Probamos la Scott Addict Gravel Tuned: integración, velocidad y bikepacking todo en uno

Gravel 28 may. 2022 15:05 David R.

La nueva Scott Addict Gravel se presentó hace algunos meses, justo a tiempo para subirse al podio de la Badlands 2021, y más que una renovación podemos hablar de una revolución. Estamos ante una bicicleta 100% gravel y muy lejos de la antigua versión, más cercana a modelos de ciclocross. 

En Scott han apostado por la integración, un bajo peso y la buena base de su modelo de carretera, la Addict RC, para dar vida a la nueva Addict Gravel, la cual hemos podido probar para traeros de primera mano nuestras sensaciones sobre ella.

Scott Addict Gravel: renovación completa para el nuevo gravel

Scott, una marca ligada a la competición, ha apostado por dar un carácter racing a su modelo estrella de gravel, sin dejar de lado a los que practican esta modalidad de una forma más aventurera y recreativa. Por ello, aprovechando la base de la Addict RC se ha dado forma a este cuadro de carbono HMX que iguala en números la rigidez de su hermana de carretera, en el tubo de dirección y zona de la caja de pedalier.

El peso del cuadro es uno de sus puntos fuertes, en talla 54 se queda solo en 930 gramos y a este le acompaña una robusta horquilla de 395 gramos. Además de la rigidez, otro punto heredado es la sección de los tubos en forma de D que unido al completo guiado interno de los cables mejora la aerodinámica y le aporta una estética muy limpia a todo el conjunto.

En el tren trasero, sus tirantes son bajos con el fin de mejorar la flexión en ese punto para dotarla de una mayor absorción. En las vainas encontramos un amplio paso de rueda en el que albergar los neumáticos de hasta 45 mm y un anclaje para pinza flat-mount que nos permite montar discos de 140 o 160 mm.

Nos da la posibilidad de montar transmisiones monoplatos o grupos de dos platos. En caso de optar por grupos 1X, nos da la posibilidad de colocar en el anclaje del desviador un sutil guía-cadenas para evitar salidas de estas en las zonas más bacheadas.

Otra de las prioridades de la marca y por lo que destaca esta Addict Gravel es por la integración. Se ha usado el diseño Eccentric Bicycle Fork Shaft, patentado para el desarrollo de la Addict RC, que permite conducir todos los cables y latiguillos de freno por el interior de la dirección tanto en los modelos con grupos electrónicos como con cambios mecánicos. Aquí también juega un papel importante el montaje del conjunto de manillar y potencia Syncros Creston iC SL X desde el que ya parten por su interior todos los cables, siendo pieza clave en la aerodinámica y en la estética limpia de la bicicleta.

Viene con un minimalista cierre del tubo del sillín de solo 14 gramos de peso y tija ultraligera en forma de D que la hace específica para este cuadro y que no supera los 150 gramos.

Una bicicleta que, si bien está enfocada a la velocidad, no deja de lado la esencia más aventurera del gravel y el bikepacking. Está equipada con diferentes puntos de anclajes repartidos en puntos estratégicos del cuadro, por debajo del tubo diagonal y en el tubo superior, en los que poder colocar un tercer bidón, herramientas o una bolsa, así como soportes en horquilla y tirantes para guardabarros o portabultos. En este caso tenemos la opción de equipar los guardabarros específicos de Syncros que permiten montar neumáticos de hasta 40 mm. Todos los anclajes quedan correctamente disimulados con unas diminutas tapas.

A nivel de acabado de pintura, la decoración de la gama Tuned está en un escalón superior dentro de la marca. En el cuadro predomina el acabado negro mate propio del carbono, combinado con el blanco brillo en horquilla y tirantes, con unas arbitrarias líneas en tornasol. Incluso Scott ha creado una línea de indumentaria Tuned para poder ir a juego con esta bicicleta.

Geometría progresiva

A pesar de ser un cuadro basado en la Addict de carretera, en Scott han sabido trabajar para darle a su bicicleta de gravel una geometría más equilibrada sin perder su carácter racing.

El ángulo de dirección se ha relajado hasta los 71° en la talla M para darle más estabilidad y control en los terrenos más complicados.

Un reach más largo que se combina con potencias más cortas para obtener una posición de conducción equilibrada y un ángulo del tubo del sillín de 73,5° para garantizar una buena transferencia de la potencia de pedaleo.

Se ha buscado un centro de gravedad bajo ubicando el pedalier en una zona más cercana al suelo. Además, sus vainas de 425 mm permiten albergar los neumáticos de 45 mm que compensan en cierta medida esa menor altura del pedalier.

En resumen, una geometría más progresiva, pensada para un gravel más rápido.

Componentes de máxima calidad

La versión que hemos tenido el placer de probar pertenece a la colección Tuned. En esta categoría Scott pone toda la carne en el asador y además de dar una estética especial, equipa a estas bicicletas con los componentes más avanzados del mercado.

Aquí pocos componentes sobresalen del resto, todos son de máxima calidad. La encontramos montada con el grupo Sram Red AXS en el que destacan sus bielas con potenciómetro, un elemento que no solemos ver en bicicletas de gravel. Pero para los que solo cuenten con una bici y quieran controlar sus entrenamientos de forma más precisa, puede llegar a ser el complemento perfecto.

El desarrollo elegido es 46-33T en las bielas combinado con cassette 10-36T, una relación de cambio común dentro de esta modalidad. Permite mantener bien la velocidad en tramos de asfalto y defenderse a la perfección en pistas con pendientes.

Para las ruedas se han escogido las DT Swiss GRC1100 Disc unas llantas específicas para gravel con un perfil de 42 mm y 24 mm de ancho interno, que vienen acompañadas de unos neumáticos Schwalbe G-ONE Race Evolution con ancho de 45 mm. que aportan un agarre correcto en todas las situaciones en las que hemos probado esta bicicleta.

Entre todo este festival de componente, quizás sí que hay algo que destaca especialmente. Nos referimos al conjunto de manillar y potencia Syncros Creston iC SL X, que presenta algunas novedades respecto al que equipa la Addict de carretera. Se le ha modificado la zona en Y, haciéndola más pequeña para conseguir potencias más cortas. Se ha recortado el avance y sus extremos son planos para dar mayor comodidad cuando nos agarramos a las manetas. Además, su sección es 2 mm más delgada para dar la posibilidad de albergar cintas más gruesas. Y por último tiene un flare de 16° para mejorar nuestro agarre y posición en zonas off-road.

Este manillar permite ocultar todos los cables, tanto para los grupos electrónicos como los mecánicos y el peso del conjunto es de 335 gramos, con lo que además de la mejora estética y aerodinámica también ayuda a bajar el peso de la bicicleta.

Para el resto de los componentes, como es ya habitual en la marca suiza, se recurre a Syncros. Destacan la tija de carbono en forma de D, Syncros Duncan SL Aero y el cómodo sillín Tofino Regular 1.0.

En acción con la Scott Addict Gravel Tuned

Nada más subirnos a ella se aprecia su carácter racing, no encontramos una posición incómoda o forzada, pero si deja notar que está preparada para ir muy rápido.

En los tramos de asfalto rueda con rapidez mostrándose estable. En cada aceleración saca a la luz la rigidez con la que se ha dotado al cuadro. Las ruedas de perfil 42 mm y la buena aerodinámica de sus tubos ayudan a mantener la velocidad con facilidad.

Las cubiertas de 45 mm no se notan que lastren en ningún momento y tienen un rodar más silencioso de lo esperado.

En subidas asfaltadas también nos permite ir a un ritmo alegre, no es comparable a una bicicleta de carretera, pero su peso contenido, en nuestra bascula arrojo 8,3 kg lista para salir a rodar, ayuda a subir con más agilidad.

Fuera del asfalto sorprende su manejabilidad, en los senderos más técnicos ofrece una conducción controlada, moviéndose de manera ágil. Desde el primer momento da la sensación de que llevásemos toda una vida con esta bicicleta. Solo en las zonas más bacheadas y rotas es donde sufrimos un poco por su rigidez. Es cierto que los neumáticos Schwalbe G-ONE R de 45 mm son el complemento perfecto a un cuadro de estas características ya que aportan un extra de comodidad, aun así, su carcasa no es tan dura como esperábamos y nos ha obligado a llevar algo más de presión de la que nos gustaría en los tramos más técnicos.

Las pistas abiertas son donde más destacan sus características, ya que nos permite rodar a velocidades altas con comodidad y seguridad gracias a la estabilidad que nos transmite. Aquí el manillar Syncros Creston iC SL X juega un papel importante ya que nos deja acoplarnos para afrontar cualquier camino de manera eficiente.

Pasar varias horas sobre la Scott Addict Gravel se hace muy ameno por la comodidad que ofrece en todos los terrenos y las posibilidades de variar nuestras rutas.
Todas estas características hacen que esta bicicleta pueda llegar a convertirse en una de las elecciones estrella dentro de las competiciones de gravel de alto nivel.

Conclusión

La Scott Addict Gravel es una bicicleta pensada para ir rápido en casi cualquier terreno. Una gravel más enfocada al rendimiento que a la comodidad, con unas líneas aerodinámicas y una integración de los componentes lejos de lo que estamos acostumbrados a ver en bicicletas de esta modalidad. Su rigidez y geometría progresiva la hacen competitiva en cualquier situación.

No se olvida del espíritu aventurero equipando diversos anclajes para poder equiparla con todo lo necesario. Una opción muy a tener en cuenta si eres de los que te gustar ir rápido durante tus rutas de gravel y además sueles combinarla con alguna que otra escapada de bikepacking.

Especificaciones y precio de la Scott Addict Gravel Tuned

  • CUADRO: Addict Gravel Disc HMX Carbon, Gravel geometry
  • HORQUILLA: Addict Gravel HMX Eccentric Carbon steerer
  • DESVIADOR TRASERO: SRAM RED eTap AXS 24v
  • DESVIADOR DELANTERO: SRAM RED eTap AXS
  • PALANCAS DE CAMBIO: SRAM RED eTap AXS HRD Shift-Brake System
  • BIELAS: SRAM RED Power Meter Crankset 46/33 T
  • PEDALIER: SRAM DUB PF ROAD 86.5
  • CADENA: SRAM RED
  • CASSETTE: SRAM FORCE 10-36T
  • FRENOS: SRAM RED eTap AXS HRD Shift-Brake System Flatmount
  • DISCO DE FRENO: SRAM Centerline XR rotor 160mm
  • MANILLAR: Syncros Creston iC SL X Carbon
  • TIJA DE SILLÍN: Syncros Duncan SL Aero
  • SILLÍN: Syncros Tofino Regular 1.0 Cutout
  • JUEGO DE RUEDAS: DT Swiss GRC1100 Disc
  • NEUMÁTICOS: Schwalbe G-ONE Race Evolution 700x45C
  • PESO: 8.3 kg
  • PRECIO: 8.999€

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!