Emily Batty, la Papá Noel del ciclismo en Toronto

Berto Gallego - 2016-12-30 11:55:39

Emily Batty, ciclista canadiense que logró un metal en los pasados Mundiales disputados en República Checa y representó a su país -finalizando en cuarta posición- en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, se convirtió en una suerte de Papá Noel para 21 niños de Toronto gracias al programa "Mis Primeras Ruedas".

Emily Batty

Una iniciativa que ha repartido más de 600 bicicletas

El programa "Mis Primeras Ruedas" -My First Wheels- trata de llevar la magia del ciclismo a los niños más desfavorecidos. Desde que en 2009 Lenny Eubanks pusiera en marcha la iniciativa se han superado las 600 bicicletas repartidas entre los infantes, 600 bicicletas que representan 600 oportunidades, sueños e ilusiones; la posibilidad de que gente que no ha tenido la misma suerte que nosotros puedan conocer un mundo tan maravilloso como el del ciclismo y el mountain bike.

Eubanks se ha servido de grandes figuras de este deporte para llevar a cabo su iniciativa, logrando así que los niños reciban sus flamantes bicicletas de manos de referentes del ciclismo. La última, como decíamos, fue Emily Batty, que repartió un total de 21 bicis en la ciudad de Toronto.

Una doble felicidad para Emily Batty

Emily Batty se mostró radiante en el acto, feliz por poder unir "dos de mis pasiones. Los niños, ver su pasión sobre la bicicleta y su radiante e inocente alegría, es una pasión para mí. Por eso me siento muy feliz de poder participar del programa". Batty, además, resaltó la importancia del evento: "Es muy importante que todos los niños accedan a una bicicleta de la que sentirse orgullosos, hacer posible que algunos que nunca han tenido esa oportunidad lo hagan es algo realmente inspirador que esperaba con muchas ganas".

Emily Batty

Horizonte 2020

Emily Batty se centrará ahora en la preparación de una nueva temporada, la de 2017, entrenando en Arizona junto a su entrenador Adam Morka. Será el año en el que cumplirá 27 años y, tras la que ha sido la temporada de su confirmación entre las mejores del mundo, Batty  buscará mantener el nivel de rendimiento con la vista puesta, a largo plazo, en su gran obsesión: lograr un metal en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Emily Batty