Campagnolo podría estar preparando un grupo inalámbrico

Equipamiento Ciclista 21 jun. 2022 10:06 Sergio P.

Campagnolo presenta una patente de un cambio trasero con algunas interesantes novedades entre las que se incluye una batería que lo convertirían en su primer grupo electrónico sin cables.

Campagnolo deja entrever varias ideas para su grupo Ekar

La carrera por innovar entre los tres grandes fabricantes de grupos para bicicletas no se detiene como se demuestra en la patente presentada por Campagnolo hace un par de semanas en la que se muestra un cambio trasero, que podría ser una evolución de su grupo específico para gravel Ekar.

El cambio trasero que se describe en la propuesta de patente que ha sacado a la luz el portal británico road.cc cuenta con un diseño general que recuerda al del actual Campagnolo Ekar. En ella, se describen los distintos elementos del mismo, haciendo hincapié en el sistema de amortiguación del movimiento de la caja de poleas mediante un ingenioso sistema de muelles y unas pequeñas placas que aplican fricción cuando la patilla del cambio oscila hacia delante pero permite el movimiento libre a favor del muelle a fin de mantener la cadena tensa.

Sin embargo, lo que más ha llamado la atención no es este novedoso sistema de amortiguación sino que los dibujos muestran lo que a todas luces parece ser una batería fijada en su parte posterior pese a que en la patente no se mencione como tal en ningún punto. Esto sólo podría significar una cosa: Campagnolo tiene en la cabeza un cambio electrónico de funcionamiento inalámbrico.

No es la primera vez que se especula con que Campagnolo evolucione sus grupos electrónicos EPS, que en la actualidad mantienen un sistema cableado en su totalidad que se alimenta por una batería central ubicada en el interior del cuadro.

En una propuesta de patente presentada en marzo de 2019 ya se podía observar un diseño de cambio trasero con alojamiento para una batería de la misma forma que aparecía esta característica en otra patente, esta vez de un desviador delantero, que data de enero de 2018.

Por otra parte no parece un movimiento extraño si observamos como han evolucionado sus rivales directos. SRAM apostó desde su primer grupo electrónico eTap por un funcionamiento totalmente inalámbrico que ha mostrado un funcionamiento intachable en los años que lleva en el mercado, habiendo evolucionado hasta los actuales grupos AXS, cada vez más protagonistas en el catálogo de la firma norteamericana.

En lo que respecta a Shimano, la firma nipona lanzó el año pasado la evolución de sus grupos Dura-Ace y Ultegra que, siguiendo la tradicional cautela de los japoneses a la hora de evolucionar sus productos, optaban por un sistema mixto en el que ambos desviadores permanecen cableados entre sí a la batería, pero se recurre la transmisión inalámbrica entre las manetas y los desviadores.

Una evolución lógica de los sistemas de cambio si tenemos en cuenta la fiabilidad demostrada y, sobre todo, los diseños de las bicicletas actuales en las que el cableado totalmente interno parece haberse convertido en una característica obligada.

De esta forma, sólo es necesario guiar por el interior de manillar potencia y cuadro los latiguillos hidráulicos de los frenos que, por el momento, están lejos de plantearse algún tipo de funcionamiento sin cables, aunque, ¿quién sabe lo que nos deparará el futuro?

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!