Las bicicletas a medida están de moda

Carretera 27 abr. 2022 16:04 Sergio P.

Las bicicletas a medida están de moda, no se trata de una tendencia explosiva, pero sí que cada vez hay más ciclistas interesados en hacerse con una bicicleta construída especificamente para ellos. El aumento de precio por parte de las principales marcas puede ser una de las causas, pero no es el único argumento para decidirse por una de estas. Vamos a ver qué son y qué ventajas tienes las bicicletas a media.

La bicicletas a medida están más de moda que nunca

Nos remontamos 30, 40, incluso más años. El acero era salvo excepciones puntuales el material utilizado en la fabricación de cuadros de bicicleta y todo aquel que buscaba lo mejor acudía al artesano quien, como si de un sastre se tratara, construyera una bici a medida exclusiva para él.

Una actividad, la fabricación artesanal de bicicletas que, con el paso del tiempo, la llegada de nuevos materiales: primero el aluminio y luego el omnipresente carbono; la elaboración en serie de las bicis y la deslocalización hacia las factorías asiáticas se fue perdiendo en el olvido.

Sin embargo, al igual que ocurre en la actualidad con los discos de vinilo, la construcción artesanal de bicis cobra una nueva vida impulsada por quienes no se conforman con tener una máquina como las que puedes ver mil por la carretera sino que buscan una bicicleta única. Un nivel de personalización total que tiene además la ventaja de que nos permite contar con una bicicleta a medida donde es la bici la que se adapta al ciclista y no al reves.

Adaptación total

En general, con la disponibilidad de tallas y jugando con diferentes medidas de componentes, no hay problema en adaptar los cuadros de serie a cada ciclista en concreto. Marcas como Specialized utilizan bases de datos con millones de estudios biomecánicos para definir el escalado de tallas de sus gamas y, en muchos casos, ofrecen opciones de personalización que permiten elegir anchos y alcances de manillar, longitud de potencia, tipo de sillín, etc. directamente.

Sin embargo, existe un pequeño porcentaje de ciclistas al que las tallas estándar que solemos encontrar no se le adaptan. En general esto ocurre con ciclistas muy altos, por encima de 1,90 m; o muy bajos, de menos de 1,60 m. También en el caso de que las proporciones corporales se salgan de lo habitual como ocurre, por ejemplo, en personas con las piernas muy largas que se ven obligadas a utilizar potencias de longitudes ridículas para poder utilizar una bici de la talla que le corresponde.

Más allá de las medidas también hay que tener en cuenta que muchos ciclistas no cuentan con mucha flexibilidad, lo que es un problema en modelos de gama alta que, en la mayoría de los casos, cuentan con geometrías muy agresivas orientadas a la competición. Otro caso de sería el de aquellos ciclistas con lesiones, discapacidades o algún otro problema físico que requieran de una máquina específicamente adaptada a ellos.

Si se has visto identificado en alguno de estos casos, eres el candidato perfecto a tener una bici fabricada a medida.

Estudio biomecánico

Si pasar por las manos del biomecánico es una recomendación extensible a cualquier ciclista que vaya a comprar una bici nueva, en el caso de una fabricada a medida se convierte en un elemento indispensable para determinar el ajuste ideal en función de las necesidades y gustos del futuro dueño de esa bici personalizada.

Un proceso que comienza con una entrevista entre el biomecánico y el ciclista en el que se le interroga acerca del tipo de ciclismo que suele practicar: no es lo mismo un ciclista deportivo que alguien que se dedica a participar en brevets; gustos, peculiaridades físicas, lesiones a tener en cuenta, etc.

A continuación, el biomecánico pasaría a buscar la colocación idónea utilizando un sistema de captura de movimiento y un potro regulable que permita simular las diferentes cotas de la bicicleta. Un proceso en el que es importante el feedback transmitido por el ciclista al pedalear sobre este potro con las sensaciones que le va transmitiendo cada uno de los ajustes. Se van probando diferentes combinaciones hasta dar con la posición más adecuada, generándose un informe que el biomecánico hace llegar al artesano.

Geometrías

Otra de las ventajas de contar con una bici fabricada a medida es el de poder ajustar el comportamiento de la bici a nuestros gustos. Como mencionábamos antes, a menudo las bicicletas tope de gama de serie son modelos muy agresivos de clara orientación competitiva. Esto las hace complicadas de conducir para el nivel técnico de la mayoría de cicloturistas.

Con una máquina a medida podemos jugar con el ángulo de dirección, establecer un ángulo de sillín que nos permita centrar el peso del ciclista en la bici sin problemas, elegir unas vainas más o menos largar en función de si queremos priorizar la escalada o el llaneo; y ajustar la longitud entre ejes para dar más importancia a la estabilidad o a la agilidad.

Materiales

Por la facilidad de manipulación, sin duda, el material preferido por los fabricantes artesanos de bicicletas es el acero. Gracias a las aleaciones actuales que proporcionan fabricantes clásicos como Columbus o Tange, es un material que permite conseguir bicis con un rendimiento, en cuanto a rigidez y absorción, asombroso manteniendo pesos inimaginables hace uno años. También el aluminio está presente en las bicis artesanales y, por supuesto, el titanio, históricamente material deseado por quienes buscaban la bici de sus sueños.

En mucha menor medida también podemos encontrar artesanos que elaboran sus creaciones utilizando la fibra de carbono.

Estética

Por supuesto, el crear una bici partiendo de cero a nuestro gusto no deja de lado el aspecto final de la misma. El remate final con una decoración personalizada es parte de la identidad del proyecto de bici única. Una parte del proceso que quizás destaque menos al ser una opción que poco a poco han ido implantando las grandes marcas sobre los modelos de serie, aunque, en su caso, la industrialización del proceso nos obligue a ceñirnos a patrones predefinidos al contrario de lo que ocurre en nuestro proyecto artesano

Cuánto cuesta una bicicleta a medida

Evidentemente, contar con una bicicleta única, fabricada en exclusiva para nosotros no es algo que resulte barato. Sin embargo, si nos ponemos a comparar con los precios de los modelos tope de gama de las distintas marcas, que se han ido disparando en los últimos y teniendo el aliciente de que vamos a disponer de una bici que se ajusta como un guante a nosotros. De todas formas, el rango de calidades en un proyecto artesanal es alto y es fácil jugar con los distintos aspectos para ajustar el gasto al presupuesto con el que contemos. Para harcerse una idea, el precio de una bicicleta de titanio a medida completa podría comenzar en torno a los 6.000€.

En cualquier caso, lo habitual en el caso de bicis a medida es que se trate de máquinas de primer nivel ya que el cliente tipo que opta por esta solución suele ser un ciclista experimentado que busca algo diferente y tiene claras sus preferencias.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!