Tragedia en la Gante-Wevelgem

Berto Gallego - 2016-03-28 12:29:12

El ciclismo ha vuelto a teñirse de luto, en este caso por la muerte del joven ciclista belga Antoine Demoitié, víctima de una caída y atropellado por una moto ayer domingo durante la clásica Gante-Wevelgem.

Demoitié, de 25 años, murió en el Centro Hospitalario Regional Universitario de Lille, donde fue ingresado tras sufrir el desgraciado accidente que finalmente acabaría con su vida. El atropello se produjo en Sainte-Marie-Cappel (norte de Francia), a 115 kilómetros de la meta.

El belga, que soñaba con imponerse en una de las grandes clásicas para emular a Philippe Gilbert y Tom Boonen, sus dos ídolos y compatriotas, contaba en su palmarés con la victoria en la Vuelta a Finistère, una prueba de la Copa de Francia. Fue además segundo en la Handzame Classic y en el Gran Premio Stad Zottegem.

El mundo ciclista ha mostrado su estupor ante la noticia y todo el apoyo a la familia del ciclista fallecido, pero también se han alzado voces reclamando un mayor control de los vehículos motorizados en las pruebas ciclistas, que en un futuro eviten tener que volver a lamentar algo así.

Por un lado Alberto Contador, uno de los grandes capos del pelotón internacional, ha pedido que se controle a las motos en carrera por parte de la organización de cada prueba. Fran Ventoso, ciclista del Movistar, denunció a raiz de los trágicos hechos que de un tiempo a esta parte "hay menos respeto para el corredor en carrera por parte de los vehículos, no solo las motos". En la misma linea se pronunció ex ciclista Luis Pasamontes: "Llevamos tiempo viendo adelantamientos a gran velocidad, golpeando a ciclistas. Ayer había demasiadas motos".

Palabras que deben servir de reflexión, como la memoria de Antoine Demoitié, que perdió la vida mucho antes de lo que le correspondía por vivir su pasión día a día.