equipada con la transmisión SRAM XX1 Eagle AXS, con plato de 34T y cassette 10-50 desarrollo suficiente para poder exprimirla al máximo. Para evitar posibles salidas de cadena incorpora un pequeño guía cadenas anclado al basculante. Monta un sillín Selle Italia SLR de carbono cómodo, que de paso ayuda a contener el peso de la OIZ.

Conclusiones

En definitiva, estamos ante uno de los cuadros de bicicleta de doble suspensión más ligeros del mercado debido a la reducción de 250 gr en el peso del conjunto, gracias al empleo del carbono OMX y el nuevo basculante, sin perder nada de rigidez. Cuenta una geometría equilibrada a la que se le suma el acorte en las vainas de 5 mm para hacerla aún más reactiva.

Incorpora actualizaciones como son la patilla universal de SRAM y la pinza de freno flat mount y mantiene su guiado de cables ICR, mando de 3 posiciones y la posibilidad de colocar dos portabidones, esto último muy apreciado por el usuario en general.

Además, su cuadro tiene garantía de por vida y ofrece la posibilidad de personalizarlo con el programa MyO.

Todo esto por un precio de 8.599€. Puede parecer alto y lejos del alcance de muchos bolsillos, pero si observamos las características del cuadro y el equipamiento que trae de serie, estamos ante un precio muy competitivo dentro del sector de las bicicletas dobles de alta gama

Especificaciones Orbea Oiz M-LTD – 8.599€

  • Orbea Oiz M-LTD – 8.599€

  • Cuadro: Orbea Oiz Carbon OMX, Fiberlink, Boost, PF BB, UFO2, I-line shock

  • Horquilla: Fox 32 Float SC Factory 100 FIT4 Remote-Adj Push-Unlock QR15x110 Kashima 

  • Amortiguador: Fox i-line DPS Factory 100mm Remote Push-Unlock Evol Kashima custom tune190x40mm

  • Ruedas: DT Swiss XRC-1200 Spline 30c TLR 15/110mm CL

  • Neumáticos: Maxxis Rekon Race 2.35" 120 TPI Exo TLR

  • Transmisión: SRAM XX1 Eagle AXS

  • Bielas: SRAM XX1 Eagle Dub Grey Boost 34t

  • Cambio: SRAM XX1 Eagle AXS

  • Cassette: SRAM XX1 XG-1299 Eagle 10-50t 12-Speed Rainbow

  • Cadena: SRAM XX1 Eagle 12-Speed rainbow

  • Pulsador: SRAM XX1 Eagle AXS

  • Manillar: FSA K-Force Flat 760mm Di2 compatible

  • Potencia: OC3 31.8mm interface -8º

  • Frenos: SRAM Ultimate Carbon Stealth-a-majig Black Hydraulic Disc 180/160mm

  • Sillín: Selle Italia SLR Boost Fill Carbon Keramic Rail Ø7 x 9 mm

  • Tija: Fox Transfer Factory Kashima Dropper 31.6x363,5/125mm (Internal routing) 

  • Guiacadena: Orbea OC chainguide

  • Bloqueo remoto: OC Squidlock 3-position

  • Peso: 10,2 kg 

  • Precio: 8.599€

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!