Donald Trump, de competir con el Tour a presidente de EEUU

Berto Gallego - 2016-11-09 12:00:15 - Destacado

Donald Trump, el excéntrico magnate americano que se acaba de proclamar presidente de los Estados Unidos tras vencer por un amplio margen a su principal rival, Hillary Clinton, protagonizó en el año 1989 un intento fallido por hacer sombra a la carrera ciclista más importante del mundo, el Tour de Francia. El Tour de Trump, como se llamó la competición, nació motivada por la afición al ciclismo del americano, quizá motivada por sus raíces europeas -hijo de escocesa y nieto de alemanes-.

Trump

Tour de Trump: un nacimiento ambicioso

Si de algo no se puede dudar es de que Donald es un tipo ambicioso y confiado en sus posibilidades. Si al iniciar la carrera para convertirse en candidato del Partido Republicano en las elecciones americanas muchos lo tomaron por un bufón, y el persisitió en la idea, al crear el Tour de Trump mostró la misma fe. "Le pongo mi nombre porque creo que el Tour de Trump será pronto tan importante como el Tour de Francia" -afirmó el magnate en 1989-.

La prueba, que constaba de 10 etapas y 1.347 kilómetros que arrancaron en New Albany, contó con una extraordinaria recompensa económica para el ganador (250.000 dólares), solo superada entonces por la que obtenía el vencedor final del mítico maillot amarillo.

Trump

Corta vida para el Tour de Trump

El Tour de Trump en ningún momento logró acercarse a sus objetivos fundacionales, solo sobrevivió dos temporadas -en las que se impusieron Otto Lauritzen y Raúl Alcalá- y, eso sí, contó con la participación de grandes figuras del ciclismo como Greg LeMond. El Tour DuPont tomó su relevo después de que el ya presidente se declarase en bancarrota en 1991.

Una de las pocas empresas fallidas de la vida de Donald Trump, el hombre que ha logrado incluso convertirse en presidente de su país cuando casi nadie lo creía posible, fue hacer sombra al Tour de Francia. 

Trump