Probamos a fondo la Cannondale Scalpel HT, la primera hardtail de nueva generación

Mountain Bike 21 nov. 2021 08:11 David R.

Hace solo unos días os traíamos la presentación de la nueva Cannondale Scalpel HT, en el que dábamos a conocer las características y novedades más importantes de la misma. Ahora tras varios cientos de kms sobre la Cannondale Scalpel HT Hi-Mod 1 os traemos un análisis más detallado y todas las sensaciones que nos ha transmitido.

Adiós F-Si, hola Scalpel HT

Los cambios en los circuitos de XCO, cada vez más técnicos y con bajadas de vértigo, está llevando a las marcas a rediseñar sus modelos de competición. Esto mismo es lo que ha ocurrido con la Cannondale Scalpel HT. La idea es clara, fabricar la bicicleta más rápida, capaz de subir con aceleraciones explosivas y desenvolverse con total soltura en cualquier bajada por complicada que sea.

Para conseguir la mayor ligereza sin perder un ápice de rigidez se ha optado, como era de esperar, por el mejor carbono que tiene la marca, el BallisTec Hi-MOD. No era el principal objetivo a buscar, sin embargo, el nuevo diseño también ha hecho que su peso se vea reducido quedando en 895 g sin accesorios (980 g con todos los accesorios), algo que los bikers más exigentes suelen tener en cuenta.

Sigue unas líneas estilizadas volviéndose solo más musculosa en la zona de la pipa de dirección.

A simple vista se aprecian dos notables cambios, el ángulo de dirección más lanzado buscando hacerla más capaz en las bajadas y el triángulo trasero con tirantes bajos, algo que se sale de la estética habitual que hasta ahora seguía su predecesora, la F-Si. Este cambio último se debe a la búsqueda de dos rasgos que por lo general son opuestos, la flexibilidad y la rigidez. Bajando los tirantes se obtiene un triángulo trasero más compacto provocando que sea más rígido ante torsiones. Una medida heredada de su modelo de carretera, la SuperSix Evo.

En cambio, tener esa rigidez puede repercutir de forma negativa en la transmisión de las imperfecciones del terreno hacia el biker. Para ello se usa la flexión del carbono en zonas específicas del cuadro. Ya es costumbre ver en sus modelos la tecnología SAVE, una microsuspensión obtenida por la flexión del propio carbono. En este caso se va un paso más allá, y se ha buscado una mayor flexión vertical en la zona concurrente de vainas y tirantes con el eje de la rueda trasera. Con esto han conseguido una Flex-Zone similar al Flex-Pivot de la Scapel, su hermana de doble suspensión. A esto también le sumamos el uso de la tija de 27,2 mm para tener la mayor comodidad posible en un bicicleta rígida.

El tipo de pedalier se mantiene, un Press Fit 30 de 83 mm. Si algo funciona, por qué cambiarlo.

Una cosa que no encontramos en la Scalpel HT es la transmisión desplazada Ai. En su lugar encontramos un nuevo standard de línea de cadena de 55 mm que viene a ser muy similar a la que se conseguía con el concepto Ai. Con esto Cannondale ha obtenido tener los beneficios de un paso de rueda más amplio y construcción de ruedas más sólidas, además de abrir el abanico de compatibilidades con componentes de otras marcas. Algo que a buen seguro será bien recibido por los usuarios y que a la vez demuestra como sus ideas influyen en la industria ciclista.


Un detalle que nos ha sorprendido ha sido la vuelta al cierre tradicional de la tija del sillín. En la versión F-Si este quedaba integrado en el tubo vertical, dando una imagen muy limpia en esa zona. Sin embargo, en esta ocasión se ha optado por el tradicional en aras de conseguir simplicidad y ligereza.

Lo que si se mantiene en este cuadro es el sistema de eje Speed Release en la rueda trasera, que nos permite desmontarla si tener que sacar el eje por completo, algo que para las competiciones de XCO puede hacernos ganar unos segundos en caso de tener que cambiar una rueda. A este sistema se une el empleo de la patilla UDH que favorece la compatibilidad de los componentes. Cuenta con un minimalista guía cadenas para asegurar que esta siempre permanece en su sitio.

Una novedad más es el sistema de guiado de cables interno. Los orificios de entrada se encuentran en la pipa de dirección y ofrece como novedad la posibilidad de realizar el montaje con funda completa de principio a fin, o colocar solo funda en las partes exteriores. En el primer caso tendremos la seguridad de que el funcionamiento del cable va a ser siempre el correcto, ya que se encuentra protegido de cualquier agente externo, en cambio si se hace el montaje solo cubriendo las partes externas conseguiremos ahorrar unos 50 gramos.

En este novedoso cuadro solo echamos en falta un bloqueo de dirección. Puede evitar golpes críticos de los periféricos con el tubo horizontal. Un complemento que sería bien recibido por la gran mayoría de usuarios.

Nueva Lefty Ocho 110 mm

Dentro de la gama Scalpel HT, Hi-Mod 1 es la única versión que encontramos montada con la horquilla Lefty Ocho 110 mm. Se trata del modelo que mantiene la misma estructura que la de 120 mm modificada para ofrecer esos 110 mm de recorrido (se puede ajustar para llevarla hasta los 120 mm).

Cannondale ha presentado este cuadro como la primera hardtail concebida para horquillas con más de 100 mm de recorrido.

Estos 10 mm extras van a relajar 0,5º más su ángulo de dirección. Además de beneficiarse de una mayor absorción y el plus de sensibilidad que aporta la versión Lefty Ocho 120.

Al tener un mayor recorrido y un ángulo de dirección más relajado, se tiene que jugar con el offset de la horquilla para conseguir unas reacciones similares a las de la Lefty Ocho de 100 mm. Es por ello que en el caso de la Lefty Ocho 120 el offset es de 50 mm.

Geometría adaptada a las nuevas exigencias

Sin duda, los cambios más importantes están en su geometría. Es ahí donde se ha trabajado para dar a la Scalpel HT las características necesarias para ir más rápido en todos los terrenos.

Se deja atrás la geometría racing de la F-Si para pasar a unos valores más similares cercanos a bicicletas de trail, una renovación enfocada a conquistar cualquier circuito de XCO.

El modelo que hemos probado es el único que equipa horquilla de 110 mm, lo que modifica algo más su geometría. Para empezar, su ángulo de dirección es de 66,5º, bastante lejos de los 69º que declaraba la F-Si (67º en los modelos Scalpel HT con horquillas de 100 mm). Con esto, la Scalpel HT obtiene una estabilidad y seguridad bajando que algunos podrían echar en falta en la F-Si, aunque esos 69º, por aquel entonces, ya suponían un valor progresivo dentro del segmento.

El ángulo del tubo del sillín se va a 74,5º, algo más vertical que su predecesora. Se busca ganar en eficacia de pedaleo para compensar la dirección tan relajada y con ello mantener, en la medida de lo posible, sus propiedades escaladoras. El reach se queda en 423 mm, solo 3 mm superior al de la F-Si.

Una de las características más innovadoras que encontramos está en su longitud de vainas. Aplicando la filosofía Proportional Response, se han diseñado unas vainas de diferentes longitudes en función de la talla del cuadro. Varían desde los 430 mm hasta los 445 mm. Con esto se consigue que el peso del biker quede lo más centrado posible para obtener unos valores de tracción y manejabilidad inimaginables.

Montaje ligero y de calidad

En el montaje de la Hi-Mod 1 predomina el uso del fiable y más que probado grupo Shimano XT con el añadido del cambio trasero XTR. Respecto a la F-Si solo cambia que esta usaba también el pulsador XTR. Equipa un cassette 10-51 y un plato 34T, un desarrollo más que suficiente para afrontar cualquier situación.

Con los frenos, se pasa de usar unos XTR a llevar unos XT. Entre ellos hay diferencia en el tacto y la progresividad de la frenada. Salvando la diferencia de peso probablemente haya bikers que prefieran tener de serie los XT. En la rueda delantera se usa un disco de 180 mm, quizás excesivo para un uso XCO pero que puede venirnos muy bien en las bajadas largas que podemos encontrar en un XCM.

Para las bielas se sigue optando por las HollowGram de aluminio que vieron la luz con la presentación de la Scalpel en 2020.

En el apartado ruedas se confia en las llantas HollowGram 25 de carbono con ancho interno de 25 mm, montadas sobre unos bujes HollowGram con sistema de trinquetes de DT-Swiss. Sobre ellas nos encontramos con unos neumáticos Schwalbe Racing Ray delante y Racing Ralph detrás, ambos en medida 2,25”. En el buje delantero encontramos el sensor de rueda Cannondale, desarrollado en colaboración con Garmin y que nos permite almacenar información sobre nuestras rutas, además de controlar periodicidad de las revisiones… una vez lo vinculamos con la app de Cannondale en nuestro smartphone.

El resto de componente, a excepción del sillín Prologo Dimension NDR, son también de la firma norteamericana. Tija de carbono de 27,2 mm, manillar plano de carbono de 760 mm y potencia de aluminio, todo corren a cargo de Cannondale. Incluso para esta Scalpel HT se recurre a puños de fabricación propia, dejando de usar los EsiGrip.

En acción con la Cannondale Scalpel HT

Nada más recibir la bicicleta pudimos comprobar que viene en la caja completamente montada, solo tenemos que sacarla y ajustar nuestras medidas para poder empezar a disfrutar de ella, un detalle para los menos “manitas” de la mecánica. El acabado de pintura usado en la versión Hi-Mod 1 con efecto de salpicaduras sobre el fondo blanco, es el mismo diseño usado en las bicis del Cannondale Factory Team en la copa del mundo de XCO. Aunque también está disponible en un completo color negro.

Antes de salir a rodar y como viene siendo costumbre, pasamos a la Scalpel HT por nuestra bascula. Se detiene en 9,950 kg con pedales, portabidón y líquido tubeless, lista para salir, un peso que puede estar algo lejos de algunas bicicletas rígidas que encontramos en el mercado. Al subirnos esperábamos encontrarnos con una posición agresiva por el hecho de ser una rígida de competición, sin embargo, la posición queda muy centrada sobre la bicicleta sin sobrecargar las manos, esto en parte es debido a que el tubo del sillín es más vertical, han acortado la potencia y solo han alargado el reach 3 mm, siguiendo con su concepto de geometría OutFront.

Salimos directamente a nuestro circuito de pruebas a exprimirla en todas las situaciones posibles. En subidas podemos diferenciar dos situaciones, repechos cortos y subidas largas. En repechos cortos se puede llegar a pensar que el peso vaya a ser un factor determinante, pero lo que notamos es una ligereza dinámica. Cada golpe de pedal se transfiere a la rueda trasera realmente bien, el reparto de pesos bicicleta/biker que se consigue gracias al Proportional Response hace que la movamos fácilmente al ponernos de pie y la sensación de ser más ligera de lo que indicaba nuestra báscula. La posición centrada favorece pedalear en una posición cómoda.

Ya sea empujando con fuerza mientras estamos sentados o de pie sobre los pedales. La bicicleta siempre se mueve suave y constante, acelera muy bien de forma progresiva. Sin perder en ningún momento tracción en el tren trasero.

En las subidas técnicas es fácil de pasar cualquier obstáculo. El ángulo de dirección abierto a penas se nota en este tipo de subidas, permanece bien equilibrada y pegada al suelo, sin ser necesario en absoluto posicionar nuestro cuerpo sobre la parte delantera. Solo en zonas muy reviradas es cuando se nota que es algo menos ágil que la F-Si.

En subidas largas y tendidas si penaliza algo el peso, no obstante, esto se compensa con la cómoda posición en la que vamos sentado sobre la bici. Estar bien situado sobre el sillín, sin posturas forzadas, hace que podamos centrarnos en llevar un pedaleo más efectivo.

En bajadas quizás sea donde más se nota la diferencia con su predecesora, la F-Si. Tener un ángulo de dirección de 66,5º y la Lefty Ocho de 110 mm de recorrido hace que todo sea un poco más fácil. Es mucho más estable y segura, dejándonos bajar mucho más relajado.

En las zonas técnicas es controlable y precisa, se mueve fácilmente entre rocas y raíces. El tren delantero ahora es más estable sin perder apoyo en los cambios de dirección, permitiéndonos llevarla en todo momento por la trazada que queremos.

En zonas de bajadas rápidas entra en juego nuevamente la geometría Proportional Response dándonos confianza en esta situación, ya que la posición centrada y el equilibrado reparto de pesos nos da estabilidad y nos permite moverla a la perfección.

Gran parte del carácter de la Cannondale Scalpel HT se debe a la horquilla Lefty Ocho de 110 mm. Esta rígida está pensada para maximizar el control en los descensos y el hecho de contar con esta suspensión de 110 mm le aporta un plus en este aspecto.

Se necesita mucha sensibilidad para sentir la diferencia de recorrido entre los 100 y los 110 mm, pero si que se siente un mayor control del tren delantero en curvas y más precisión copiando el terreno en zonas rotas. Todo esto nos ayuda a conseguir unas trazadas más limpias y seguras.

La frenada es potente, los frenos Shimano XT tienen una buena relación calidad precio y se muestran fiables y poderosos en todas las situaciones, incluso en descensos largos. No se vuelven esponjosos. Contar con un disco de 180 mm en el tren delantero garantiza tener potencia de frenado en largas bajadas, pero como comentábamos, de cara a carreras de XCO es una medida excesiva. Sería suficiente uno de 160 mm, además supondría el ahorro de algunos gramos en el peso final.

Viendo las características y la geometría de la Cannondale Scalpel HT podemos llegar a pensar que no es una pura sangre de competición, pero más allá de eso podemos decir que se ha rediseñado la forma de afrontar las nuevas exigencias de los circuitos.

Se siente más reactiva de lo esperado. El tubo de sillín a 74,5º realmente permite una excelente posición de empuje, puedes tener un pedaleo efectivo con menos esfuerzo.

Algo por lo que se podría optar sería por usar unos neumáticos con más balón, quizás unos 2,35”, con ellos se tendría aún más comodidad en ambas ruedas a la hora de afrontar rocas y raíces.

Por otro lado, hay una característica que no se percibe en el momento, sino que es tras una larga jornada de pedaleo donde se aprecian los beneficios de las zonas de flexión, vainas y tirantes delgados, además de una tija de 27,2 mm, todo junto permite filtrar las vibraciones transmitidas por el terreno y eso se transforma en que hemos sido capaces de aguantar varias horas de pedaleo sin tener ningún tipo de molestias.

Conclusión

Sin duda la nueva Cannondale Scalpel HT es toda una declaración de intenciones por parte de la marca, una rígida moderna orientada al nuevo XCO. Capaz de ofrecer un buen rendimiento subiendo y mucha seguridad bajando. Equipada con un montaje a prueba de fallos y una estética que no deja a nadie indiferente.

La Cannondale Scalpel HT Hi Mod 1 que hemos probado tiene un precio de 6.999€, pero la gama empieza desde los 2.499€ y aquí puedes ver todos los modelos y montajes.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!