Pizza, ¿amiga o enemiga del ciclista?

Berto Gallego - 2017-05-16 18:49:21

La pizza es uno de los alimentos más universales. Nacida en Italia, el mundo entero ha adoptado como suya -con más o menos diferencias- ese alimento que gusta a casi todo el mundo. Hoy queremos ahondar en sus virtudes y defectos nutricionales, con el objetivo de responder a una pregunta eterna: ¿es amiga o enemiga del ciclista? Lee y aprende si la próxima vez que acabes con un par de deliciosas porciones deberías sentir remordimientos.

Pizza

La injusta mala fama de la pizza

La pizza arrastra consigo una injusta mala fama que la tilda de comida basura. Las grandes cadenas comerciales de influencia americana y sus pizzas con toneladas de queso y litros de salsa barbacoa han acabado con la reputación de un alimento que, en su versión original, es pura dieta mediterránea.

Pizza

En el caso de un deportista, especialmente de un ciclista, sus beneficios no solo no desaparecen, sino que son todavía más acusados. La harina de la masa proporciona hidratos de carbono complejos -de absorción lenta- que abastecen al organismo de energía de manera constante. El aceite de oliva (y las aceitunas, elemento habitual) proporcionan colesterina y vitaminas A, D, E y K. La mozzarella, por su parte, es una fuente muy rica en proteínas animales.

Se trata, por tanto, de un alimento muy completo, que se puede ingerir como plato único garantizando la ingesta de proteínas, hidratos y vitaminas en cada bocado. 

Pizza

A la pregunta de si la pizza es amiga del ciclista, la respuesta es sí. Es recomendable evitar las grandes cadenas de comida rápida y preparar nosotros nuestras propias pizzas, seleccinando productos de calidad y buscando el equilibrio nutricional. Una mozarella baja en grasa, aceitunas, hierbas aromáticas -depuran el organismo- y alguna proteína animal no muy grasa, como el jamón, conforman una pizza ideal para deportistas.

 

También puede interesarte

Últimos videos

Lo último