Consejos para salir en bici los días de lluvia y frío

Berto Gallego - 2016-03-10 17:34:00 - Mountain Bike

Ayer día 9 de marzo se suspendía a mitad de trayecto la etapa de la París-Niza con final previsto en Mont Brouilly. La razon que les hizo bajarse de la bici fue el temporal de nieve que azotaba la zona, y que hizo imposible garantizar las mínimas condiciones de seguridad durante la jornada.

Sin embargo, la suspensión es una decisión que solo se toma en situaciones extremas, cuando el buen juicio no deja otra salida posible. Los profesionales deben soportar a lo largo del año duras condiciones de lluvia y frío que se alargan durante horas, y también los ciclistas aficionados tienen que afrontarlas en determinadas ocasiones sobre su bici.

Te presentamos una serie de consejos para que esos días sean más llevaderos y puedas seguir disfrutando sin que las condiciones meteorológicas te hagan pasar un mal trago:

Utiliza camiseta interior. Lo ideal es que sea transpirable para evitar que se empape en sudor frío, lo que sería contraproducente para mantener una óptima temperatura corporal.

Lleva un impermeable. Los hay que se pueden reducir a un paquete de tamaño lo suficientemente pequeño como para transportarlo sin problemas, y quitártelo si acaba dándote una sensación de calor excesivo.

Impermeable

Puede parecer una tontería, pero una visera nunca está de más. Si la lluvia es intensa puede impedirte abrir los ojos con comodidad, reduciendo tu visión y aumentando la peligrosidad de tu travesía.

Algo sin duda conveniente es que instales un guardabarros en tu bici. Evitarás mojarte con el agua embarrada de la calzada y protegerás zonas sensibles como el cableado, que no conviene que se moje.

Es mejor llevar muchas capas que menos prendas demasiado gruesas. Más vale que te vistas con una doble camiseta interior, más el maillot y el impermeable, y que en caso de que notes demasiado calor te quites alguna de ellas, a emplear una capa con la que acabes agobiándote, pero que sin ella estés más expuesto de lo que sería conveniente.

Protege tus manos. No ya por la comodidad, que también, sino por evitar que se agarroten los dedos con la consiguiente pérdida de movilidad y capacidad de reacción para frenar o dirigir la bicicleta. Lo ideal son las prendas de neopreno, que te resguardaran de la lluvia.

También deberías cuidar tus pies, ya que es una de las zonas del cuerpo que más fácilmente se enfrían y por donde podemos coger algún constipado. En este caso es igualmente válido el neopreno, en forma de botín por supuesto.

Por último prioriza las tallas ajustadas, ya que te protegerán más al impedir que penetre el frío en tu cuerpo. Este consejo es especialmente importante para la camiseta interior, la última protección del cuerpo.

Si sigues estas ocho claves el frío y la lluvia dejarán de ser un impedimento para disfrutar de una salida en bici. Recuerda, eso sí, que la seguridad es lo primero, y que en ciertas condiciones es mejor quedarse en casa esperando a que amaine antes que jugarse el pellejo.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!