Tubulares, tubeless y cámara para carretera: ventajas e inconvenientes

Tubulares, tubeless y cámara para carretera: ventajas e inconvenientes

Carretera 25 abr. 2022 10:30 Sergio P.

Tres sistemas de rueda y neumático conviven actualmente en las bicis de carretera. Elegir entre tubulares, tubeless y cámara se convierte en una decisión que nos toca tomar cuando, por ejemplo, decidimos comprar unas ruedas nuevas. Te contamos las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Ventajas e inconvenientes de los sistemas tubulares, tubeless y cámara para ruedas de carretera

Tubulares

Se trata del sistema más tradicional de los que se emplean en las bicis de carretera. Una carcasa tejida de algodón, seda o hilo sintético que se cose en los extremos para adquirir forma cilíndrica y que encierra una cámara de aire, de goma en los modelos de entrenamiento y de latex en los orientados a la competición y el rendimiento. Sobre ella se pega una banda de rodadura de goma que es la que contacta con la carretera proporcionando el necesario agarre.

Las rueda para este sistema no tienen ningún sistema de fijación sino que se trata de una superficie ligeramente cóncava sobre la que se pega el tubular empleando una cola especial o cinta adhesiva de doble clara diseñada para este fin.

Como podéis imaginar, el montaje requiere dedicación y, hacerlo correctamente no es una tarea trivial, en especial si utilizamos pegamento, que nos obliga a dar varias capas y respetar tiempos de pegado antes de usar. También es importante comprobar la colocación correcta del tubular, centrado perfectamente en la llanta.

La Canyon de MVP en el Tour 2021 con tubulares Vittoria Corsa

Esta misma dificultad de instalación se repite cuando sufrimos un pinchazo en ruta que nos obliga primero a despegar el tubular y, a continuación, colocar otro sobre los restos de pegamento que, evidentemente, no queda fijado con la misma solidez por lo que deberemos rodar con precaución. Por suerte, la ausencia de flancos en la llanta elimina la posibilidad de sufrir llantazos por lo que los pinchazos que sufrimos son casi únicamente provocados por elementos que traspasan la goma.

En caso de sufrir un pinchazo la reparación constituye todo un trabajo de artesanía ya que tenemos que retirar la cinta protectora de la parte interna del tubular, cortar la costura que cierra el conjunto, extraer la cámara y parchearla para, finalmente, volver a coser con precaución para no volver a dañar la cámara.

No obstante, el tubular sigue siendo la opción preferida en el mundo de la competición, con permiso del tubeless que poco a poco va tomando protagonismo. En primer lugar por la gran calidad de rodadura que ofrecen la mayoría de los modelos disponibles y el fenomenal agarre en curva que aporta la sección cilíndrica de su carcasa. Aparte, en caso de pinchazo, permanece pegado a la llanta permitiendo al ciclista seguir rodando hasta que el coche de asistencia puede sustituir la rueda. Tampoco nos podemos olvidar de otro importante factor a la hora de lograr el máximo rendimiento: el peso. Las ruedas de tubular, al carecer de flancos, resultan bastante más ligeras que sus homólogas para cubierta.

Ventajas

  • Calidad de rodadura y agarre en curva
  • Ruedas más ligeras
  • Permanece pegado a la llanta en caso de pinchazo
  • Imposible sufrir llantazos

Inconvenientes

  • Difícil de montar y cambiar en ruta
  • Reparación complicada

Tubeless

Si el tubular es el sistema tradicional de neumático, el tubeless es el recién llegado que trata de hacerse hueco en un mundo a menudo reacio a los cambios como es el de la carretera. En realidad, no se trata de un sistema nuevo ya que lleva tiempo totalmente implantado en el mundo de la bicicleta de montaña y varios años introducido en la bici de carretera con marcas como Mavic en sus ruedas y Giant, equipándolo de serie en sus bicis, apostando por él desde el principio.

El concepto del tubeless es similar al convencional de cámara y cubierta en el que se elimina la cámara y se sella el interior de la llanta para mantener el aire en su interior. Para evitar las fugas lo primero es cubrir o eliminar los agujeros de los radios.

Mavic, la marca que implantó el tubeless en sus inicios en la bici de montaña e impulsora del mismo propuso su sistema UST como estándar para la elaboración de llantas. Se caracteriza por una superficie interior sin orificios y una sección con un hueco central para facilitar la instalación y el talonado de la cubierta así como un diseño de los flancos que atrapa el talón de la cubierta con unas pequeñas muescas en la base que evita que esta se pueda salir en caso de pinchazo.

Sin haber logrado ser un estándar, la mayoría de fabricantes emplean una sección similar, aunque conservan los agujeros de los radios que son cubiertos por una cinta adhesiva específicamente pensada para evitar que se escape el aire.

En los últimos tiempos empiezan a aparecer llantas hookless que eliminan los ganchos que atrapan los flancos de la cubierta para conseguir aligerar las ruedas. Sin embargo, este tipo de llantas requiere una menor tolerancia de los diferentes elementos por lo que no todas las cubiertas se pueden emplear.

Para garantizar la estanqueidad del conjunto, se emplea un líquido sellante elaborado a base de látex que cumple la doble función de evitar fugas y, en caso de pinchazo, taponar el agujero.

El montaje es similar al de una cubierta convencional aunque cuenta con el punto crítico del inflado inicial que encaja la cubierta en los labios de la llanta. Dependiendo de la combinación de cubierta y cámara puede resultar muy sencillo o requerir el uso de un compresor en los casos más rebeldes.

Sonny Colbrelli ganó la París Roubaix 2021 con tubeless

El uso del líquido sellante y la ausencia de llantazos al no utilizar cámara nos evita la gran mayoría de pinchazos que sufrimos en carretera. En caso de tener que reparar en ruta, siempre podemos colocar una cámara como si de cubierta convencional se tratase.

Hay que destacar que, al carecer de cámara, la calidad de rodadura es alta. Al mismo nivel de los tubulares. Además, al utilizar menos presión se incrementa la superficie de contacto y, por tanto, la adherencia en curva.

Ventajas

  • Menos pinchazos
  • Calidad de rodadura y agarre en curva
  • Fácil de reparar

Inconvenientes

  • Montaje engorroso y difícil con algunas combinaciones de llanta y cubierta
  • Requiere comprobar periódicamente el estado del líquido sellante

Cámara y cubiertas

Sin lugar a duda, el sistema más extendido entre los practicantes del ciclismo de carretera.
Sencillez, fiabilidad y facilidad de reparar son los puntos fuertes que hacen que la mayoría siga confiando en él.

Ser lo que más habitualmente encontramos también supone una amplísima disponibilidad de cubiertas y variedad en cuanto a calidades, dimensiones, etc.

La protección frente a los pinchazos depende en gran medida de la calidad de la cubierta y tenemos que tener en cuenta que estamos expuestos al llantazo cuando un impacto con un bache u otro obstáculo atrapa la cámara entre la cubierta y los flancos de la llanta produciéndose un característico par de cortes paralelos y la pérdida súbita de aire que, a grandes velocidades, puede resultar peligrosa. Para evitarlo, no queda más remedio que utilizar mayores presiones lo que redunda en una menor adherencia y calidad de rodadura.

Por suerte la reparación en ruta es sencilla, sustituyendo con rapidez la cámara que luego podremos parchear en casa para seguir utilizándola.

Ventajas

  • El sistema más extendido
  • Fácil de reparar
  • Gran variedad de cubiertas disponibles

Inconvenientes

  • Mayor facilidad de pinchazo
  • Requiere usar mayor presión de aire

Y tú, ¿Qué sistema prefieres en tu bici? ¿Por qué lo has elegido? Cuéntanoslo en nuestras redes sociales.

buscando

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!

Você prefere ler a versão em português?

Tubular, tubeless e câmara de ar para estrada: vantagens e desvantagens

Visita