Probamos la Mondraker Crafty RR: diseño, potencia y rendimiento

Probamos la Mondraker Crafty RR: diseño, potencia y rendimiento

Mountain Bike 26 abr. 2022 11:06 Redacción

Dentro de la corta historia que tiene aún el segmento de las bicis de enduro eléctricas hay algunos modelos que van teniendo algo de “solera”. Un claro ejemplo es el modelo Crafty de Mondraker, que en su última versión se presenta con unos atributos más que destacables.
Hemos tenido la oportunidad de tenerla con nosotros durante una temporada y aquí te contamos nuestras impresiones.

Mondraker Crafty RR: potencia y diseño premium 

Dentro de la amplísima gama de eléctricas de Mondraker, la Crafty se presenta en siete versiones, cuatro de ellas de carbono y tres de aluminio. Pero como veremos a continuación los modelos de aluminio tienen el mismo diseño y acabados de alta gama, así como un montaje espectacular.

El cuadro de la Mondraker Crafty RR está construido utilizando la tecnología Stealth Alloy de Mondraker. Un sistema que tiene en cuenta el diseño de cada uno de los tubos y cada zona del cuadro. Se consigue así una estructura muy resistente y rígida a la vez que se reduce el peso lo máximo posible.

El resultado es un cuadro de aluminio con un nivel de detalles y acabados impresionantes. Especialmente llama la atención la zona de dirección, donde el tubo horizontal se divide en dos en su encuentro con ella, reforzando la zona y dejando un característico hueco. Son formas complejas que se ven más en cuadros de carbono, pero en aluminio denota que hay un gran trabajo de diseño detrás.

Por su parte, el tubo diagonal tiene unas dimensiones considerables que se prolongan hasta cerca de la dirección, y en su interior alberga la nueva batería Bosch PowerTube de 750 Wh. En el tubo diagonal no encontramos roscas para el portabidón, pero sí en el tubo superior, de modo que podemos llevar un bidón en la Crafty sin mayor problema.

Como no podía ser de otro modo, la Mondraker Crafty RR goza del sistema de suspensión trasera ZERO de Mondraker.

El sistema ZERO de pivote virtual une el basculante trasero al cuadro mediante dos bieletas, una superior y una inferior. Pero este sistema tiene la particularidad de que el amortiguador se ancla a las dos bieletas, quedando en posición flotante y comprimiéndose por ambos extremos cuando la suspensión actúa.

El Mondraker ZERO es muy sensible ante pequeños obstáculos a la vez que muy absorbente en grandes impactos. Y consigue una gran independencia respecto a las fuerzas de pedaleo y la frenada.

Con este sistema ZERO, en la Crafty tenemos 150mm de recorrido trasero que, aunque suene a tópico, parecen más gracias a su capacidad de absorción.

Y una de las características más diferenciadoras de la Crafty respecto a otras bicis del sector es la adopción del Forward Geometry, lo que es ya un rasgo característico de las bicis fabricadas por la compañía alicantina.

Esta geometría que adopta la Crafty se caracteriza por su generosísimo reach, que en el caso de la talla M que nos ocupa es de 470mm. La tendencia actual tiende a incrementar esta medida pero en Mondraker lo llevan mucho más allá. Con el montaje de una potencia muy corta, de 30mm, se busca que la postura que adoptemos no sea forzada.

El resto de medidas sigue la tendencia actual, como su ángulo de dirección de 65,5º, que busca el mayor aplomo y estabilidad posible pero sin lanzar en exceso la dirección.
El ángulo del tubo de sillín lo tenemos en 76º, que es una medida muy buena para una bici de enduro ya que nos posiciona muy bien para afrontar las subidas.
A pesar de contar con doble bieleta se consigue dejar la longitud de vainas en 455mm, de manera que conservamos un buen grado de agilidad en la trasera.

Y como resultante del amplísimo reach y su ángulo de 65,5º tenemos una longitud entre ejes muy grande con sus 1245mm en talla M. Luego veremos en que se traduce.

Bosch Smart System. Máxima capacidad ahora más inteligente y configurable

La Mondraker Crafty RR se permite el lujo de montar lo más avanzado de Bosch.
El motor Bosch Performance Line CX en su última versión ofrece 85 Nm de par máximo y un pedaleo más natural que nunca. Pero además, acompañado como viene de los demás elementos que componen el denominado Bosch Smart System, como son el mando LED Remote, el display Kiox 300, la batería PowerTube 750 y la aplicación eBike Flow, ofrecen opciones de personalización como nunca antes.

El Bosch Smart System tiene cuatro modos de asistencia de los cuales los dos intermedios son “inteligentes” o quizá sería mejor decir “dinámicos”. En definitiva, se ajustan a la fuerza que ejercemos nosotros a los pedales de una forma no lineal, es decir, no nos dan un porcentaje fijo de potencia en función de la que ejerzamos nosotros (como hacen el resto de modos y los demás motores). De esta forma la sensación en el pedaleo es agradable y natural. En llano la bici no nos asiste demasiado y sentimos el pedaleo, y cuando llegan las cuestas y los terrenos complicados el motor nos va dando más asistencia conforme nota que estamos apretando más.

Esto se traduce en que apenas cambiamos de modo en una ruta. Para una salida estilo Trail, con bastante kilometraje y sin grandes pendientes podemos ir en modo TOUR+ y no sentiremos necesidad de estar cambiando la asistencia. Y para una ruta endurera con mucho cambio de desnivel el modo eMTB parece mágico.

Nos queda por debajo el modo ECO para una asistencia más baja y máxima autonomía y por encima el modo TURBO para que el motor nos dé todo lo que tiene. Estos dos modos son configurables en cuanto a nivel de asistencia, velocidad de respuesta, velocidad máxima y par máximo.

El control del motor lo ejercemos mediante el mando LED Remote, que además es el responsable de la conectividad con la aplicación. Su ergonomía es buenísima y nos ofrece, mediante códigos de iluminación led, toda la información básica necesaria, como nivel de batería restante y modo de asistencia, así como indicación de algún posible fallo. También con el mando controlamos la información del display y podemos personalizar las pantallas de datos del mismo.

El mencionado display es el nuevo Kiox 300, de un tamaño no excesivamente grande pero con una nitidez y definición que hace que veamos la información con mucha claridad. Ofrece múltiples pantallas personalizables, con información muy interesante como la autonomía restante en cada modo. También nos da instrucciones, como por ejemplo cuando usamos el Walk Assist. El Kiox 300 se actualiza periódicamente a través de la aplicación eBike Flow.

Montaje de lujo para la Crafty RR

Llama la atención que teniendo varios modelos por encima en la gama, la Mondraker Crafty RR se nos presente con semejante montaje.

De entrada destacan sus suspensiones y tija, ya que monta lo mejor de Fox.
En la delantera encontramos la Fox 38 Factory Kashima con cartucho Grip2 que nos ofrece 160mm de recorrido.

En la trasera tenemos un amortiguador Fox Float-X Factory Kashima que garantiza un rendimiento excelente de esos 150mm de recorrido trasero de la Crafty.
Y completando el conjunto de Fox tenemos la tija Fox Transfer Factory Kashima, que en el caso de la talla M nos otorga 150mm de recorrido.

Para la transmisión se ha confiado en el grupo Sram Eagle, combinando las gamas GX Eagle y NX Eagle y acompañándolo de unas bielas Race Face Aeffect. También Sram se encarga de los frenos con unos potentes Code R de 4 pistones con discos de 200mm.

Las ruedas son unas resistentes Mavic E-Deemax, pensadas para ebikes, con llantas de 30mm de ancho interno. Estas ruedas montan los más que contrastados neumáticos Maxxis Minion, en versión DHF el delantero y DHR2 el trasero, ambos en 2,6” y con carcasa EXO+ y compuesto 3C MaxxTerra.

El resto de componentes lo firma en su mayoría OnOff con una calidad y acabados más que correctos.

Al ser un modelo de aluminio, en la Mondraker Crafty RR no disfrutamos del sistema de telemetría MIND, el cual sí viene montado en los modelos de carbono.

Con este montaje y a falta de colocarle los pedales, la Crafty RR arrojó en nuestra báscula la cifra de 25,35kg.

En marcha con la Crafty RR

Cuando recibimos la Crafty nos gustó mucho estéticamente, tanto por sus formas trabajadas y futuristas, a pesar de estar construida en aluminio, como por sus colores.

Destaca de entrada la combinación de su tubo diagonal de grandes proporciones, obligadas para poder albergar la batería PowerTube de 750Wh, con el resto de tubos mucho más perfilados.

También nos gustó su pronunciado slooping que hace parecer una continuación su tubo superior y los tirantes traseros, recordando esos aires de juguetones de una BMX.

Una vez realizados los primeros ajustes de posición y suspensiones nos pusimos en marcha.
Los primeros kilómetros los realizamos por terrenos fáciles para adaptarnos e ir probando los modos del motor Bosch.

Aunque no estamos sobre una eBike ligera, nos llamó la atención su eficiencia de pedaleo. El sistema Zero de Mondraker contamina muy poco la pedalada, y además el amortiguador tiene una palanca para cerrar la compresión con tres posiciones. Eso hace que pedalear con la Crafty se sienta bastante natural a pesar del peso.

Nuestra posición sobre la bici es bastante cómoda, aunque en principio su largo reach hace que parezca una talla más grande, lo cierto es que se compensa en gran medida con su cortísima potencia. Lo que sí destaca es su gran longitud entre ejes, que como veremos tiene cierta repercusión en el funcionamiento.

No es la primera vez que probamos el Bosch Smart System, pero una vez más nos ha dejado unas sensaciones buenísimas. A día de hoy es posiblemente nuestro motor preferido y en su última evolución ha dado un gran salto gracias a las opciones de personalización y a sus modos TOUR+ y eMTB que hacen que el pedaleo en una eBike, además de ser natural y sencillo, ofrezca unas prestaciones increíbles.

Con las primeras irregularidades se pone de manifiesto la tremenda sensibilidad de las suspensiones Fox Factory con tratamiento Kashima. Incluso con un tarado firme, tanto horquilla como amortiguador se activan con la más mínima piedra. Esto hace que la comodidad en marcha sea muy alta y nuestras muñecas no sufren nada, de manera que cuando llegamos a los terrenos exigentes de verdad, estamos frescos.

Llegó el momento de afrontar subidas exigentes en busca de nuestros senderos preferidos. Con el motor Bosch Performance Line CX no tenemos limitación alguna de potencia, y eso, unido a la suavidad de respuesta del modo eMTB lo hace todo mucho más sencillo.
Ya hemos comentado en alguna ocasión que en las ebikes, cuando está el motor activo, hay mucha menos oscilación en la suspensión trasera debido al pedaleo. El par que entrega el motor es bastante más constante que el que daríamos nosotros retorciéndonos sobre los pedales. Y este detalle, unido a la gran independencia que tiene el sistema de suspensión ZERO de Mondraker hace que podamos subir con la compresión del amortiguador totalmente abierta y disfrutamos de una absorción de irregularidades tal, que nos otorga una tracción increíble con la que podemos afrontar las subidas más rotas y complicadas con total garantía de éxito.

Una vez coronamos la cima toca valorar las virtudes de la Mondraker Crafty RR cuando el terreno se inclina hacia abajo.

En terrenos sencillos con poca complicación lo primero que notamos es un gran aplomo y comodidad gracias a la gran absorción de sus suspensiones. La Crafty nos otorga mucha seguridad, tanta que apenas unos metros de bajada ya nos atrevemos con algunos saltos donde la bici nos transmite mucho control.

A medida que el terreno se complica, tanto por inclinación como por la aparición de tramos de trialeras, la Crafty empieza a demostrar de lo que es capaz, permitiéndonos pasar las zonas más bacheadas con una seguridad asombrosa. La suspensión trasera tiene un funcionamiento sencillamente perfecto, ya que a la vez que se muestra sensible en pequeños impactos hace gala de una absorción tremenda cuando la cosa se pone seria.

A la seguridad que nos trasmite la Crafty contribuyen notablemente los potentes frenos Sram Code, que son capaces de mantener a raya las inercias, que en una bici que pasa de los 25kg y nos permite bajar muy rápido ya es mucho decir. Su tacto es algo personal, que puede gustar más o menos, pero su potencia está fuera de toda duda.

Cuando sí que hemos necesitado algo de adaptación ha sido en zonas más reviradas. La Crafty tiene una geometría algo especial, que nos otorga grandes capacidades en muchos terrenos pero hace que tengamos que hacernos a ella para afrontar con garantías ciertas situaciones.

El amplio reach de la Crafty hace que la rueda delantera quede algo adelantada respecto al centro de gravedad, es por esto que en un principio podemos notar que al tren delantero le falta un poco de apoyo.

Tras varias bajadas fuimos notando que la bici nos pide adelantar ligeramente nuestra posición y así la delantera nos otorga el control necesario para meter la bici en todo tipo de curvas con mayor facilidad.

Una vez adaptados a la conducción de la Crafty disfrutamos con ella en todos los terrenos gracias a sus increíbles capacidades, en especial en las situaciones de mayor velocidad donde la seguridad que nos otorga nos permitió rebajar el tiempo de algunos de nuestros tramos preferidos.

Mondraker Crafty RR. Una eBike de referencia

Varias versiones de la Crafty ya habían pasado por nuestras manos. En la corta historia de las ebikes se ha consolidado como una de las referencias, siempre avalada por su buen comportamiento.

Con su última evolución, una vez más, la Mondraker Crafty demuestra estar a la última tanto en geometría, sistema de suspensión y montaje, y con la última evolución de Bosch sus capacidades se acentúan.

Pocas ebikes nos van a dar las prestaciones de la Mondraker Crafty, especialmente si hablamos puramente de enduro.

La gama Mondraker Crafty se presenta con cuatro modelos de carbono y tres modelos de aluminio de los cuales, la Crafty RR que hemos probado, se encuentra en el escalón intermedio.

Mondraker Crafty RR: especificaciones y precio

  • Cuadro: Crafty 6061 Alloy Stealth Evo, ZERO Suspension System, 150mm
  • Horquilla: Fox Float 38 Factory Kashima Grip2, 160mm
  • Amortiguador: Fox Float X LV Factory Kashima, 205x65
  • Potencia: OnOff Sulfur FG30
  • Manillar: OnOff Sulfur 1.0, altura 20mm, ancho 80mm, 31,8
  • Tija: Fox Transfer Factory Kashima. Talla S 125mm, talla M 150mm, tallas L/XL 175mm
  • Sillín: Fizik Terra Aidon X5 145mm
  • Frenos: Sram Code R, discos Centerline 200mm
  • Ruedas: Mavic E-Deemax 29, 30mm ancho interno
  • Neumáticos: Maxxis Minion DHF/DHR2, 29x2,6”, EXO+, 3C MaxxTerra
  • Bielas: Race Face Aeffect ebike, 165mm
  • Cadena: Sram NX Eagle
  • Cambio: Sram GX Eagle
  • Pulsador: Sram GX Eagle
  • Cassette: Sram XG-1230, 11-50, 12v
  • Motor: Bosch Performance Line CX GEN4
  • Bateria: Bosch PowerTube 750
  • Display: Bosch Kiox 300
  • Precio: 7.199 €

Más información 

 

 

buscando

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!