5 consejos para el mantenimiento de tu horquilla, dale la vida que se merece

Ignacio P. - 2018-03-13 06:47:00

Será porque su mecanismo se encuentra encerrado en un lugar de difícil acceso, o porque es un elemento clave de nuestra bicicleta. Pero la mayoría de bikers no saben si realizan bien el mantenimiento de su horquilla. Aquí vamos a dar una serie de sencillos consejos para que tu horquilla reciba la vida que se merece.

Ocúpate solo de lo fácil, para lo complicado ya está el taller

Si eres muy manitas, disfrutas con la mecánica de la bici y sus componentes, y tienes conocimientos avanzados igual podrías pensar en realizar tú el mantenimiento complicado de la horquilla, pero de otra manera, ni lo intentes. Aquí te damos algunos consejos fáciles que tu mismo puedes realizar y mejoraran y alargaran la vida de tu horquilla.

mantenimiento horquilla

1. Una buena configuración es vital

Si tu horquilla es nueva y la compraste en una tienda especializada, ya te la habrán dado ajustada a tu peso. Pero si la has comprado por internet o es de segunda mano, lo primero que tienes que hacer es ir a un taller especializado y que ajusten la presión de la horquilla a tu peso. Realmente no es un proceso complicado pero necesitas una bomba de alta presión especial, y es mejor que lo hagan en un taller antes que comprarte una bomba que pocas veces utilizarás.

2.Regula el rebote

Hicimos un artículo dedicado solamente a este tema, así que te recomiendo que le eches un vistazo y dejes el rebote de tu suspensión bien afinado.

consejos mantenimiento horquilla

3.Limpieza

Es una de las tareas más sencillas y sin embargo, si no la haces con regularidad, puede ser la principal causa de un mal funcionamiento en la horquilla. Después de una salida -y más si hay barro y polvo- es muy recomendable que paséis un trapo húmedo por las barras de la horquilla para quitar los restos de suciedad que pudieran acumularse. Evita aplicar agua a presión directamente en esta zona ya que podría causar el efecto contrario y llegar a entrar agua.

4.Lubrica, o no...

Es el punto más comprometido, ya que cuenta con tantos seguidores como detractores, en cualquier caso te lo vamos a exponer y saca tú tus conclusiones. La suspensión ya lleva su sistema de lubricación interna, por lo que en teoría no habría que hacer nada mas. Pero parece que si después de limpiarla, se aplica sobre sus barras ciertos lubricantes específicos pueden hacer que el funcionamiento de la horquilla sea mejor. No te pases con el lubricante ya que es un imán para la suciedad

5.Al menos una revisión anual a fondo

Es aquí cuando la cosa se complica, y lo mejor es acudir a los profesionales. Si utilizas tu bici a diario y de manera intensiva incluso esta revisión deberás hacerla más de una vez al año. Este tipo de revisiones las hacen directamente las marcas fabricantes o talleres especializados, y en ellas se procede al cambio de retenes, aceite y revisión de casquillos y diales. Como dijimos al principio hay algunos osados que saben bien lo que se hacen y prefieren hacerlo ellos mismos, pero es totalmente desaconsejable que lo hagas si no tienes experiencia. Por muchos tutoriales que te hayas tragado en Youtube.