¿Necesitas un GPS dedicado o es suficiente con tu smartphone?

Ignacio P. - 2019-01-16 17:30:00

Hace años que la tecnología a dotado al ciclismo de nuevos dispositivos que evolucionan y se actualizan cada temporada. Y aunque es innegable que los avances tecnológicos han traído innumerables ventajas al ciclismo a la vez lo ha vuelto un poco esclavo de estos dispositivos. Hoy queremos hacer un pequeño análisis sobre una de las dudas más recurrentes en los últimos años, ¿es necesario comprar un GPS o ciclocomputador dedicado o nos basta con nuestro smartphone?

Smartphone vs. ciclocomputador o GPS dedicado

Hoy en día todos llevamos un potente ordenador en miniatura en nuestro bolsillo, nuestro smartphone sirve tanto para consultar el tiempo, como para revisar el email, hacer fotos e incluso llamar por teléfono. Sin duda con los teléfonos móviles actuales podemos hacer cualquier cosa, y cuando decimos cualquier cosa eso implica que nos sirvan como ordenadores ciclistas.

Sin ir más lejos la archiconocida app, Strava, es de las más utilizadas entre ciclistas y nos permite ver en tiempo real la distancia recorrida, la velocidad, etc. Y si a esta app le añadimos otra muy conocida, Wikiloc, además podremos navegar y descubrir nuevas rutas sin necesidad de otros dispositivos ¿Pero es eso suficiente o necesitamos un GPS dedicado?

Pro y contras que debemos evaluar antes de comprar un GPS o ciclocomputador o seguir con nuestro smartphone

La ventaja con la que partimos al iniciar este debate o análisis es que casi todo el mundo ya tiene un smartphone así que a diferencia de lo que pasaba hace unos años, cualquiera que comience a montar en bici hoy en día podrá tener información a tiempo real de su actividad desde el momento cero. Así que bajo esta premisa vamos a ver algunos puntos calientes de este smartphone vs. GPS.

Precio

Empezando por uno de los aspectos más delicados, el precio, debemos decir que aunque el smartphone nos salga "más barato" que comprar un GPS (suponiendo que el smartphone ya lo tenemos), tenemos que tener en cuenta que para utilizarlo correctamente habrá que comprar un soporte que sea fiable y a ser posible resistente al agua y al polvo. Y si queremos al menos controlar la pulsaciones también tendremos que adquirir una banda que sea compatible con nuestro smartphone.

Por su parte aunque hay GPS y ciclocomputadores con potenciómetros para bici muy caros, los hay también muy completos y que no llegan a los 150€.

Así que como siempre el precio es relativo e irá en función del resto de variables.

Resistencia y peso

En este punto los ciclocomputadores o GPS salen ganado por goleada, ya que incluso los más avanzados son mucho más ligeros y resistentes que cualquier smartphone.

Obviamente el tener un GPS ligero no evitará que tengamos que llevar también un teléfono, pero en lugar de cargar con un smartphine pesado podremos sustituirlo por un teléfono básico y ligero.

Conectividad y usabilidad

Aquí el smartphone aún tiene mucha ventaja sobre cualquier dispositivo GPS dedicado. Pues no solo es más fácil e intuitivo de manejar sino que además y de manera general es mucho más compatible con otras herramientas y dispositivos.

Altímetro y barómetro

Aquí comenzamos a tirar de la manta y comprobamos que en ciertos aspectos el teléfono se queda corto.

Si queremos saber con seguridad los desniveles en tiempo real de una ruta, es necesario que nuestro dispositivo tenga barómetro para que nos de la altura con precisión. Y hasta hoy muy pocos teléfonos los incorporan, y solo los GPS dedicados (no todos) sí que ofrecen esta información.

Es cierto que en el smartphone aparece una altura estimada, pero esta medida es una aproximación por GPS que nunca coincide con la realidad.

Batería, el verdadero punto clave de este dilema

La batería es realmente el punto clave de todo este asunto. Y es que si bien el smartphone podría ser un sustituto perfecto del GPS dedicado el tema de la autonomía acaba con cualquier duda.

Si tus salidas en bici son cortas (2-4 horas), tu smartphone es nuevo y tiene una batería de unos 3.000 mAh puede que te valga. Podrás ir y volver consultando la ruta en el mapa y los datos en tiempo real en tu móvil, incluso puede que te sobre batería para hacer alguna foto y hacer alguna llamada en caso de que lo necesites.

Pero si quieres hacer rutas más largas o tienes que utilizar el smartphone después de tu entrenamiento, entonces más vale que tengas un enchufe cerca y no necesites hacer ninguna llamada de emergencia, ya que puede que tu teléfono se apague en el momento más inoportuno.

Sin duda es la batería el principal motivo por el que recomendaría que se utilizara un GPS o ciclocomputador de manera dedicada. Pero eso no quita que a la vez siempre llevemos nuestro smartphone en el bolsillo del maillot para cualquier imprevisto.