Qué es la cadencia y por qué es tan importante

Entrenamiento 27 nov. 2020 14:11 Germán M.

Si no eres muy ducho en esto del ciclismo, si estás comenzando y simplemente piensas que es dar pedales, ya te adelantamos que sí, pero que no. Se trata de dar pedales, pero hacerlo bien. Cómo pedalear, cómo hacerlo correctamente en forma y ritmo, es lo que solemos llamar cadencia, y hoy te explicamos por qué es tan importante.

que-es-la-cadencia/

La cadencia, ese gran enigma

Podemos intentar explicarlo de manera lo más simple posible: la cadencia es el ritmo al que pedaleas, es decir, la cadencia es si tu pedalada es alegre pero con un desarrollo ligero; o es una pedalada pesada con un desarrollo duro. ¿Qué es lo idóneo? ¿Cómo debes hacerlo? ¿Cómo mejora eso a un ciclista?

que-es-la-cadencia/

Pues determinando el número de revoluciones, de vueltas, de pedaladas por minuto, se puede saber qué tipo de ciclista eres, qué dominio tienes de la cadencia. Si ves una gran vuelta, o una carrera de ciclismo de carretera, verás que su cadencia es altísima. Sobre todo, en esas primeras etapas, que suelen ser llanas y rompepiernas, puede comprobar cómo el pelotón lleva una alegría en la pedalada que parece hasta exagerada. Pues ese ritmo, aproximadamente, se estima en unas 100 revoluciones por minuto.

que-es-la-cadencia/

Pero si ves una etapa de montaña, con varios puertos, comprobarás que aquí cada cual lleva su propia cadencia. De hecho, muchos ciclistas, buenos escaladores, incluso mantienen esa cadencia, esas casi 100 revoluciones por minuto.

Claro, no puedes pretender conseguir esa cadencia, pero si tu cadencia media es de unas 60 revoluciones por minuto, que es el giro completo de una biela, la intención básica, para entendernos, es que la mantengas el mayor tiempo posible, sin importar los tramos, solamente jugando con el desarrollo.

que-es-la-cadencia/

Por qué es importante conocer tu cadencia y concentrarte en ella

Al final, lo que buscamos como ciclistas, es controlar una potencia, unos vatios que metes a la bici. Y esos vatios se determinan en gran medida por tu cadencia.

Pero sobre todo, porque pedalear con una cadencia superior o inferior a la idónea para ti repercute perniciosamente en tu rendimiento y en tu recuperación. Pedalear a una cadencia más baja de la exigida, requiere que fuerces tu musculatura innecesariamente, sobrecargándola o incluso corriendo el riesgo de sufrir alguna lesión.

que-es-la-cadencia/

Una cadencia demasiado alta, expone dos sistemas importantísimos de tu organismo: le exige más a tu sistema motor, sobre todo en los puntos articulares; y le exige más a tu sistema cardiovascular, que trabaja por encima de lo requerido. Además, si es incluso exageradamente ligera, puede incluso reducir la eficiencia: piensa que en parte de tu pedalada no estás metiendo nada de potencia o niveles muy bajos. Vamos, que estás girando los pedales sin ejercer presión alguna.

que-es-la-cadencia/

Cualquier GPS decente te da valores de cadencia, pero hay una forma rústica pero útil de conocerla: cronometrar un minuto y contar cuántas pedaladas completas das.

No hay una cadencia ideal, se trata de conocer la tuya, la idónea para ti y para tu estado de forma. Y recuerda: conocer tu cadencia idónea te hace mucho mejor ciclista, porque sabrás en todo momento si estás en equilibrio a tu ritmo o vas exprimiéndote o bajando el ritmo. Exige concentración, pero te hará mejor ciclista, de eso no hay duda.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!