7 remedios para piernas cansadas

Germán M. Porcel - 2019-02-14 12:00:00 - Entrenamiento

Y no vale con hacer deporte, que también es un remedio, sino consejos para piernas cansadas después de montar en bici.

Porque el ciclismo en sí mismo suele ser un método muy aconsejado por los médicos para calmar la pesadez de piernas, también conocido como el dolor por piernas cansadas. Hoy te damos hasta 7 sencillos remedios para que alivies estas molestias y te sientas más ágil y ligero.

remedios-piernas-cansadas

7 consejos para paliar las piernas cansadas

  1. En primer lugar, si el ciclismo te deja las piernas cargadas, si notas que después de un duro entrenamiento tus piernas en vez de estar más ligeras están más tensionadas, te aconsejamos que te acostumbres a colocar tus piernas en alto cuando estés sentado. Así es, reaprende a colocar las piernas en una silla frente a la tuya si estás comiendo, o descálzate y sube las piernas al sofá. Intenta mantenerlas semiflexionadas pero en alto, para evitar el estancamiento de la sangre y mejorar la circulación general de tus extremidades.

  2. Un buen consejo para ayudar a mejorar precisamente la circulación de tus piernas cansadas, es que termines tus duchas y baños diarios con agua fría sobre tus piernas. Pégales un refresco antes de terminar, que cale un poco el frío. Así, vasoconstriñes el sistema circulatorio de tus piernas cansadas y ayudas a tu organismo a que la circulación vaya mejor y más rápido. La sensación de piernas ligeras tras un baño de agua fría es muy placentera.

    remedios-piernas-cansadas

  3. Si, por tu estilo de vida o por tu profesión es imprescindible que pases bastantes horas en la misma posición (da igual que sea de pie o sentado), pero sobre todo si es de pie, piensa en unas medias de compresión. Las medias de compresión ayudan a reducir las piernas cansadas en trabajos que se desarrollan de pie, ya que aprieta la musculatura, dejando menos espacio para el ensanche de venas y arterias y fomentando la renovación sanguínea. Hay medias de compresión muy económicas que, aunque no estén diseñadas para este fin sino para la práctica deportiva, te son igualmente útiles para tu fin.

    remedios-piernas-cansadas

  4. Antes de ir a dormir, intenta masajear tus piernas cansadas, sobre todo los músculos que notes más tensionados. Empieza de abajo arriba por lo general, comenzando por los gemelos, y continuando por el grueso del muslo: cuádriceps, bíceps femoral, aductor, etc. Si terminas el masaje con alguna crema o aceite efecto frío, mejor que mejor.

    remedios-piernas-cansadas

  5. Y es que ese es otro consejo útil para piernas cansadas: hidrátate. Pero hidrátate por completo, es decir, bebe bastante agua durante el día, pero también aporta productos hidratantes a tu piel. La hidratación general te va a ayudar a reducir la tensión arterial y, por consiguiente, las piernas cansadas. Evitarás dolores, piernas cansadas, calambres y mejorarás tu digestión y tu frescura mental.

    remedios-piernas-cansadas

  6. Usa ropa cómoda. Evita usar prendas que corten la circulación o que generen tensiones, rozaduras o presiones innecesarias. Reduce el esfuerzo que tus piernas tienen que hacer para el simple gesto de caminar, que hacemos tan a diario, y reducirás su fatiga.

  7. Por último, si la molestia por piernas cansadas es mucha y constante, puedes usar algún tipo de medicamente que te ayude circunstancialmente a reducir el dolor. Usa medicamentos antiinflamatorios fundamentalmente, entre los que destaca el Ibuprofeno, aunque también hay otros que actúan de forma muy similar, como el Naproxeno. Eso sí, por supuesto no abuses de estos, porque en pequeñas y periódicas dosis son muy eficaces, pero aun así pueden ocasionar malestar o acidez estomacal o incluso náuseas o mareos si no haces un uso correcto de ellos. Consulta siempre a tu médico de cabecera y a tu farmacéutico sobre la idoneidad de su uso para piernas cansadas.

Las piernas cansadas: el deporte es la mejor solución

Y si tienes piernas cansadas por causas ajenas al ciclismo, la solución es mucho más sencilla: coge la bici y sal a dar una vuelta. Te pueden ser útiles el resto de consejos, pero este es el mejor sin lugar a dudas. Porque salir en bici hará que muevas tu musculatura y, sobre todo, tu circulación en las extremidades inferiores, y no hay mejor forma de reducir las piernas cansadas que acelerar la circulación y alternar ese calor durante el ejercicio con el frío que después puedes aplicar. Descansa bien y haz deporte, y verás cómo funciona.