Una mujer en bici es el azote del machismo en Irak

Berto Gallego - 2017-03-15 16:20:28 - Destacado

Su nombre es Marina Jaber y ya la conocen como "la chica de la bici". Esta joven iraquí ha convertido el ciclismo en un método de lucha por la igualdad en su país, donde ver a mujeres pedaleando libremente por las calles no es nada habitual y está mal visto. Su cruzada contra el machismo la ha enfrentado con su padre y sus hermanos, y obligado a recibir ataques verbales y malas miradas. Así es su lucha.

Machismo

La lucha contra el machismo de Marina Jaber

La idea de Marina Jaber surgió como parte de un proyecto cultural, con el que la joven de 25 años pretendía convertir el ciclismo y la bicicleta en un símbolo de emancipación, una manera diferente de destapar el machismo en la sociedad iraquí y poner sobre el tapete los derechos de las mujeres.

Antes, en Reino Unido, había recuperado una pasión. De viaje a las islas Británicas para conocer a la familia de su prometido se animó, incitado por él, a montar en bicicleta por las calles de Londres. Lo que sintió entonces lo ha contado desde su casa de Bagdad a Maribel Hernández, periodista de eldiario.es, para un reportaje recientemente publicado: "Me sentí feliz, orgullosa, pero al mismo tiempo el sentimiento fue contradictorio. ¿Por qué no puedo hacerlo en mi país? ¿Por qué no está permitido?".

Fruto de esa experiencia nació el proyecto, desarrollado a espaldas de su familia. Marina Jaber recorrería las calles de Bagdad en una bici roja, y de su acción germinaría una exposición fotográfica para mostrar el impacto creado.

Machismo

Las malas experiencias de Marina Jaber sobre la bicicleta

La cruzada contra el machismo de Marina Jaber se ha enfrentado a las tradiciones más arraigadas de una sociedad en la que la mujer carece de los derechos más elementales. Malas miradas -como la del tendero de la imagen inferior-, comentarios hirientes e incluso empujones; fue mucho lo que la joven tuvo que soportar en su recorrido por las calles de Bagdad. En sus declaraciones a la publicación anteriormente citada asegura que llegó a "sentir miedo" y a "cuestionarse si estaba haciendo lo correcto".

El momento de mayor tensión llegó cuando alcanzó un puesto militar, en el que dos soldados franqueaban el paso al final de una calle. Marina Jaber se planteó entonces dar media vuelta, pero en un arrebato de coraje decidió seguir adelante, y para su sorpresa los uniformados se limitaron a retirar la valla para permitirle continuar con su camino. Fue entonces cuando se convenció de la necesidad de "forzar a la sociedad para alcanzar los cambios".

Es por eso que prefiere no hacer caso a las burlas algunos internautas, incluso de gente cercana a los que consideraba sus amigos y "no me dicen nada a la cara pero sí por la red". Le duele, eso sí, la reacción de su familia: "Mis hermanos dejaron de hablarme, se sienten insultados".

Machismo

El ciclismo en Irak, una vuelta a los años 70 y el germen de una revolución

La acción de Marina Jaber contra el machismo está muy lejos de haber caído en saco roto. El impacto de las fotografías ha desatado una pequeña revolución en Irak, y a la hora de poner en la balanza lo bueno y lo malo ella no tiene dudas: "Hay gente que me para por la calle para darme las gracias, para hacerles sentir de nuevo como en los años 70, cuando era habitual que las mujeres montaran en bici".

Quedadas mixtas para recorrer en bicicleta las calles de Bagdad, locales que instalan aparcabicis por petición expresa de Marina Jaber y el germen de algo mucho más grande, de una revolución contra el machismo. Y es que la joven ya ha puesto en marcha un nuevo proyecto "para proteger a las mujeres maltratadas", algo revolucionario y más que necesario en un país en el que el desamparo de las agredidas es absoluto. Coraje para llevarlo adelante, está demostrado, no le falta.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!