Probamos la Lefty Ocho Carbon 120, más recorrido y mejor rendimiento para el nuevo MTB

Mountain Bike 27 mar. 2021 15:03 Ignacio P.

Recién salida del horno. Hemos tenido la ocasión de probar la esperada versión de 120 mm de la horquilla Lefty Ocho de Cannondale. Anuncia más recorrido, más rigidez y más suavidad, pero ¿será posible igualar el extraordinario rendimiento de su hermana de 100 mm? Vamos a comprobarlo.

La Cannondale Lefty Ocho Carbon 120 nos resulta familiar, pero es completamente nueva

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la nueva Lefty Ocho Carbon 120 no es una Lefty Ocho de 100 mm a la que se le han hecho un par de retoques. Aunque estéticamente parezcan idénticas, estamos ante una horquilla diferente. Cannondale la ha creado desde cero aumentando los espesores de los tubos para soportar las mayores palancas y torsiones que implican su aumento de recorrido sin que se traduzcan en mayores flexiones.

 

En Cannondale afirman que esta horquilla ofrece más recorrido, más rigidez y más suavidad. De hecho, afirman que es la horquilla con el comportamiento más suave jamás fabricada y la más rígida entre las horquillas ligeras.

Su suavidad se debe a su diseño basado en rodamientos de agujas en lugar de casquillos de fricción. En las Lefty Ocho, estos rodamientos están dispuestos en forma de delta, es decir, tres caras en lugar de cuatro como en anteriores versiones. El sistema de deslizamiento por rodamientos asegura un comportamiento uniforme y suave en cualquier situación, da igual que estemos frenando o en una sucesión de impactos que la suavidad de funcionamiento va a seguir estando ahí.

Se ha ajustado la cantidad de material preciso en las zonas necesarias para obtener la rigidez justo donde se busca y cierta flexibilidad allá donde es beneficiosa.

Y a pesar del aumento de recorrido y rigidez anunciado, la horquilla se queda en unos magníficos 1550 gramos.

Otro detalle interesante es que al ser una horquilla invertida, y más aún teniendo una sola barra, la masa no suspendida es muy pequeña, por lo que se reducen mucho ciertas inercias durante el funcionamiento mejorando su comportamiento en impactos repetidos a alta frecuencia. 

Debido a su aumento de recorrido se ha rediseñado la cámara de aire para ofrecer una curva de progresividad acorde a ello. Además, se podrá variar esta curva de progresividad utilizando espaciadores de volumen.

Cannondale afirma que este chasis también admite un recorrido de 110mm.

La Lefty Ocho Carbon 120 viene preparada directamente para montar discos de 180 mm, pero admite discos de hasta 203 mm.

El anclaje de la pinza tiene un mecanismo de liberación rápida que simplemente accionando una palanca liberamos por completo la pinza de freno por si queremos sacar la rueda (que en esta horquilla sale lateralmente), cosa que para reparar un pinchazo no es necesario, pero si por ejemplo lo necesitamos hacer para meter la bici en un coche se puede quitar la rueda de manera rapidísima.

 

Otro detalle diferenciador es el montaje del bloqueo en la corona de la horquilla en lugar de un bloqueo remoto, aunque es compatible con él. Lo hacen así para simplificar, eliminando un mando teniendo en cuenta que las bicis que montan esta Lefty normalmente montaran tija telescópica con su correspondiente mando en el manillar. 

Y tras toda esta información llega el momento de comprobar por nosotros mismos en que se traducen todas estas cualidades anunciadas.  

Primera toma de contacto con la Lefty Ocho Carbon 120 

Recibimos nuestra horquilla montada en una flamante Cannondale Scalpel SE LTD y tras los pertinentes ajustes en cuanto a medidas y posición de mandos pasamos al reglaje de las suspensiones. Dicho ajuste se facilita muchísimo gracias a las indicaciones de sag impresas en el interior del protector de carbono que cubre la barra inferior. Además también hay en la parte baja de la horquilla una tabla de presiones pero acabamos guiándonos por el sag ya que la presión recomendada nos dejaba la horquilla demasiado dura.

Tal como probamos la Lefty en parado nos dio la sensación de estar muy blanda para nosotros y echamos mano de la bomba de suspensiones. Pero cuando comprobamos el sag previamente para tener un punto de partida vemos que estamos en torno al 23-25% de sag.

Tras varias comprobaciones y pruebas llegamos a la conclusión de que la extraordinaria suavidad y sensibilidad de esta horquilla hace parecer que estuviera demasiado blanda pero no es así.

 

Los ajustes de la Lefty son realmente sencillos lo que nos parece un acierto para el usuario medio. Tenemos, aparte de la válvula para la precarga de aire, un dial en la parte inferior para regular el rebote que ofrece un rango de 21 clicks, nosotros lo dejamos justo en la mitad de dicho rango.

En la corona superior tenemos un dial para ajustar la compresión, y de los 7 clicks que ofrece lo dejamos prácticamente abierto para disfrutar de la tremenda sensibilidad de esta horquilla, pensando que durante la prueba quizá tendríamos que cerrar algún punto más si en frenadas fuertes o leves apoyos la horquilla se hundía en exceso pero no fue así.

Y alrededor de este dial de compresión tenemos la palanca de bloqueo, que con menos de un cuarto de vuelta y con un click muy nítido y fácil de accionar pasamos del todo a la nada, y es que el bloqueo de la Lefty es un bloqueo de verdad.

En marcha con la Lefty 120

Comenzando con nuestra prueba de campo el primer terreno por el que nos tocó rodar fue el asfalto. Aquí fuimos comprobando la efectividad del bloqueo y las sensaciones que transmite la Lefty pedaleando de pie en la primera subida que afrontamos. Como es habitual en las horquillas Lefty el bloqueo es totalmente firme, aunque en caso de impacto cede momentáneamente protegiendo el sistema.

 

Una vez nos adentramos en una pista de subida comprobamos cómo se traduce en marcha la tremenda sensibilidad de la que hace gala esta horquilla, y es que sencillamente lo absorbe todo, incluso rodando a baja velocidad y con pequeñas irregularidades la horquilla va trabajando constantemente. Esto hace que si queremos pedalear de pie en algún tramo sea recomendable bloquear si queremos que no se mueva en exceso la horquilla.

Tras una larga subida toca una bajada por pista a alta velocidad y un firme algo roto. Aquí ya empieza la Lefty a dibujarnos una sonrisa en la cara y es que donde normalmente acabamos con las manos castigadas por los constantes rizados, hoy parece que se han atenuado los baches y las manos lo agradecen.

En vista de lo bien que se comporta la Lefty 120 decidimos hacer un sendero en el que nunca se nos hubiera ocurrido meter una bici de XC al uso, pero es que la Scalpel SE LTD con esta horquilla te permite ciertas licencias. Aquí la pusimos a prueba de verdad y lo cierto es que la superó con nota, pareciendo que llevábamos una horquilla de enduro con mayor recorrido.

Realmente llama la atención la rigidez torsional de la Lefty. En zonas muy bacheadas donde parece que vamos a perder el control la rueda delantera sigue respondiendo a cada insinuación que hacemos con el manillar permitiéndonos guiar la rueda delantera exactamente por el trazado que queremos.

 

A pesar de que no nos gustan los tópicos es obligado decir que con esta horquilla realmente parece que tienes más de esos 120 mm de recorrido. Fuimos haciendo muchas comprobaciones del recorrido utilizado. Como dijimos antes el tacto al principio nos parecía blando pero es la sensación que da debido a la ausencia casi total de fricción. La curva de progresividad está muy conseguida, el primer tramo es algo más lineal pero tampoco en exceso, y conforme se hunde la horquilla va aumentando la progresividad hasta el punto de que es realmente difícil apurar el recorrido hasta el final. En zonas de impactos fuertes esperábamos notar la sensación de hacer tope o un endurecimiento muy brusco al final pero lo cierto es que simplemente los absorbe y da la sensación de que la Lefty pide más.

Valoración final

Durante el resto de días que hemos disfrutado de la Lefty 120 la hemos puesto a prueba en multitud de senderos y lo cierto es que ha aprobado con nota. Podemos decir sin el menor miedo a equivocarnos que es la horquilla más sensible que hemos probado. Es muy destacable la precisión que otorga a la dirección gracias a su rigidez torsional y el funcionamiento del bloqueo también es de sobresaliente ya que es un bloqueo de verdad, convirtiendo a la bici en una rígida total en asfalto.

Realmente es una horquilla tan conseguida que es muy difícil sacarle algún punto negativo. Quizás el hecho de no tener bloqueo remoto y ser una horquilla tan sensible hace que cada vez que quieres ponerte de pie, o bien sacas la mano y bloqueas, o asumes que va a haber cierto balanceo. Es probable que con una tercera posición intermedia esto se solucionara.

 

En definitiva la Lefty Ocho Carbon 120 nos ha enamorado y la consideramos una de las mejores horquillas del mercado, que además ahora compite realmente con el resto de horquillas ya que esta octava generación de las Lefty se pueden montar en cualquier cuadro ya que lleva tubo de dirección tapered como sus rivales. Eso sí, para adquirirla habrá que desembolsar una suma considerable ya que se espera que en unos meses se pueda comprar por separado a un precio de 1599€.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!