Probamos la GT Grade Bolt, una gravel eléctrica para utilizar todos los días

Carretera 20 may. 2021 15:05 Ignacio P.

La gama Grade está reservada para las gravel de la marca californiana GT, y a principios de 2021 incluyó una nueva serie con motores eléctricos completamente integrados en la geometría y estética de los modelos convencionales. El resultado es una eBike de diseño muy atractivo que se puede convertir en la bici perfecta tanto para moverse por la ciudad como para rutas de gravel y bikepacking. Durante algunas semanas hemos estado rodando con la GT Grade Bolt y aquí van nuestras impresiones.

GT GRADE BOLT

 GT Grade Bolt, una eBike perfecta para todo

Desde que la sacamos de la caja hay un par de comentarios que se repiten entre la mayoría de gente que se detiene delante de la GT Grade Bolt, el primero suele hacer referencia a su estética; "qué bonita es" y el segundo suele venir cuando les dices que tiene motor; "ah, ¿pero es eléctrica?". Sin duda su estética con el triple triángulo GT y su asistencia eléctrica integrada completamente gracias al sistem Mahle X35 son las dos características más destacables de esta bici.

Aún no lo hemos dicho, pero estamos ante una bici fabricada en alumino 6061 y con la horquilla de carbono. Nosotros hemos podido probar el modelo intermedio de la serie, pero lo cierto es que entre estas Grade eléctricas no hay ninguno con el cuadro de carbono. No sería raro verlo en un futuro.

La GT Grade monta ruedas de 700c y aunque esta Bolt incluye neumáticos de 40mm acepta hasta de 42mm.

Los tirantes rodean el tubo vertical sin tocarlo

Pero lo más destacable del cuadro son sus tirantes flotantes que desde la rueda trasera traspasan el tubo vertical sin tocarlo para conectar con el tubo superior. De esta manera la bici tiene una estética muy reconocible gracias al triple triángulo que se forma y lo utiliza como mecanismo para absorber la vibraciones traseras. Anteriormente, GT soldaba estos tirantes al tubo vertical para darle rigidez al cuadro, pero desde 2020 ha evolucionado su concepto para mejorar la flexión sin comprometer la rigidez. Todo un acierto, como podríamos comprobar después.

Motor MAHLE ebikemotion X35

Para no romper la líneas conseguidas en sus modelos convencionales, la GT Grade Bolt integra el sistema MAHLE ebikemotion 35. Un sistema de asistencia que alberga un motor de 250 W en el buje trasero y una batería de 250 Wh en el interior del tubo diagonal. El resultado estético es sencillamente impecable, las bicicletas que lo montan no parecen que sean eléctricas. No estamos ante el motor más potente, pero aquí tampoco se busca. Predomina la eficiencia.

Solo un botón basta para controlar la asistencia

Y por terminar con el apartado estético, las soldaduras se aprecian contundentes pero han sido bien acabadas. El sistema de tirantes flotantes y el destino de la GT Grade Bolt hacia duras rutas de gravel, incluso con bastante peso encima, sitúan a las soldaduras como zonas sensibles de la estructura por lo que nos parece que su aspecto, pese a ser lo de menos, está muy bien conseguido.

Frenos Flat Mount

El cuadro de esta GT Grade Bolt, y la horquilla, tiene multitud de ojales para instalar varios portabidones, bolsas para bikepacking o instalar alforjas.

GT Grade Bolt: montaje

Como ya hemos dicho, el modelo Bolt es el intermedio de la serie eléctrica Grade. Aún hay uno por debajo, con el manillar plano (Grade Current) y otro por encima (Grade AMP) que monta monoplato con el grupo GRX 800 y neumáticos de más balón. Pero vamos a centrarnos en el montaje de esta Bolt.

Estamos ante una eBike de gravel de gama media que pretende ser muy polivalente, así que la elección de componentes está completamente dirigida en esta dirección y tenemos que resaltar que el valor añadido de esta GT Grade Bolt reside en el concepto de combinar el nuevo sistema de asistencia MAHLE ebikemotion X35 con su particular diseño de triple triángulo.

La horquilla de carbono propia de GT ofrece una estética robusta y redondeada que ya se ha convertido en un clásico de este tipo de bicicletas, pero que combina bien con el diseño y las prestaciones de esta Grade Bolt. El aluminio será el protagonista del resto de componentes, como en las ruedas, tija o potencia. El manillar también es de alumino y su mayor apertura o flare le dan el marcado aspecto gravel a esta bici. Esto permite tener más control en terrenos malos y ofrece más espacio a la hora de albergar bolsas de manillar.

Los neumáticos son unos WTB Nano Comp 700x40c Tubeless ready, y sin duda sería el primer cambio que le haríamos a esta bici para sustituirlos por unos de 42.

El manillar abierto y un cuadro lleno de soportes para bidones y bolsas, son toda una declaración del bikepacking

En la transmisión y frenos encontramos el grupo específico de Shimano para gravel, el Shimano GRX. En este caso el grupo de entrada de la serie, el GRX 400 con una trasmisión 2x10 con cassette 11-34 y platos de 30 y 46T. Los frenos de disco hidráulicos de la misma serie, montan discos de 160mm delante y detrás. Lo bueno que tiene este grupo es que se pueden hacer infinidad de combinaciones con sus componentes.

Sillín Fabric Scoop Shallow Sport

Por último en el sillín encontramos la firma de Fabric, marca que pertenece al mismo grupo donde se encuentran Cannondale, Mongoose o la propia GT.

Rodando con la GT Grade Bolt

En 2020 la GT Grade fue una de las bicicletas Gravel que más sensación causó en esta disciplina, y cuando nos llegó la noticia de que se había actualizado para integrar el sistema eléctrico X35 de Mahle, hicimos todo lo posible para probarla.

Al sacarla de la caja, las primeras impresiones no defraudaban. La GT Grade Bolt es una gravel muy atractiva con su sistema de triple triángulo y su color turquesa oscuro con acabado brillante, solo hay un color en cada versión y éste nos parece el más bonito de la serie. Pero tras los primeros halagos y comprobar que efectivamente el motor Mahle X35 pasa desapercibido en el buje trasero lo primero que hicimos fue subirla a la báscula.

El puerto de carga de la batería se situa sobre el eje de pedalier

Sin pedales y en talla M, la GT Grade Bolt marca 14,7 kg, un peso para nada disparatado con el que se puede rodar incluso sin asistencia. Para ponerlo en contexto, este tipo de bicicletas eléctricas se sitúan en rangos entre 12 y 15 Kg para modelos de aluminio y varía en función del montaje.

Pero era hora de ponerla a prueba y aunque desde la marca invitan a utilizarla como una bici urbana, nosotros no dudamos ni un segundo en llevarla directamente a la montaña.

Hasta llegar a la primera pista de tierra nos espera una larga subida que en alguna ocasión ha sido final de etapa en la Vuelta, y así pudimos comenzar a disfrutar de las bondades del eBikemotion X35. Un sistema sencillísimo que por su eficacia se está imponiendo en la mayoría de bicis eléctricas de carretera y gravel. Es fácil aprender el sistema de luces y acciones que ofrece su único botón situado en el tubo horizontal, junto a la dirección, y los modos de asistencia nos permiten decidir el grado de esfuerzo que estamos dispuestos a soportar. Además, eBikemotion cuenta con una app que al descargarla en el smartphone éste se empareja con la bicicleta y multiplica la información convirtiéndose prácticamente en un ciclocomputador. Aquí, tenemos que decir que por defecto la app envía notificaciones de audio cada vez que cambiamos de modo de asistencia que se pueden volver molestos. Nada que no se pueda arreglar desactivándolas.

GT Grade Bolt, una gravel en su terreno

Con un par de 40Nm, este sistema tiene una entrega de potencia sobresaliente, y su autonomía con la batería Panasonic de 250W es de 75 km. Esta autonomía se puede ampliar con una batería externa de otros 250W que se alberga en uno de los portabidones. No viene incluída.

Tras terminar la subida, nos esperaba una larga bajada combinando pista y algunos senderos, y aquí pudimos comprobar que la respuesta de los tirantes flotantes era claramente perceptible. Realmente absorben vibraciones e impactos. Con este tipo de geometrías esperas que la flexión se traduzca en un mayor confort a lo largo de los kilómetros, pero en nuestra prueba pudimos percibirlo en zonas bacheadas y con piedras.

En la imagen prácticamente se puede apreciar la flexión de los tirantes

Otra grata sorpresa nos la llevamos también en bajada, pero esta vez sobre asfalto. El aplomo de esta bicicleta y las cómoda posicón que se puede adoptar en ella, hace que bajar grandes puertos por carretera sea una auténtica diversión. Incluso con estos neumáticos.

En cuanto al comportamiento general del montaje, nos pareció que todo se comporta correctamente. En los frenos no se echa en falta mayor potencia y su tacto es preciso y agradable. La transmisión también nos parece acertada. El Shimano GRX responde muy bien y parece que su resistencia será alta, pero sí que en nuestro caso acabaríamos cambiándola por un monoplato con un cassette de 11 velocidades.

El modelo GT Grade Current con manillar plano está más orientado a la ciudad

Fuera de las pistas sin asfaltar y llenas de polvo, la Grade en ciudad se vuelve una de las bicicletas urbanas más cómodas y cool. Su batería y motor imperceptibles y la completa ausencia de cierres manuales, todo va atornillado, la harán pasar desapercibida ante los amigos de lo ajeno si tenemos que dejarla aparcada.

Todas las sensaciones las fuimos corroborando con el paso de los días sobre la Grade BOLT, y la única pega que le encontramos a su sistema de asistencia es el propio de los motores de buje, y por la que no los veremos de momento en bicicletas de MTB. Cuando llevamos el terreno gravel al límite y entramos en zonas de pedaleo muy lento, por ejemplo en pistas muy rotas y con mucha pendiente, este sistema termina lastrándonos por su propia ubicación y la débil respuesta del motor ante un pedaleo casi nulo. Aún así no lo cambiaríamos por un motor central más potente y también más pesado. Un claro ejemplo es que la nueva Cannondale Topstone Neo SL, la última en llegar al catálogo eléctrico de la marca, lo ha hecho con este mismo motor. 

En líneas generales podríamos afirmar que si solo pudiéramos tener una única bicicleta y la quisiéramos eléctrica, la GT Grade Bolt sería una opción perfecta.

GT GRADE BOLT

  • Cuadro: GT de triple triángulo con tirantes flotantes, fabricado en aluminio
  • Horquilla: GT Grade e-Carbon
  • Motor y batería: Sistema de buje MAHLE ebikemotion X35 con batería integrada de 250Wh
  • Ruedas: Shining 32H Aluminio
  • Neumáticos: WTB Nano Comp 700x40c Tubeless Ready
  • Transmisión: Shimano GRX 400 con platos 46/36 y cassette 11-34
  • Cadena: KMC X10
  • Manillar: GT Buntted en aluminio 6061
  • Frenos: Shimano GRX400 hidráulicos con discos de 160mm
  • Sillín: Fabric Scoop Shallow Sport
  • Tallas: S, M, L
  • Color: turquesa oscuro (único color)
  • Precio: 2799€

 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!