Probamos la Camelbak Hawg 20L, una mochila premium con alma de aventura

Mountain Bike 21 jun. 2021 18:06 Víctor P.

Tal y como vimos hace unos meses, Camelbak renovaba su gama de mochilas de hidratación de cara a la primavera-verano 2021, y justo ahora que empieza a apretar el calor y es tarea obligada salir con más agua encima hemos podido probar la Camelback Hawg de 20 litros. Una mochila de gran capacidad para los que disfrutan de largas jornadas sobre la bici.

Camelbak Hawg 20L: gran volumen, calidad y ajuste

Abordamos el que es sin duda el modelo de mayor capacidad del catálogo, enfocado a los más aventureros y a quienes buscan lanzarse durante largas jornadas pedaleando en autosuficiencia. Como su nombre indica, su capacidad es de 20L, reducidos a 17 si llenamos la bolsa de hidratación.

A primera vista destaca su gran calidad en la construcción, algo que se confirma al tacto y después pudimos comprobar pedaleando con ella. El tejido exterior es casi en su integridad ripstop, resistente a los desgarros, e incluye cierres magnéticos, costuras muy bien terminadas y varios tipos de mallas elásticas muy transpirables, fabricadas en su mayoría a partir de plásticos reciclados.

Sujeción y ventilación

Tanto el respaldo como todas las correas que sujetan la mochila al cuerpo son bastante llamativas por su gran ventilación. A diferencia de otras mochilas, en ésta disponemos de una sujeción lumbar bastante ancha, que nos proporciona un extra de confort a la hora de distribuir el peso y ajustarla al cuerpo.

El respaldo cuenta con la tecnología Air Support Pro, un panel semirrígido con tres espumas y una rejilla muy ventilada que crean un flujo de aire detrás de la espalda, evitando así al máximo la incómoda sudoración que provocan las mochilas en esta zona. Además, gracias a su rigidez, aunque llevemos la bolsa de hidratación llena, la espalda no se deformará como sí pasa en otras mochilas.

Con ello, las hombreras y las correas lumbares también están fabricadas con una rejilla acolchada que facilita esa ventilación.
Son muchos los detalles que encontramos en todas estas correas, desde el cierre magnético de la correa del pecho para poder manipularlo con una sola mano, hasta los velcros para recoger el sobrante de los tirantes y que no estorben ni corran el riesgo de engancharse en cualquier lado.

Volumen y almacenamiento

La mochila cuenta con cuatro compartimentos principales y cuatro bolsillos más pequeños y específicos, además de otro tipo de sujeciones.

En la parte más exterior encontramos un bolsillo expandible y abierto por encima destinado a guardar rápidamente cualquier objeto que queramos llevar más a la mano y no queramos mezclar en el interior, como una chaqueta llena de barro.

Justo encima disponemos de un pequeño bolsillo cuyo interior es muy suave y que está destinado a guardar las gafas o, en su defecto, cualquier objeto que no queramos que se raye como pueda ser una GoPro o incluso el móvil.

Acercándonos cada vez más a la espalda tenemos un gran bolsillo plano que abre hasta la propia base de la mochila, donde almacenar pequeños accesorios en sus distintos compartimentos. Y justo detrás, el compartimento principal y de mayor espacio, en el que vamos a encontrar un bolsillo dedicado a asegurar la batería de repuesto de una e-bike -aunque perfectamente utilizable para cualquier otro propósito- y un panel para otros objetos planos como ropa de cambio.

Finalmente, bien pegado a la espalda y diferenciado con una cremallera azul está situado el compartimento para la bolsa de agua de 3L que viene incluida. Además, este hueco es compatible con el protector de espalda CE1621-2 de nivel 2, para aquellos riders que transiten senderos algo más salvajes y busquen un plus de protección.

Como extra, en el lateral izquierdo de la mochila se esconde un bolsillo muy sutil, pensado para meter objetos de valor como una cartera o el móvil y poder acceder a ellos sin tener que quitarnos la mochila. Evitando así que vayan tan expuestos como en los bolsillos del cinturón lumbar, pensados para geles u objetos de uso más regular.

El tubo de hidratación sale por la parte derecha de la mochila y posee diferentes opciones de sujeción, entre ellas un imán que se adhiere cómodamente al ya presente en la correa pectoral.

Siendo una mochila específica para MTB, ésta incluye dos sujeciones externas, una dedicada a enganchar el casco en las correas de compresión y otras dos en la parte inferior para asegurar cualquier elemento, como unas protecciones, un pequeño trípode o incluso un pad para sentarnos en el suelo como el que llevamos en la foto.

Como elemento extra, la HAWG incluye una pequeña cartera donde organizar nuestras herramientas u otros pequeños objetos.
Aunque eso sí, echamos de menos una funda para la lluvia, como muchas otras marcas incluyen con su propio bolsillo específico, y que debería ser algo obligado en una mochila de estas prestaciones y sobre todo, este precio.

Conclusión

En Camelbak saben lo que hacen y sin duda nos encontramos ante una mochila de alta capacidad con un acabado muy premium y que, pese a no ser precisamente ligera -1015gr- distribuye homogéneamente la carga en todo nuestro cuerpo, siendo muy fácil de llevar encima durante largas horas, incluso en las rutas de más calor.

Además, nos ofrecen garantía de por vida como prueba de la fiabilidad de sus productos.

La Camelbak HAWG está disponible en dos colores, negro y gris, y tiene un precio de 169,99€.

Camelbak Hawg

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!