Prueba a fondo de la nueva Cannondale Scalpel Hi-Mod 1 tras más de 200 km con ella

David R. - 2020-06-05 07:04:00 - Mountain Bike

La presentación de la nueva Cannondale Scalpel 2021 ha traído consigo un nuevo concepto para el cross country, y no se esperaba menos de una marca vanguardista que se ha caracterizado por buscar soluciones creativas e innovadoras para ir mejorando en cada modelo. Pero para no quedarnos con la emoción del primer momento decidimos hacer una prueba a fondo y aquí está el resultado tras más de 200 km.

Test a fondo de la nueva Cannondale Scalpel 2021 tras más de 200 km de rodaje con ella

Según la marca y como ya vimos en la presentación de la nueva Scalpel, presenta el cuadro de doble suspensión más ligero del mercado. Una mountain bike agresiva, a la que le han realizado una gran renovación. Han variado su geometría para seguir avanzando en la dirección de las tendencias del XCO y del XCM, manteniendo los 100mm de recorrido delantero y trasero y renovado su sistema de suspensión y cinemática para conseguir más rendimiento y mejor respuesta en todo tipo de terrenos.

Para la llegada de la última generación de la Scalpel los ingenieros se centraron en evolucionar su sistema de suspensión para poder combinar lo mejor de los que ya había en el mercado, la ligereza del sistema monopivote y la eficacia de la cinemática del sistema Horst Link. Tomando como referencia sus inicios en la primera Scalpel en la que la flexión del propio carbono era parte activa del sistema de suspensión, han optado por sustituir los rodamientos del punto de giro del sistema Horst Link situados en las vainas por unas laminas de carbono, que realizan una función similar a estos y que consiguen mantener el bajo peso de un sistema monopivote.

Este innovador sistema de suspensión trasero denominado FlexPivot y la nueva geometría hacen que estemos, posiblemente, ante la referencia de la evolución a seguir por el resto de las marcas para el segmento de las bicicletas de XC.

Desde unos días antes de su presentación contamos con una unidad de la Scalpel Hi-Mod 1 para poder probarla a fondo durante algunas semanas y poder contar cuales han sido nuestras sensaciones sobre esta bicicleta, sin dejarnos guiar solo por las primeras impresiones ya que está renovada Cannondale enamora a primera vista. 

Tecnologías aplicadas en la Cannondale Scalpel Hi-Mod 1

FlexPivot

En esta Cannondale Scalpel nos encontramos con un cuadro de carbono BallisTec de alto módulo, que ha sido renovado por completo con respecto su antecesora. Los ingenieros se encontraban con la difícil labor de mejorar un cuadro que ya de por si funcionaba bien. Aun así, las bicicletas destinadas a XCO y XCM cada vez necesitan de un sistema de suspensión que funcione mejor, aportándole al rider más posibilidades de configuración. Analizando esto se encontraron en la situación de mejorar el sistema de suspensión monopivote que, aunque no es el que mejor funcionamiento da, aporta rigidez y ligereza. En cambio, si se optaba por un sistema Horst Link se añadía peso, con lo cual la solución estaba en mejorar este último para obtener la independencia entre fuerzas del pedaleo y frenadas e intentar conseguir los beneficios del sistema de monopivote.

Para conseguirlo recurrieron a su experiencia en la flexión del carbono para añadir dos láminas de este material en la parte final de las vainas, justo antes de su unión con los tirantes para conseguir simular un punto de giro similar a los pivotes del Horst link sin necesidad de añadir rodamientos o casquillos. Esta fina sección de carbono está diseñada para proporciona flexión vertical, mostrándose muy rígida ante fuerzas en otras direcciones, por lo que no hay pérdida de rigidez ni eficacia de la pedalada y según Cannondale solo es necesario2 Kg de fuerza para que empecemos a notar sus beneficios. Con esto obtenemos un nuevo sistema de suspensión trasero sencillo y efectivo, al que han denominado FlexPivot.

Este sistema mejora la función de los pivotes del Horst Link, ya que evita el mantenimiento, quita peso al conjunto, además de eliminar los posibles ruidos que se puedan dar en los puntos de giro dada su simplicidad. La suspensión FlexPivot ofrece las prestaciones dinámicas de un sistema ultraligero a la vez que mejora exponencialmente la tracción, aceleración y el control

De serie, ambas vainas traen un recubrimiento de goma justo en la zona del FlexPivot que, además de darle protección están en consonancia con la estética del cuadro de la Scalpel.

Proportional Response

En cuanto a la construcción han introducido la tecnología Proportional Response, ya usada en otros modelos de la marca. Está basada en el diseño exclusivo de cuadro y basculante en función de cada talla, creando una cinemática propia con el fin de que todos los biker encuentren un rendimiento y feeling similar de la bicicleta independientemente de su peso o estatura.

Para llevarlo a cabo se tienen en cuenta un conjunto de factores como son: volúmenes y secciones diferentes de los tubos, disposición del carbono en cada punto del cuadro, cinemática de funcionamiento basándose en el centro de gravedad diferente en cada talla y ubicación de los puntos de giro de la suspensión. Todo ello para obtener la misma respuesta de la bicicleta y sensación de conducción en todas las tallas. 

Con la llegada del FlexPivot y la introducción de la tecnología Proportional Response se ha obtenido un recorrido de suspensión más progresivo en comparación con el modelo anterior, que nos permite mejorar la velocidad de paso por terrenos rotos, ya sean de descenso o en los que tenemos que ir pedaleando

Chainstay Garage

Otro cambio que se realiza en el nuevo cuadro reside en la unión entre basculante y triangulo delantero, este se une al mismo de forma inversa a como estamos acostumbrados a ver. Las vainas del basculante se introducen en el tubo vertical, que ha aumentado su sección en la zona del pedalier para poder darle cabida. A este concepto lo han llamado Chainstay Garage o “garaje de las vainas”, con él se consigue incrementar la rigidez en la zona del pedalier y reducir el peso gracias a usar menor cantidad de material.

Esta construcción ha implicado que las vainas sean un milímetro más largas respecto a la anterior versión, pasando a medir 436 mm. A cambio también se consigue un mayor paso de rueda permitiendo montar neumáticos de hasta 2,4”. 

Para proteger la articulación de la suciedad y el barro han montado un pequeño guardabarros de goma que para nada desentona la estética de la bici.

AI

El concepto de transmisión desplazada AI de Cannondale, existente desde hace ya tiempo, se mantiene en la nueva versión de la Scalpel, un sistema que desplaza la línea de cadena para dar, en la rueda trasera, un mayor ángulo a los radios de la parte del cassette respecto a la llanta. Así se consigue una tensión del radiado más equilibrada entre las dos caras de la rueda y se aumenta notablemente la rigidez lateral, además de obtener una rueda más compacta.

La parte negativa es que requiere de componentes con medidas especiales para las transmisiones de Cannondale, pero eso común en esta marca y los fabricantes de componentes cada vez lo tienen más en cuenta a la hora de diseñar sus productos.

Aunque todo esto no nos parece poco en lo que a tecnología y cambios en el diseño se refiere, la cosa no termina aquí. En Cannondale tienen en cuenta el uso de esta bici para XCM y como tal, el cuadro cuenta con la posibilidad de poner dos portabidones sin problema a partir de la talla M. Esto es algo que aunque parezca insignificante para muchos puede suponer un punto muy importante en su elección de bicicleta.

Cuenta con el eje pasante trasero Speed Release, de diseño propio y que aúna las ventajas de rigidez de un eje pasante convencional y la rapidez de desmontaje de rueda de un cierre rápido tradicional. 

El cableado es interno y sencillo, llamado DirectLine Cable Routing, cuenta con unas guías internas que favorecen el mantenimiento de estos. Además, si eres de los que usas tija telescópica, viene también preparado para colocar el cableado interno.

Para terminar toda la tornillería y ejes de la suspensión son nuevos también, más fáciles de mantener según Cannondale.

Todos estos cambios en el diseño y la construcción del cuadro de la Scalpel le han llevado a ahorrar 200 gr de peso respecto a la versión anterior, dejando el cuadro Hi-Mod en solo 1910 gr, incluyendo amortiguador, cierre, tornillería… Lo que le coloca como uno de los cuadros de doble suspensión más ligeros del mercado.

Cannondale Scalpel Hi-Mod 1: Horquilla, geometría y componentes

La nueva geometría y la horquilla Lefty son una combinación perfecta

Para acompañar a este cuadro nos encontramos con la Lefty Ocho Carbon, ya presentada en 2018 y que para algunos es la mejor horquilla de XC creada hasta el momento. Gracias a su rigidez y suavidad de funcionamiento nos aporta una gran sensibilidad y precisión de conducción. Se muestra muy estable, manteniendo su posición en apoyos fuertes. Por otro lado, al ser monobrazo, además de una estética peculiar, nos aporta un gran paso de rueda y la ventaja de reparar pinchazos sin tener que desmontar la rueda.

El cuadro ha reducido el tamaño de la pipa de dirección y si a eso añadimos que ya la lefty no cuenta con la doble pletina, se consigue bajar 7 mm la altura del manillar, además al usarse potencias convencionales podemos jugar con infinidades de combinaciones de longitud y ángulos para poder adaptar aún más la posición del biker a la bici.

Una de las importantes novedades que nos encontramos es que el sistema de bloqueo de ambas suspensiones ahora es push to lo lock, algo que era demandado por muchos usuarios ya que es un gesto más natural y ahorra sustos de que la bici se pueda bloquear en plena bajada por el toque involuntario del pulsador de bloqueo. 

Próximamente se espera una modificación del sistema de extracción rápida de anclaje de la pinza, que actualmente se realiza pulsando un botón de seguridad y girando media vuelta un tornillo de llave allen, pero que se espera que se pueda realizar sin usar ninguna herramienta.

El nuevo soporte será compatible con todas las Lefty Ocho y se podrá adquirir por separado para actualizarla.

Como era de esperar uno de los puntos más relevantes de esta nueva Scalpel es la renovación de la geometría para adaptarse a las nuevas tendencias. Aplicando la tecnología Proportional response se revisan ciertos puntos para obtener mejor cinemática y rendimiento, pero también se han tenido en cuenta otras partes.

Ahora la geometría es más radical, la bicicleta es más larga y más baja. Ha crecido la distancia entre ejes, el Reach aumenta 10mm y el Standover baja unos 20mm (435 mm de Reach y 591 mm de Stack en talla M de la bicicleta del test). Se ha obtenido un centro de gravedad más bajo y gracias al Reach más largo y el ángulo de dirección más relajado, el cual pasa de los 69,5º a los 68º, se consigue que la Scalpel sea más estable y fácil de manejar.

En la búsqueda de un pedaleo más eficiente se ha optado por aumentar el ángulo del tubo del sillín hasta los 74,5º y aunque las vainas son 1 mm más largas (436 mm) sigue siendo un tamaño bastante adecuado para ser reactiva y eficaz en subidas.

La bieleta de suspensión disminuye su tamaño y cambia su ubicación, pasando a estar fijada al tubo vertical para conseguir la cinemática deseada por Cannondale. 

Para terminar, hay que añadir el offset de la Lefty Ocho que es de 55 mm, más largo de lo habitual en este tipo de bicicletas y que junto a la potencia de 80 mm siguen el concepto OutFront Steering Geometry, otra de las nuevas tendencias dentro del XC. Con el offset más largo se aumenta la distancia entre ejes, ayudando a aumentar la estabilidad. Además, este offset ayuda a contrarrestar la lentitud de reacciones en zonas lentas que provoca el ángulo de dirección tan relajado, ya que se consigue una medida Trail más contenida. 

Con esta geometría se ha conseguido mejorar en todos los puntos. Se gana estabilidad y seguridad en zonas rápidas y manejabilidad en zonas más reviradas. 

Componentes premium y exclusivos

Transmisión

La Scalpel cuenta con una transmisión, en su mayoría, a cargo de Shimano. El pulsador y el cambio trasero son XTR, de los cuales poco podemos añadir de su gran funcionamiento y fiabilidad. Para el cassette y la cadena han optado por recurrir a los modelos XT de desarrollo 10-51T. Aunque para tratarse de una bicicleta tope de gama nos hubiese gustado que incluyese también cassette y cadena XTR, tiene un funcionamiento adecuado y al ser piezas de desgaste siempre podremos recurrir a colocar un XTR cuando nos toque cambiar el nuestro.

Para acompañar al grupo Shimano y como suele ser habitual en Cannondale, monta bielas Hollowgram de última generación, huecas y de aluminio, que han renovado dotandolas de autoextractor, más anchura y rigidez, a la vez que han conseguido rebajar su peso a 172 g por biela. Han incluido un nuevo sistema de anclaje del plato y vienen de serie con uno de 34 dientes que le otorga una buena relación de transmisión. Algo que vemos muy acertado en estas bicicletas de alta gama pensadas para ofrecer un gran rendimiento y con claras miras de ser usadas en competición, ya que montarlas con platos más pequeños nos obligará, tarde o temprano, a cambiarlo por uno más grande dados los desarrollos de los nuevos cassettes. Estas nuevas bielas son compatibles con modelos anteriores, pero será necesario cambiar el eje. Estarán disponibles en longitudes desde 165 a 175mm. 

Ruedas

Las ruedas elegidas son un montaje de la propia marca, consta de aros de carbono Hollowgram de 25 mm de ancho interno siguiendo con las tendencias actuales, radios DT-Swiss Competition Race y buje trasero de la misma marca. Evidentemente la rueda delantera trae buje específico para lefty y la trasera con aparaguado específico para integrarla en la tecnología AI. Son tecnologías propias de Cannondale y que a día de hoy solo usan ellos, pero que dan lugar a un juego de ruedas rígido y bastante ligero, que durante nuestro test funcionaron de maravilla.

Monta de serie neumáticos Schwalbe Racing Ray EVO delante y Racing Ralph EVO detrás, ambos en ancho 2,25” y con carcasa reforzada SnakeSkin. Unas cubiertas con un buen funcionamiento, probadas en copa del mundo por el propio equipo Cannondale y que, a diferencia de otras marcas, viene tubelizadas de serie, para salir a rodar nada más adquirir la bicicleta. 

Frenos

Monta los archiconocidos frenos XTR, garantía de funcionamiento y con una potencia de frenado más que suficiente para parar a esta mountain bike. Vienen acompañados de discos de XT de 160 mm tanto delante como detrás.

Manillar y potencia

El manillar plano de carbono Cannondale One de 760 mm puede parecer demasiado largo a primera impresión, pero es innegable que aporta un plus de manejabilidad en curvas a la Scalpel, y ciertamente una vez llevas unos minutos sobre la bici, ya no lo ves tan largo. La potencia también es propia de la marca, una Cannondale One de aluminio de 80 mm de largo, medida que ya es habitual en la mayoría de las bicicletas de XC. Un detalle que nos ha gustado es que monta puños ESIGrip, que nos dan un tacto y agarre muy bueno, evitando el montaje de unos puños de baja calidad. 

Sillín y tija

Por otro lado, nos encontramos con el sillín Prologo Dimension NDR, a nuestro parecer muy cómodo, aunque sí que es verdad que por ponerle alguna pega nos habría gustado que se hubiese usado un modelo superior, acorde al precio de la bici y que de paso ayudaría a reducir unos gramos en la báscula. Se une al cuadro con la tija Enve Carbon que, en este caso, si que va en consonancia calidad de acabados de la Scalpel.

Stash, una novedad muy acertada

El nuevo cuadro Scalpel incorpora otra novedad interesante, se trata del Kit STASH. Un soporte plástico que se integra en una hendidura que tiene el tubo diagonal justo en la zona del portabidón y que queda sujeto al cuadro con los propios tornillos de este. Alberga todo lo necesario para reparaciones rápidas: una multiherramienta Fabric 8 en 1 que se extrae por un lateral, un set de reparación tubeless Dynaplug con varias mechas y una zona para portar una bombona de Co2 o una minibomba.

Nos parece todo un acierto, ya que solo añade 100 g de peso, pero puede ser muy útil en caso de que tengamos que realizar una reparación en medio de nuestra ruta, o si eres de los que lleva la bici en el interior de tu vehículo y necesitas andar quitando la rueda delantera. También tiene la opción de desmontarlo y dejar solo el portabidón, si prefieres llevar las herramientas en la mochila o el maillot.

Sensor rueda delantera

En la rueda delantera viene montado de serie el sensor Cannondale, desarrollado en colaboración con Garmin, que una vez vinculado con nuestro Smartphone tendremos la posibilidad de obtener información precisa de velocidad, tiempo, ruta y distancia, además de registrar tu bicicleta para obtener recordatorios de mantenimiento, información sobre las suspensiones…

Graba hasta 30 rutas o entrenamientos antes de que sea necesario sincronizarlo con la App. No necesitas pulsar el botón de inicio, ya que comienza a grabar desde el instante en que comienzas a pedalear

Para terminar, nos gustaría comentar que viene de serie con protecciones en las partes del cuadro donde la bici puede ser más propensa a recibir arañazos, algo que es de agradecer.

Prueba y sensaciones sobre la Cannondale Scalpel Hi-Mod 1

Como decíamos al principio, nos hemos tomado nuestro tiempo para probar a fondo la nueva Cannondale Scalpel, con la intención de no dejarnos guiar por la buena impresión que da con solo verla. A primera vista se aprecia lo bajo que es el cuadro, incluso te pones a su lado pensando que puede no ser tu talla, pero nada más lejos de la realidad. Una vez colocamos manillar y sillín a nuestra medida ves que si es la talla correcta y que pinta va a ser una bicicleta manejable.

Montamos los pedales, el soporte para el garmin, el portabidón y el kit Stash con el multiherramientas, el kit de mechas y la bombona de CO2 y la pasamos por la báscula arrojándonos un peso de 10,5 kg, a nuestro parecer muy competitivo al tratarse de una bicicleta de doble suspensión y llevarla equipada con todo lo necesario para una salida al monte.

Pasamos a la acción dando las primeras pedaladas sobre la Scalpel, la sensación es que vamos muy firmes con la suspensión abierta yal optamos por ajustar la presión del amortiguador bajando algunos PSI pensando que era excesivo para nuestro peso y que una vez entrásemos en terreno roto perderíamos algo de tracción. Comenzamos por encontrarnos un terreno llano con baches en el que se nota que la suspensión comienza a funcionar y nos transmite una sensación de estabilidad y comodidad rodando a altas velocidades, no importando si no conseguimos esquivar algún bache, ya que se absorben casi sin notarlos. 

Nos enfrentamos a las primeras subidas en las que al principio echamos en falta una posición intermedia de bloqueo de la suspensión, ya que apreciamos que el amortiguador está actuando demasiado. Como solo contamos con 2 posiciones, abierta o bloqueada, decidimos volver a poner la presión del amortiguador en la que nos recomendaba Cannondale para nuestro peso. Con este ajuste de la presión, el sistema de suspensión da un giro y repetimos las subidas con una sensación diferente, la bici se torna más firme y subimos más rápido. Aquí te das cuenta que también se ha trabajado en la modificación del tarado del amortiguador para que trabaje en consonancia con la nueva cinemática y la actuación del FlexPivot, dando una sensación de ser un funcionamiento más cercano a un sistema Horst Link pero que se muestra más firme que si realmente contásemos con un casquillo o rodamiento en la vaina.

Llegamos a un terreno más técnico donde se hace aún más notable el funcionamiento de la suspensión. En bajadas lee el terreno a la perfección, se mantiene muy estable y nos da una confianza que nos lleva a tener que usar menos el freno y nos permite bajar muy rápido sin salirnos de la trazada elegida. La horquilla Lefty ocho es firme y realizamos apoyos más fuertes. Vamos bastante tumbados sobre la bici pero gracias al ángulo de dirección abierto y al offset de la horquilla, la rueda queda bastante adelantada y no tenemos problemas en absorber obstáculos que nos encontremos en la bajada, sin miedo a que un error nos lance por encima del manillar. Realmente te da una sensación de tener el control en todo momento.

En zonas con curvas reviradas es donde penaliza que la Scalpel sea un poco más larga, aunque es cierto que gracias a su ligereza y a la rigidez de la horquilla podemos moverla con facilidad y hacerla entrar en curva.

Los 100 mm de recorrido delantero y trasero ahora tienen un funcionamiento más similar, más progresivo, más parecido al de la horquilla Lefty. En las primeras bajas podemos observar como aun nos queda mucho recorrido del amortiguador por aprovechar pero que en ningún momento hemos notado que la rueda trasera fuese dando saltos. Esto nos vuelve a dar que pensar que quizás volvamos a ir algo duro de suspensión con lo cual, vamos buscando bajadas más agresivas y comenzamos a observar como no es así, el recorrido cada vez se aprovecha mejor y a medida que va llegando a su parte final se va endureciendo para conseguir evitar que se haga tope con facilidad. Tanto si tu conducción es muy agresiva como si es más tranquila, la suspensión te ofrece un funcionamiento increíble, no dejando indiferente a nadie.

En subidas rápidas y explosivas sorprende lo ágil y reactiva que se muestra, tiene una tracción increíble. La rueda trasera no se despega del suelo, el amortiguador a penas entra en funcionamiento y ahí es donde te das cuenta que entra en juego el sistema FlexPivot ofreciendo cierta resistencia a activarse consiguiendo que al dar pedales no se produzcan, a penas, perdidas en el pedaleo por el vaivén de la suspensión. Un funcionamiento más cercano al de un monopivote y que si sumamos la rigidez y ligereza que se han conseguido con este cuadro, hace que se mueva con rapidez y que invite a ponernos de pie y seguir dando lo mejor de uno mismo en la subida. 

Cuando la subida se vuelve más rota el flexPivot comienza flexar entrando en juego el recorrido del amortiguador para que la rueda trasera dibuje el terreno a la perfección y no perdamos tracción en ningún momento. En este tipo de situaciones es donde si que el sistema de suspensión se parece más a un Horst Link, independizando las fuerzas de pedaleo.

Después de esto, la sensación que nos ha dado el nuevo sistema de suspensión de Cannondale es que estamos ante un sistema a medio camino entre el monopivote y el Horst Link que intenta mejorar los defectos de cada uno de ellos, ofreciéndonos un buen comportamiento, estable y efectivo y que a buen seguro servirá de referencia para muchos.

Y a todo esto, han pasado los minutos sobre la bici, el terreno ha ido cambiando y nos hemos olvidado de usar el bloqueo de la suspensión. Señal de que el buen funcionamiento del sistema hace que no lo necesites. Aun así, y después de disfrutar por el monte con la nueva Scalpel, por los tramos de carretera si que probamos el funcionamiento del mando de bloqueo Fox. Como sabemos sobradamente, la horquilla Lefty en esta posición se mantiene muy firme, pero sorprende que el cuadro y basculante se mantienen igual de firmes, dando una sensación de que vayamos en una bicicleta hardtail. 

CONCLUSIÓN

En resumen, estamos ante una bicicleta enfocada a la competición, pero también con la intención de hacernos mejorar en todos los terrenos. Gracias a su nueva geometría actualizada, su nuevo sistema de suspensión mejorado y las mejoras introducidas en el diseño y la construcción estamos ante una mountain bike más ligera y rígida, más estable a altas velocidades, con una mejor tracción en zonas rotas y más ágil en zonas lentas. Todo esto nos hará mejorar sobre todo en las zonas más duras y difíciles, donde antes podíamos llegar a penalizar.

Además del buen funcionamiento, tiene unos buenos acabados y de serie cuenta con muchos detalles. La calidad de los componentes, la inclusión del kit Stash, las ruedas tubelizadas de serie, los protectores del cuadro… son pequeñas cosas que le dan más valor si cabe a esta bicicleta. 

Aunque como parte negativa podemos decir que cuenta con algunos componentes que son específicos para esta marca, es algo que tienen en cuenta los fabricantes de componente y que además es algo cada vez común en el resto de las marcas.

Se trata de una mountain bike de alta gama, en un rango de precio de bicicletas premium pero que cuando la pruebas te das cuenta que la inversión merece la pena. 

Especifiaciones del modelo de prueba - Cannondale Scalpel Hi-Mod 1

  • Cuadro: Cannondale Scalpel 100, BallisTec Hi-Mod Carbon, Proportional Response, FlexPivot, ChainStay
  • Horquilla: Lefty Ocho Carbon 100mm
  • Amortiguador: Fox Float DPS Factory EVOL 100mm
  • Ruedas: HollowGram 25
  • Bujes: Lefty 60 delante, DT Swiss 12x148 detrás
  • Neumáticos: Schwalbe Racing Ray delante, Schwalbe Racing Ralph detrás (29x2,25")
  • Bielas: HollowGram
  • Transmisión: Shimano XTR/XT 1x12
  • Manillar: Cannondale One Flat de carbono, 760 mm
  • Potencia: Cannondale One, Aluminio, 80 mm, 7º
  • Puños: ESI Silicona
  • Potencia: Cannondale One
  • Frenos: Shimano XTR M9100 160/160mm
  • Sillín: Prologo Dimension NDR, Tirox rails
  • Tija: ENVE Carbon
  • Conectividad: Cannondale Wheel Sensor
  • Peso: 9,76 kg 
  • Precio: 7.999€

 

 

 

 



Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!