Van Avermaet gana París-Roubaix y completa una primavera para la historia

Greg Van Avermaet ha logrado por fin, a los 31 años, aquello por lo que lleva luchando toda su vida: salir vencedor de un monumento. Y lo ha hecho en la que para muchos es la reina de las clásicas, la París-Roubaix, que cada año nos depara, en un escenario inigualable como el velódromo de Roubaix, un desenlace emocionante y a la altura de su leyenda.

Zdenek Stybar y Sebastian Langeveld completaron un podio al que, por diversas circunstancias, no pudieron optar ni Peter Sagan, el gran favorito, ni Tom Boonen, para muchos el mejor especialista de la historia de la carrera, que hoy ha dicho adiós al ciclismo profesional con una actuación más que digna.

París-Roubaix

Desarrollo de la París-Roubaix 2017

La París-Roubaix 2017 no ha decepcionado. Con un desarrollo muy diferente al del 2016, en el que vivimos un apasionante duelo entre el grupo cabecero, comandado por Tom Boonen, y el perseguidor, en el que destacaban Fabian Cancellara y Peter Sagan, ha vuelto a cumplir con las expectativas de los que cada año esperan ansioso la llegada de este domingo primaveral.

Y es que el el camino que separa la capital francesa de Roubaix ha pasado de todo. Las alternativas han sido una constante: pinchazos, caídas, corredores eliminados que se reincorporaban de manera milagrosa y otros que desaparecían para decepción de sus seguidores, la clásica francesa ha logrado mantener con el corazón en un puño a los espectadores.

Relacionado:  Prueba de ruta de los Juegos Olímpicos Río 2016: toda la información

De ese maremagnum de circunstancias surgió finalmente un trio cabecero, que parecía destinado a disputarse la gloria: Greg Van Avermaet, Zdenek Stybar y Sebastian Langeveld. Y digo parecía porque esta Roubaix de locos todavía tenía una última sorpresa guardada: ya en el Velódromo, con los citados ciclistas marcándose antes de lanzar el sprint, los jovencísimos Jasper Stuyven y Gianni Moscon aparecieron de la nada para sumar otras dos cartas a la baraja.

Ninguno pudo, sin embargo, con el empuje de un Van Avermaet pletórico que fue generoso en los relevos durante toda la jornada. Supo sobreponerse a un problema mecánico a 100 kilómetros de meta y desde entonces el campeón olímpico de 2016 dio toda una lección de cuando apretar y cuando aflojar, de lectura de carrera. Y, por supuesto, demostró tener las mejores piernas de la primavera. Las que le han permitido ganar 4 de las 5 grandes carreras sobre pavé de la temporada, siendo la que no ganó un segundo puesto en Flandes el pasado fin de semana. Una cartilla que pocos han podido mostrar en la historia del ciclismo.

Relacionado:  El primer cuadro de grafeno pesa solo 350 gr y es 100 veces más resistente que el acero

Peter Sagan, gafado

Peter Sagan ha finalizado una temporada de clásicas primaverales muy decepcionante. Desde que Michal Kwiatkowski le birlara la Milán-San Remo en el último suspiro todo parece venirle en contra al ciclista eslovaco, que hoy sufrió dos pinchazos cuando había logrado meterse en cortes con ciclistas de calidad, que pasaban al relevo pero que difícilmente le podrían haber disputado la victoria. Una circunstancia que le ha vuelto a impedir ganar la París-Roubaix, pero no brillar en ella: mostró unas piernas descomunales, hasta que el esfuerzo hecho para enlazar tras ambas averías le pasó factura, y la valentía que siempre le ha caracterizado, proponiendo movimientos muy lejos de meta que, con algo de suerte, podrían haber salido bien.

Adiós y gracias, Tommeke

Tom Boonen es para muchos el mejor ciclista sobre el pavé de la historia del ciclismo. Sus 7 monumentos sobre este terreno, 4 París-Roubaix y 3 Tour de Flandes, son un argumento de peso, tanto como la exquisita técnica de superdotado que le llevó a ser apodado “el bailarín del adoquín”. En la última carrera de su carrera deportiva mostró la excelente lectura de la situación que solo puede tener alguien que ha corrido 15 veces una carrera tan particular, pero también que su exuberancia física ya queda muy lejos. Sin embargo lo intentó, se dejó ver y dio la cara. Su quinto adoquín no llegó, pese a que en 2016 lo rozó con las yemas de los dedos, pero eso ni mucho menos empequeñece su leyenda.

Relacionado:  Alberto Contador: 20 millones en 45 días

París-Roubaix

Así será recordada la París Roubaix 2017: como la última de una leyenda y la primera de un luchador que aspira a convertirse en otra. Quien sabe si en unos años también hablaremos de ella como la primera en la que Jasper Stuyven y Gianni Moscon, dos jóvenes talentos que no parecen tener techo en esta carrera, lucharon por la victoria junto a los mejores.

Clasificación París-Roubaix 2017

1- Greg Van Avermaet

2- Zdenek Stybar

3- Sebastian Langeveld

4– Jasper Stuyven

5- Gianni Moscon

6- Arnaus Démare

7- André Greipel

8- Edward Theuns

9- Adrien Petit

10- John Degenkolb

Murcia, 1990. Periodista.