Jenny Rissveds tras su carrera en Vallnord: "Hace dos años ya no quería vivir. Gracias"

Ignacio P. - 2019-07-09 06:23:00 - Mountain Bike

La actual campeona olímpica sigue siendo Jenny Rissveds y tras 2 años desaparecida de la competición en Vallnord consiguió un quinto puesto que a todos nos sabe a victoria. Rissveds se apartó del ciclismo tras una serie de graves problemas personales, pero este año ha regresado a la competición y en pocas carreras ya está en su sitio, luchando de nuevo con las mejores bikers del Mundo.

Jenny Rissveds ha vuelto

Con solo 22 años, Jenny Rissveds se proclamó campeona olímpica en 2016 y estaba llamada a ser una de las mejores ciclistas del mountain bike. Pero varias pérdidas familiares la sumieron en una depresión que se agudizó con la presión de competir al máximo nivel y acabó degenerando en problemas de trastornos alimenticios. Todo eso la llevó a retirarse de la competición y separarse de su equipo el Scott-SRAM en 2018.

En 2019 Rissveds retomó su carrera formando su propio equipo, el Team 31, con el que volvería poco a poco a competir pero sin la presión de obtener resultados. Pero lo cierto es que Rissveds no necesita esa presión para brillar, es puro talento.

Jenny Rissveds llegaba a Vallnord tras realizar una concentración en altura en Sierra Nevada, igual que hizo en 2016 antes de competir en Río. Y después de haber competido este año solo una vez en Copa del Mundo, en Nove Mesto acabo la 33, consiguió acabar quinta en la Copa del Mundo de Vallnord.

Las emociones florecieron en Jenny Rissveds al cruzar la línea de meta y ella misma explicaba en redes sociales sus sensaciones:

"Hace 2 años ya no quería vivir más. Gracias. Gracias a todos los que me están ayudando a seguir esforzándome en seguir hacia adelante. Y gracias, Jenny (yo). Desde que decidí volver al ciclismo, hace poco más de un año, he estado luchando con mi autoconfianza. Durante los últimos seis meses he tenido serias dudas sobre si sería capaz de volver al mismo nivel psicológico y físico que tuve en el pasado. Desde hace un par de días, estas dudas han sido reemplazadas por un poco de confianza. Ese poco de confianza me llevó arriba, abajo y alrededor de la cima de una montaña ayer.

Luché contra mis propios demonios y ni siquiera puedo describir el sentimiento de ganar esa pelea. Sin embargo, estoy bastante segura de que no fue la última, ya que los demonios internos parecen visitarnos de vez en cuando. A veces tenemos que enfrentarnos, a veces tenemos que luchar más duro, y otras veces debemos dejar que se queden en el fondo por un momento. Pero nunca dejes que te derriben. Nunca les dejes ganar. De ahora en adelante sé que todo eso vale la pena."