Probamos la Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate, una rígida única

Mountain Bike 24 nov. 2020 19:11 David R.

La Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate es una de esas mountain bike con identidad propia, nacida por y para la competición, no en vano ha sido desarrollada en gran parte por el equipo Cannondale Factory Racing, uno de los más reconocidos y potentes de la copa del mundo. Aquí va nuestra impresión de ella tras pasar algunas semanas exprimiendola en todo tipo de terrenos.

Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate: elegancia y rendimiento

El modelo F-Si vio la luz por primera vez hace 5 años y se renovó en 2018 incorporando la horquilla Lefty Ocho y plasmando sobre ella todo el desarrollo tecnológico de la marca estadounidense.

La marca Cannondales es conocida por tener un camino propio en la innovación y desarrollo de sus productos, y con la F-Si el objetivo era lograr un cuadro rígido con el que subir ágil, bajar rápido y que fuera cómodo en cualquier terreno. Para ello se ha trabajado en cuatro aspectos: peso, tracción, confort y manejabilidad.

Su cuadro está fabricado en carbono BallisTec Hi-MOD, de ahí parte de su nombre. Este carbono presenta unos altos valores de resistencia y rigidez. En él se combinan diferentes tipos de fibras para conseguir un cuadro duradero y reactivo de tan solo 900 g de peso, 80 g menos que su versión anterior.

En el triángulo trasero es donde más aplicaciones tecnológicas propias de Cannondale encontramos. Para empezar, podemos hablar de la tecnología Micro-suspensión SAVE. Porque no todo es rigidez en las bicis hardtail, se ha jugado con el laminado del carbono unidireccional en vainas y en los delgados tirantes para conseguir zonas de flexión vertical, que junto a la que ofrece la tija del sillín de 27,2mm permiten absorber los impactos para así ganar en tracción y confort. También el cierre de la tija aporta su granito de arena, un anclaje oculto tipo guillotina que además de ofrecer una estética muy limpia baja el punto de fijación de la tija permitiendo que flexe un poco más. Con esto Cannondale asegura que es un 8% más cómoda que la versión anterior. En resumen, una mayor comodidad implica menos fatiga durante las rutas y más control de la bicicleta.

Como era de esperar se mantienen el concepto de transmisión desplazada AI de Cannondale, existente desde hace ya tiempo, se trata de un sistema que desplaza la linea de cadena 6 mm para dar, en la rueda trasera, un mayor ángulo a los radios de la parte del cassette respecto a la llanta. Así se consigue una tensión del radiado más equilibrada entre las dos caras de la rueda y se aumenta notablemente la rigidez lateral, además de obtener una rueda más compacta.

Esto también da la posibilidad de fabricar unas vainas más cortas, en este caso de 427 mm y mantener un adecuado paso de rueda tan importante en los montajes actuales en los que se buscan neumáticos más anchos, en este caso con posibilidad de albergar hasta de 2,35”.

La parte negativa es que requiere de componentes con medidas especiales para las transmisiones de Cannondale, pero eso es común en esta marca y los fabricantes de componentes cada vez lo tienen más en cuenta a la hora de diseñar sus productos.

Cuenta con el eje pasante trasero Speed Release, de diseño propio pero compatible con bujes estándar Boost y que aúna las ventajas de la rigidez de un eje pasante convencional y la rapidez de poder desmontar la rueda sin sacar el eje, igual que un cierre rápido tradicional. En el día a día esto puede no parecer tan importante, en cambio en medio de una competición de XCO esos segundos ganados en el cambio de rueda pueden ser determinantes.
En el cuadro solo echamos en falta algún sistema de bloqueo o tope de giro de la dirección, que evite que ante una posible caída las manetas de freno o el pulsador de cambio acaben golpeando el tubo superior. En la talla S si que lo incorpora, pero pensamos que se debería de extender también al resto de tallas.

Lefty Ocho y geometría

Tan importante como su cuadro, es el papel que desempeña la horquilla Lefty Ocho Carbon. Igualmente fue presentada en 2018 con el cuadro de la F-Si. Se cambio su fabricación y diseño, pasando a usar una sola pletina manteniendo la rigidez estructural y un tubo cónico estándar con el que se usan potencias convencionales, abriendo el abanico de configuraciones de ángulos y longitudes para adaptar la bici al biker.

Su atrevido diseño monobrazo y su ligereza con tan solo 1446 g para esta versión de carbono son señas de identidad, pero es en su mecanismo interior donde radican las bondades de la Lefty Ocho. Aquí se optó por un nuevo cartucho de hidráulico y se cambió el sistema a una jaula de rodamientos Delta Cage en disposición triangular (tres jaulas con 12 rodamientos de aguja en cada una) ofreciendo un deslizamiento más suave y con menos fricción.
Ofrece un amplio rango de ajustes, con 6 regulaciones de compresión en baja velocidad y 23 click de ajustes de rebote que nos permite obtener un funcionamiento suave con una gran sensibilidad y precisión de conducción

Recientemente ha recibido la mejora del sistema de extracción de la pinza de freno para el desmontaje de la rueda. Un sencillo sistema que consta de una palanca manual que se gira permitiendo el desacople de la pinza, ligero y sin tener que usar ninguna herramienta.
Otra revisión que sufrió fue el cambio en el modo de bloquearla pasando al push to lock, era algo bastante demandado por los usuarios ya que se trata de un gesto más natural y ahorra sustos de que la horquilla quede bloqueada en plena bajada por el toque involuntario del pulsador de bloqueo FOX.
Tiene la ventaja de poder reparar pinchazos sin tener que desmontar la rueda y el evidente mayor paso de rueda, en cambio es necesario el montaje de bujes específicos para esta horquilla, con lo cual se limita en cierto modo, las opciones disponibles. Aunque es cierto que cada vez son más los fabricantes que los tienen en su catálogo.

Como es habitual cuando una bicicleta se renueva también lo hace su geometría. La Cannondale F-Si Hi-MOD también sufrió una revisión en lo que a esta se refiere. La marca basa parte de estos cambios a su concepto OutFront Steering Geometry en el que agrupa una serie de cambios.

Su Reach aumenta hasta los 420 mm en la talla M que hemos probado, buscando ganar estabilidad y facilidad de manejo. El ángulo de dirección es ahora más relajado con 69º, ayudándola a afrontar las bajadas técnicas. A esto hay que añadir el offset de la Lefty Ocho que es de 55 mm, más largo de lo habitual en este tipo de bicicletas. Con esto se aumenta la distancia entre ejes, ayudando también a aumentar la estabilidad. En cambio, este offset ayuda a contrarrestar la lentitud de reacciones en zonas lentas que provoca el ángulo de dirección tan relajado, ya que se consigue una medida Trail más contenida.

En consecuencia para no hacer que su distancia entre ejes sea excesiva y aprovechando la tecnología AI, se ha reducido la longitud de las vainas hasta 427 mm para conseguir reacciones más agiles y mayor tracción.
Su tubo del sillín tiene un ángulo de 73,1º, aunque no es tan vertical como en otras bicicletas rígidas, nos ofrece una buena posición para una correcta transmisión de fuerza al pedaleo.

Rodando con la Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate

Lo primero que llama la atención al sacarla de la caja es su color negro brillante que combina con las letras de la marca colocadas en el tubo diagonal en el mismo color Copper del grupo SRAM XX1 Eagle AXS en el que viene equipada en su totalidad. Incorpora como novedad el cassette con desarrollo 10-52 que presentó SRAM a mediados de este año. Se completa con un plato de 34 dientes, ideal para el desarrollo del cassette y acorde al uso que esperamos darle a esta bicicleta.

Como era de esperar y teniendo en nuestras manos una bicicleta de este calibre, pasamos a verificar el peso. Con una cifra de 8,7 kg da sensación de ligereza y muestra las intenciones de esta mountain bike.

Nos subimos a ella y comenzamos la marcha. Nada más iniciar el pedaleo puedes apreciar la rigidez del conjunto, al colocar la horquilla Lefty Ocho en posición bloqueada se mantiene firme, no se hunde nada y se aprecia su rigidez estructural si nos ponemos de pie y hacemos balancear la bici. Vamos pedaleando por asfalto dando la sensación de hacerlo con una bicicleta de carretera, nuestra posición sobre ella tiende a ser agresiva sin castigar la espalda en exceso, en parte es lo que se espera cuando te subes a este tipo de MTB rígida.

Salimos del asfalto y nos adentramos en una pista, un terreno por lo general poco bacheado. Ya entran en juego la tecnología SAVE y la tija ENVE Carbon de 27.2 mm, juntos hacen de sistema de absorción de vibraciones para transmitirnos el confort que necesitamos, no es una suspensión trasera evidentemente, pero el simple hecho de filtrar parte de las irregularidades del terreno es suficiente para no fatigarnos tanto en la conducción. En este terreno desbloqueamos la horquilla. La Lefty Ocho se muestra realmente suave y sensible, y absorbe cada pequeño bache del suelo que se cruza en nuestro camino.

Cuando la ruta se pone cuesta arriba es donde más destaca. Su peso contenido está claro que influye, unido a la rigidez de su pedalier hace que aproveches al máximo cada pedalada y la bici responde. Hace que te exijas más al ver como cada vez ganas más velocidad. Aquí también entran en juego sus ruedas, aros ENVE M525 Carbon de 25 mm de ancho interno, con buje delantero Lefty 60 y trasero DT-Swiss que crean un conjunto ligero, con una estética acorde al de la bicicleta y con el plus de venir tubelizadas de fábrica.

Al adentrarnos en zonas de senderos se muestra ágil y ligera de reacciones, con ella los cambios de dirección se hacen fáciles. A las salidas de las curvas nos permite hacer fuertes aceleraciones e incrementar la velocidad para afrontar los repechos. En las trialeras de subida mantiene buena tracción gracias a sus vainas cortas y no se aprecia lenta de reacciones a pesar de su ángulo de dirección de 69º. Su neumático trasero Schwalbe Racing Ralph en 2,25” es bastante rodador, pero mantuvo la tracción en todo momento.

Empezamos las zonas de bajadas, aquí es donde pensábamos que más penalizaría la F-Si Hi-MOD Ultimate, al tratarse de una bicicleta rígida. Es cierto que no vamos a decir que se acerca al comportamiento de una doble, pero quien busca una MTB de este tipo ya lo sabe, aún así no solo se defiende, sino que sorprende lo ágil y estable que es en los descensos. En los más rápidos da sensación de seguridad. Cuando entras en zonas lentas y ratoneras se disfruta bastante, su poco peso y triangulo trasero compacto te permiten moverla entre curvas con fluidez. El manillar ENVE M5 Carbon de 760 mm ayuda a realizar esos cambios de dirección, en los que no hay problemas en hacer fuertes apoyos ya que en ellos la Lefty Ocho muestra su aplomo, con un comportamiento predecible transmitiéndonos esa sensibilidad que le caracteriza y el neumático delantero Schwalbe Racing Ray en 2,25” nos proporciona el grip suficiente.

Cuando las bajadas se complican hay que confiar y dejar que salga a relucir la capacidad de absorción de la Lefty, muestra un comportamiento lineal y notas como aprovechas todo su recorrido en estas zonas. Si decidimos corregir una trazada no es inconveniente, su ligereza te permite dar ese golpe de manillar y llevarla al sitio y si necesitas pararla cuenta con los frenos SRAM Level Ultimate con los que no te faltará potencia de frenado.
Acabamos la salida con la Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate con la sensación de haber disfrutado sobre ella, con esa mezcla de satisfacción y cansancio por habernos exprimido al máximo.

Un detalle que es frecuente en la gama media-alta de Cannondale y que aquí también está presente, es la incorporación del sensor en la rueda delantera, desarrollado en colaboración con Garmin, que nos permite vincularlo con nuestro Smartphone para obtener información precisa de velocidad, tiempo, ruta y distancia, algo que para algunos puede ser suficiente para no llevar ciclocomputador. Además, tenemos la opción de registrar nuestra bicicleta para obtener recordatorios de mantenimiento, información sobre las suspensiones… Nos permite grabar hasta 30 rutas o entrenamientos antes de que sea necesario sincronizarlo con la App.

Por otro lado, nos hubiese gustado que se hubiese elegido un modelo superior de sillín, el Prologo Dimension NDR nos resultó cómodo pero no lo vemos acorde al precio de la bici.

A modo de conclusión podemos decir que la Cannondale F-Si Hi-MOD Ultimate se trata de una bicicleta de alta gama, en la que se ha buscado el mayor rendimiento posible sin descuidar la comodidad, con idea de rodar más rápido durante más tiempo. Te exigirá dar lo mejor de ti. Es ligera, estable a cualquier velocidad, que te permitirá hacer aceleraciones fulgurantes y que se maneja fácil en todo tipo de terrenos gracias a su agilidad.
Su geometría es actual y toda la tecnología aplicada en su cuadro casan a la perfección con el buen funcionamiento de la horquilla Lefty Ocho.
Todos sus componentes están a la altura de las exigencias dando lugar a una bicicleta ideal para los biker que buscan, sin escatimar en gastos, un arma para las carreras de XC y XCM.

Cannondale FS-i Hi-Mod Ultimate - 10.999€

  • Cuadro: BallisTec Hi-Mod Carbon, SAVE, PF30-83, tubo dirección cónico, Speed Release 12mm thru axle, Ai Offset
  • Horquilla: Lefty Ocho Carbon, 100mm, bloqueo remoto, OppO Spring System, tubo cónico, 55mm offset
  • Llantas:
  • Bujes: Lefty 60 delantero y DT Swiss, 12x148 trasero
  • Aros: ENVE M525 Carbon, 24h, tubeless ready
  • Radios: DT Swiss Aerolite, straight pull
  • Neumáticos: (F) Schwalbe Racing Ray EVO, 29 x 2.25", SnakeSkin, Addix Speedgrip, TR. (R) Schwalbe Racing Ralph EVO, 29 x 2.25", SnakeSkin, Addix Speed, TR
  • Transmisión:
  • Pedalier: SRAM DUB PF30 MTB83
  • Bielas: SRAM XX1 Eagle DUB, 34T, Ai offset
  • Cassette: SRAM XG-1299, XX1 Eagle, Copper, 10-52, 12-speed
  • Cambio: SRAM XX1 Eagle AXS
  • Pulsador: SRAM Eagle AXS, 12-speed
  • Cadena: SRAM XX1 Eagle, Copper, 12-speed
  • Manillar: ENVE M5, Carbon, 31.8mm, 5mm rise, 9° sweep, 760mm
  • Potencia: Cannondale One, Aluminio, 80 mm, 7º
  • Puños: ESI Chunky Silicone, 32mm
  • Potencia: Cannondale 1, Aluminio 7075, 7°
  • Frenos: SRAM Level Ultimate hydraulic disc, CenterLine X 160/160mm
  • Sillín: PROLOGO Dimension NDR CPC Tirox Saddle
  • Tija: ENVE Carbon, 27.2 x 400mm, 0mm offset
  • Conectividad: Cannondale Wheel Sensor
  • Peso: 8,7 kg
  • Tallas: XS, S, M, L y XL
  • Precio: 10.999€

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!