Probamos la GT Force Carbon Pro LE: una referencia en el lado más salvaje del MTB

Mountain Bike 28 dic. 2021 18:12 Manuel

Hace pocos meses fue renovada la GT Force, toda una referencia en las Enduro World Series que ahora llega una nueva versión en fibra de carbono. Estamos ante una mountain bike de gran recorrido que lo tiene todo para convertirse en la bici principal de los que buscan adrenalina y diversión. Hemos tenido la ocasión de poner a prueba la GT Force Carbon Pro LE y aquí te lo contamos todo.

GT Force Carbon Pro LE: diseñada y montada para convertirse en la MTB principal de los adictos a las bajadas

GT siempre ha sido especialista en diseñar bicis para modalidades agresivas incluso antes de que nos familiarizáramos con el término “enduro”. Y en esta época en la que se ha llegado a unos niveles de tecnología y prestaciones asombrosas, la emblemática compañía no se iba a quedar atrás.

La GT Force Carbon Pro LE presenta un cuadro con triángulo principal fabricado en carbono, e incluye por supuesto el legendario triple triángulo de la marca. Dispone de un nuevo sistema cableado interno y un protector de goma bastante robusto en la parte baja del tubo diagonal.

El basculante, fabricado en aluminio, aporta resistencia al conjunto y algunas novedades interesantes, como el punto de giro principal ubicado en una posición elevada, algo bastante común en bicis de DH y que está empezando a ser tendencia también en bicis de enduro.

Detalle de la protección del tubo diagonal

El pivote alto tiene grandes ventajas en cuanto a sensibilidad y absorción de la suspensión trasera, ya que la rueda se desplaza hacia atrás al comprimirse la suspensión, siguiendo la dirección de los impactos. El gran inconveniente de este sistema es su alta interacción con la pedalada, en concreto un excesivo “pedal kickback”, pero se soluciona con esa polea de reenvío que vemos ubicada a la altura del pivote que desvía la trayectoria de la cadena a la vez que hace de guía. Con esta solución se obtienen todas las ventajas del pivote alto y se neutralizan los efectos negativos.

Al margen de la ubicación del pivote principal, el sistema 4 bar de suspensión trasera ofrece 160 mm de recorrido con una gran independencia de la frenada.

Geometría

La GT Force viene con una geometría agresiva, siguiendo las últimas tendencias, e incluso yendo un paso más allá en algunos aspectos.

Tiene un ángulo de dirección tremendamente lanzado con 63.5º, lo que nos habla claramente de las intenciones de la Force. El ángulo de sillín es de los más verticales que hemos visto con 78º, lo cual nos colocará en una posición muy adelantada respecto al pedalier y nos favorecerá mucho en las subidas.

El reach de la Force también es muy generoso, como también viene siendo tendencia, situándose en 455 mm para la talla M.
Y un detalle muy particular de esta GT es la utilización de un sistema flipchip en las punteras con el que, variando su posición de montaje, se puede modificar la longitud de las vainas en 10 mm, pasando de 435 mm a 445 mm. De esta manera podemos alargar las vainas si queremos aún más estabilidad a altas velocidades de la que de por sí ofrece esta bici. O también tiene mucho sentido en usuarios de gran estatura que usen tallas grandes y así poder alargar las vainas en consonancia con el resto de medidas de la bici.

flipchip GT Force
Cambiando de posición el flipchip se puede "alargar" la bici para ganar estabilidad

Todas estas medidas resultan en una longitud total bastante grande, siendo en talla M de 1240 mm entre ejes, o 1250 mm si usamos la configuración larga de las vainas.

Las atractivas formas y líneas de la bieleta

Otra particularidad del diseño del cuadro es su reducidísimo standover, ya que su corto tubo vertical (en talla M de 41mm) unido a las formas de su triple triángulo, hacen que dispongamos de un espacio amplísimo para nuestra libertad de movimientos.
Y a pesar de ser un cuadro muy compacto, admite el montaje de un portabidón y tiene el espacio suficiente para albergar un bidón de gran capacidad.

Montaje

La elección de cada componente en la GT Force Carbon Pro LE parece orientado a convertirla en un artefacto infalible para devorar senderos a alta velocidad.

Comenzando por las suspensiones, estas han sido confiadas a RockShox y montan los máximos exponentes de la marca tanto en la horquilla como en el amortiguador.

La horquilla es la RockShox ZEB Ultimate, que nos otorga 170 mm de recorrido. Una horquilla tan robusta que solo la distinguiríamos de una de puro descenso por ser de pletina simple. Con barras de 38 mm y un chasis ultra reforzado, esta horquilla viene preparada para soportar el trato más duro en los senderos más agresivos.

En su versión Ultimate, la ZEB cuenta con el cartucho Charger 2.1 con regulaciones independientes de compresión en baja y alta velocidad, además del rebote. También monta retenes SKF de ultra baja fricción, para una mayor suavidad.

En la trasera tenemos el amortiguador RockShox Super Deluxe Ultimate que, aparte de ofrecernos el muelle neumático DebonAir, ampliamente configurable, tiene diales de regulación de rebote, compresión a baja velocidad y una palanca para minimizar el movimiento durante los tramos de pedaleo.

Ya hemos comentado que este cuadro tiene un standover muy reducido. Pero para poder aprovecharlo al máximo montan una tija muy particular. Se trata de la tija telescópica Tranz X +Rad que tiene la cualidad de tener un recorrido regulable. De esta forma pueden montar un recorrido de tija muy largo (150 mm para la talla S, 170 mm en la M y 200 mm en el resto). Y lo hacen sin arriesgarse a que quede el sillín demasiado alto para según qué usuario, ya que de una manera muy sencilla y sin herramientas se puede limitar la extensión máxima de la tija en 1, 2 o 3 centímetros.

El resto del montaje sigue en la línea de ofrecer las máximas garantías. Las ruedas combinan buje delantero Fórmula y trasero Sram MTH 746 con llantas WTB KOM Trail i30, las cuales ya hemos probado en múltiples ocasiones con gran resultado.
Los neumáticos Maxxis Assegai y Minion DHR2 con compuesto 3C y carcasa EXO+ son también una apuesta segura.
Para el grupo se recurre al sistema Sram Eagle combinando el GX con el XO1 y una bielas Truvativ Descendant con plato de 32 dientes.

Los frenos se confían también a Sram con los potentes y regulables Code RSC, con discos de 220 y 200mm.
El resto de componentes son en su mayoría de la propia marca y nos han parecido muy correctos, destacando el manillar que aun siendo de aluminio tiene unas formas atractivas y un rise de 30mm y longitud de 780mm que nos coloca en una posición de control.

¡Nos vamos a los senderos!

Nada más recibir la GT Force ajustamos medidas, presiones e hicimos un primer setting de suspensiones, todo fue rápido y con la única idea de irnos lo antes posible a buscar las bajadas más divertidas con ella.

En los primeros metros recorridos nos llamó la atención un par de cosas. La suspensión con la palanca abierta no tiene una oscilación para nada excesiva con el pedaleo, y si cerramos la palanca el movimiento no se siente en absoluto. No quiere decir que sea un bloqueo total porque si presionamos el sillín en parado cede algo, pero en marcha no hay oscilación. Incluso en alguna rampa podemos pedalear de pie, lo cual nos llama la atención en una suspensión que luego es de lo más absorbente y tragona. Otro detalle fue que la postura sobre ella es muy natural y cómoda, pero sí que notamos claramente su tubo de sillín tremendamente vertical con sus 78º.

Estamos muy a favor de esta tendencia de adelantar el sillín en bicis de enduro porque favorece mucho el pedaleo en subidas y ayuda a compensar las limitaciones de este tipo de bicis en los ascensos. Pero va llegando un punto en el que en llano se nota que vamos demasiado adelantados. En nuestra opinión estos 78º son un buen límite, y con el pequeño margen que nos dan los raíles del sillín podemos encontrar nuestro equilibrio.

Como hemos dicho hay una buena eficiencia de pedaleo y, teniendo en cuenta el tipo de bici que llevamos, los ascensos los afrontamos con bastante solvencia. Eso sí, el peso de la bici está ahí. No llevamos una bici ligera sino más bien al contrario, es una bici de lo más robusta y el peso que marcó en nuestra báscula fue de 15,78kg sin pedales.

Además su geometría está pensada para funcionar muy bien a altas velocidades por lo que, en ascensos y, en general, cuando vamos despacio no tiene ese nervio y agilidad de otro tipo de bicis. Aun así no cuesta trabajo acostumbrarse a ello y es un peaje muy pequeño en comparación con las enormes cualidades de las que vamos a disfrutar en cuanto el terreno empieza a favorecernos.

Una vez que empezamos a coger velocidad la cosa cambia. Lo primero que notamos es la suavidad y sensibilidad de las suspensiones. Con las más pequeñas irregularidades ya está trabajando la horquilla y el amortiguador. Este hecho, unido a la geometría tan estable que ofrece la Force nos da una sensación de seguridad y control absolutos.
Cuando llega el momento de trazar curvas es asombrosa la facilidad con la que podemos mover una bici que, a priori según sus medidas se podría notar algo lenta, pero en cuanto tenemos algo de inercia se deja manejar, y es tanta la seguridad y el agarre que notamos que entramos con total confianza en curvas, ya sean peraltadas o rotas y abruptas.

A la facilidad de manejo contribuye mucho el hecho de contar con una tija de 170 mm en la talla M y un cuadro tan compacto. Nos da mucha confianza también al bajar grandes escalones o tramos de gran desnivel.

Tras varias pruebas con el ajuste de las suspensiones llegamos a un punto que se acerca bastante a un funcionamiento perfecto. La horquilla Rock Shox ZEB Ultimate se muestra tremendamente sensible ante pequeños impactos, pero con el ajuste adecuado de compresión a baja velocidad no se comprime más de lo necesario en fuertes frenadas o en cambios de peso afrontando fuertes pendientes. Esto hace que la geometría de la bici no se altere y en los momentos más críticos seguimos teniendo seguridad y control. Y por supuesto cuando se trata de absorber grandes impactos o recepciones, la ZEB lo hace con tal facilidad que nos hace parecer mejores riders.

Una de las mayores cualidades de la GT Force Carbon Pro LE es el gran aplomo del que hace gala a gran velocidad. Su geometría está claramente enfocada a ello y a veces, en senderos poco revirados nos recuerda a la sensación de llevar una ebike, pero cuando se requiere de algo más de agilidad, se diferencia de ésta claramente permitiéndonos meterla con autoridad en las trazadas.
El mencionado aplomo hace que la GT Force en los saltos se sienta muy estable y controlada. De hecho, hace que llevemos nuestro límite un poco más allá.

No hemos hecho mucha mención al funcionamiento de sus componentes ya que estos son de contrastada fiabilidad. Los hemos puesto a prueba en múltiples ocasiones y siempre con buena nota. La combinación que trae la GT Force de Sram GX y XO1 Eagle muestra un funcionamiento muy difícil de mejorar.

Mención especial merecen los frenos Sram Code RSC con sus enormes discos de 220 y 200mm. Les sobra capacidad para mantener bajo control en todo momento a la Force y, además, las regulaciones de la maneta permiten adaptar el recorrido y posición de ésta de manera que, sean cuales sean nuestras preferencias, podemos encontrar nuestro ajuste personal.

GT Force Carbon Pro LE: una mountain bike para disfrutar del lado salvaje del MTB

Después de una temporada poniendo a prueba a la Force (o más bien poniéndonos ella a nosotros a prueba), nos hemos reencontrado de nuevo con la esencia del freeride. Y esta bici te da todas las armas para devorar senderos de bajada con toda autoridad. No hay nada que podamos echar en falta en cuanto a prestaciones cuando el terreno se pone divertido. Y lo mejor es que la evolución y la tecnología que disfrutamos hoy día, hacen que una bici de estas características te permita pedalear y llegar a cada cima sin quitarte las ganas de repetir una y otra vez.
La GT Force prometía diversión y no nos ha defraudado.

GT Force Carbon Pro LE: especificaciones y precio

  • Cuadro: Force Carbon 29”, High Pivot LTS, 160mm travel

  • Horquilla: RockShox ZEB Ultimate, 170mm, 44mm offset

  • Amortiguador: RockShox Super Deluxe Ultimate, 230x65mm

  • Cadena: Sram GX Eagle

  • Bielas: Truvativ Descendant 7K, Dub, 32t

  • Cambio: Sram X01 Eagle, 12 speed

  • Pulsador: Sram GX Eagle, 12 speed

  • Cassette: Sram XG-1275, 10-52T

  • Llantas: WTB KOM Trail i30, Tubeless ready

  • Neumático delantero: Maxxis Assegai, 29x2,5”, 3C MaxxTerra, EXO+, Tubeless ready

  • Neumático trasero: Maxxis Minion DHR II, 29x2,4”, 3C MaxxTerra, EXO+, Tubeless ready

  • Bujes: Formula / Sram MTH 746

  • Frenos: Sram Code RSC, 220/200mm

  • Manillar: GT Alloy Riser Bar, 780mm, 30mm rise

  • Potencia: GT Alloy

  • Sillín: Fabric Scoop Shallow Sport

  • Tija: Tranz X +Rad 31,6mm, Adjustable Height (S-150mm, M-170mm, L/XL-200mm)

  • Precio: 6.099€

La GT Force Carbon está disponible en otros dos montajes, la Carbon Pro por 4.999€ y la Carbon Elite por 3.899€. Podéis echarle un ojo a la gama completa en la web oficial de GT.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!