La cadencia de pedaleo es demasiado importante para no dominarla

Es un clásico en las charlas de cualquier grupeta. ¿Existe una cadencia de pedaleo ideal? Es preferible ir a molinillo, como si no costase, o dejar el plato pequeño para los demás y circular atrancadoEn definitiva, ¿qué es lo correcto técnicamente hablando, existen respuestas canónicas al respecto?

La respuesta es sí y no. La cadencia de pedaleo es algo muy personal, lo que vale para uno puede no hacerlo para otro. Sin embargo existen ciertas pautas relativamente universales, que todos deberíamos aplicar para lograr elegir la cadencia de pedaleo adecuada a cada circunstancia y mejorar nuestro rendimiento sobre la bici.

5 cosas que debes saber sobre la cadencia de pedaleo

La primera ya la hemos dicho: la cadencia de pedaleo ideal de un ciclista es personal e intransferible, ya que influyen multitud de circunstancias para determinarla.

La cadencia de pedaleo adecuada varía en función de si circulamos en un terreno llano o, en cambio, afrontamos un ascenso más o menos duro.

Relacionado:  4 trucos para ponerte en forma y ganar resistencia

Se suele establecer la cadencia de pedaleo óptima en unas 80 pedaladas por minuto -en llano- y 70 -en subida-. A partir de ahí, mirar el punto anterior: es una generalización aproximada.

Superar las 100 pedaladas por minuto o bajar de las 60 pedaladas por minuto se considera contraproducente. En el primer caso se eleva el consumo energético, y en el segundo aumentan las posibilidades de sufrir una lesión muscular.

En mountain bike el terreno es un factor relevante y determinante, que en ocasiones fija la cadencia sin que el biker tenga mucho margen de maniobra, ya que de no ceñirse a una cadencia concreta sufre el riesgo de patinar o no trazar correctamente.

¿Por qué cadencia optan los profesionales?

La variedad es infinita. Hemos visto a ciclistas imponerse en contrarreloj con una cadencia de pedaleo muy inferior a la que otro ciclista empleó para imponerse la semana anterior. Si bien la técnica del molinillo, que en su día impulsó Lance Armstrong y más tarde continuaron Alberto Contador o Chris Froome cada vez tiene más adeptos frente al clásico pedaleo a plato o riñón, históricamente más empleado, todavía vemos a ciclistas de élite que prefieren las cadencias bajas.

Relacionado:  Dolor de codos al ir en bici

Tres ejemplos incuestionables son Alejandro Valverde, Nairo Quintana y Tony Martin, adeptos de esa segunda opción, que han logrado a lo largo de sus carreras triunfos de la más diversa índole. Ambas alternativas son, por tanto, caminos viables hacia la victoria.

Cadencia de pedaleo

El entrenamiento teniendo en cuenta la cadencia

Como decíamos más atrás, el mountain bike es muy diferente al ciclismo de carretera en lo que se refiere a la cadencia de pedaleo. Y es que en mtb mantener una cadencia constante es tan viable como que la última historieta que te contó el más veterano de tus compañeros de grupeta sobre sus hazañas ciclistas de juventud sea cierta. El entrenamiento, por tanto, debe enfocarse ser capaz de dominar cadencias de pedaleo variadas, y sentirse cómodo en ellas.

El rodillo es una muy buena opción para adaptarse a cadencias desconocidas,  a las que nos cueste adaptarnos. Nos permite jugar con diferentes ritmos pudiendo mantener la concentración en ello de manera exclusiva, sin necesidad de prestar atención al terreno, la conducción o el riesgo de sufrir una caída.

Relacionado:  Mejora tu técnica pedaleando con una sola pierna

Cadencia de pedaleo

En resumen y como conclusión, no existe una cadencia pedaleo que se puede generalizar a todos los ámbitos, ciclistas y situaciones, menos si hablamos de mountain bike. Ahora bien, entre las 60 y las 100, máximo 110 pedaladas por minuto, debe estar el punto ideal para cualquiera. Y, bueno, nuestro cuerpo es sabio por lo que la cadencia que elijamos de manera natural, sin obsesionarnos por emplear una u otra, será muy probablemente  la más adecuada.

Murcia, 1990. Periodista.