Probamos la Specialized Epic S-Works 2021: inteligencia al servicio del XC

Mountain Bike 14 dic. 2020 18:12 Redacción

Lo que tenemos ante nosotros no es una bici cualquiera, tampoco se trata solo de una bici carísima, que lo es, sino que se trata del máximo exponente tecnológico de una compañía que sacó al mercado la primera MTB de serie hace la friolera de 39 años y no ha dejado de evolucionar año tras año. Hemos tenido la oportunidad de probar la Specialized Epic S-Works 2021, la mejor mountain bike XCO fabricada por Specialized, y vamos a intentar averiguar cuánto de verdad hay en esta suposición.

Specialized Epic S-Works 2021, la evolución de un icono

Lo primero que nos llamó la atención cuando la recibimos la Epic fué la simplicidad de su puesto de mandos. No hay cable de cambio, ni tampoco ningún mando de bloqueo o tija telescópica. Tan solo los dos latiguillos de freno. Eso, unido a su increíble ligereza, hace que a simple vista pueda parecer una bici incompleta, a la que aún le falta parte de su montaje, pero no es así, la Epic S-Works 2021 está lista para la acción.

Esta nueva evolución de la Epic que nos presenta Specialized puede parecer menor visualmente, pero geométricamente implica un cambio realmente radical. Lo más llamativo es la relajación del ángulo de dirección en nada más y nada menos que dos grados de una tacada. Se pasa de 69,5º a 67,5º y esto es algo que ya adelantamos que hasta el ciclista más insensible lo va a notar nada más comenzar a pedalear, ya veremos si solo para bien o le resta algo de agilidad en según qué circunstancias.

El reach también aumenta, como viene siendo tendencia, lo que unido al ángulo tan lanzado de dirección hace que la bici aumente considerablemente su distancia entre ejes. Además, el eje de pedalier baja 8 mm siguiendo en esa línea de intentar conseguir una estabilidad y aplomo brutal.

Fijándonos en el cuadro hay ciertos detalles que no pasan desapercibidos, como el tubo superior que ya no se bifurca en dos en su encuentro con el tubo vertical, ahora es continuo, de manera que se percibe mas simplicidad de lineas.

También se ha modificado la posición de la pinza de freno trasera, que sigue siendo de anclaje post mount, pero ahora se encuentra entre las vainas y los tirantes quedando más integrada.

El cuadro en esta versión S-Works tiene la bieleta del amortiguador fabricada en carbono. Este detalle, junto con el uso del carbono Fact 12M de la marca hacen que se hayan rebajado más de 100 gramos respecto a la versión anterior.

Otro detalle destacable es la incorporación de la patilla de cambio Sram UDH. Patilla diseñada por Sram y libre de patentes, en un intento de unificar estándares. Como aspectos destacables esta patilla puede girar en caso de impacto absorbiendo parte del mismo. Ademas, esta diseñada para dificultar la caída de la cadena entre la corona más pequeña y el cuadro.

La Specialized Epic S-Works 2021 monta la Rock Shox SID Sl Ultimate, una horquilla que también ha sufrido una profunda evolución habiéndose estrechado su estructura con un importante ahorro de peso y cambios internos que anuncian más suavidad que su predecesora, además, viene equipada con el sistema Brain de Specialized lo que la convierte en el complemento perfecto para este cuadro.

Las nuevas ruedas Roval Control SL estrenan llanta con interior de 29 mm y bujes cuya fabricación interior corre a cargo de DT Swiss con su famoso Ratchet System y rodamientos cerámicos.

En la transmisión encontramos el grupo Sram XX1 Axs cuyas bielas traen montado el potenciómetro Quark y un plato de 32 dientes, algo que quizás se le quede algo pequeño a algunos usuarios con aspiraciones competitivas. Los frenos corren a cargo de Sram con su modelo Level Ultimate, tope de gama de XC. El resto de componentes son marca de la casa pero por supuesto en versión S-Works. En cuanto al montaje, solo podríamos decir que echamos en falta una tija telescópica de serie.

Rodando con la Specialized Epic S-Works 2021

Tras la pertinente vinculación del potenciómetro con mi Garmin, cosa que en cuestión de segundos está hecha, llega el momento de ponernos en marcha y la primera sensación tras recorrer los primeros metros con ella es, como era de esperar, de máxima eficiencia.

La combinación de ligereza, rigidez y la posición que se adopta sobre ella, unido al evolucionado sistema Brain, hace que se transmita toda la potencia del pedaleo a la rueda trasera, estamos sobre una mountain bike muy rápida.

Hablando de velocidad sorprende el buen rodar de sus neumáticos Fast Track de 2,3 que unidos a la nueva llanta Roval Control SL con 29mm de ancho interno adoptan un balón realmente impresionante. Quizás tiempo atrás nos hubiera hecho pensar que lastraría en exceso pero la experiencia de probar este tipo de ruedas en los últimos tiempos nos confirma que no solo es tremendamente eficiente al rodar sino que además nos aporta un plus de comodidad para este tipo de bicis pensadas para la competición.

La posición que se adopta en marcha es de ataque por supuesto pero no es incómoda. A pesar del aumento de reach la bici viene con una potencia de 70 mm desde la talla M a la XL. Esta potencia corta, unida al ángulo de dirección hace que veamos “mucha rueda” por delante del manillar, lo que nos otorga confianza en bajadas con demasiada inclinación. En estas bajadas echamos en falta una tija telescópica a la que ya estamos acostumbrados y creemos que sería el mejor complemento para descensos más agresivos.

Como era de esperar se siente muy estable de dirección debido a su ángulo de 67,5º. Como curiosidad os diremos que uno se puede soltar de manos y quedarse un buen rato sin hacer apenas correcciones.

En pistas con buen firme la velocidad de crucero es elevada, digamos que te lo pide el cuerpo en cuanto subes a esta bici y ves cómo responde con aceleración a cada vatio que aportan tus piernas. Y en cuanto alcanzas esta velocidad de crucero se siente un aplomo impropio de una xc, de hecho cuando el terreno se inclina hacia abajo y toca trazar curvas a gran velocidad se te escapa una sonrisa viendo la seguridad y rapidez con la que haces tus trazadas.

Como hemos adelantado viene equipada con el grupo estrella de Sram, el XX1 AXS, la transmisión que ha revolucionado el MTB con su funcionamiento electrónico e inalámbrico. Ya se ha escrito suficiente sobre este grupo, solo diremos una vez más que su funcionamiento es intachable. Eso sí puede costar un poco adaptarse a la ergonomía del mando, por un lado es una gozada ver como una pulsación tan sutil es suficiente para gobernar el cambio, pero la colocación de los pulsadores en el mando mecánico me parece mas natural, o quizá después de tantos años necesito más tiempo de adaptación a esta nueva configuración…

Nuevo sistema Brain, la clave

En cuanto al amortiguador trasero lo primero que apreciamos es que han eliminado el Autosag, algo que podrían echar de menos los usuarios menos expertos, ya que facilitaba mucho el ajuste de la precarga, pero al potencial usuario de esta bici se le presuponen estos conocimientos básicos y seguramente será bienvenida esta simplicidad sobre todo si con ello restan algunos gramos.

Echando la vista al Brain vemos que se ha dado una nueva vuelta de tuerca a la integración en la trasera del cuadro, quedando ahora parte del sistema dentro de la vaina trasera.

Y ¿qué hay del funcionamiento? Pues han dado un paso más en cuanto a la suavidad en la transición de cerrado a abierto. En la anterior versión ya se apreciaba un Brain algo menos firme pero más suave, aunque en la posición totalmente cerrada se notaba claramente el momento de la apertura, un sonido un poco raro al que había que acostumbrarse. Pues bien, en esta nueva versión esa apertura de la válvula de inercia apenas es perceptible incluso en la posición cerrada. Hay que decir que esta posición cerrada no se siente como un bloqueo tan firme como años atrás, pero permite pedalear de pie con todas nuestras fuerzas sin notar que se esté perdiendo eficiencia debido al balanceo.

En definitiva, el funcionamiento del Brain está tan conseguido que lo hemos terminado usando totalmente cerrado durante casi todas las pruebas. Eso sí, otorga un tacto muy firme a la suspensión y en caso de querer un plus de comodidad se le pueden abrir un par de clics y ganamos mucho en sensibilidad.

Y para combinar con este amortiguador no hay nada como otro cerebro en la suspensión delantera.

La horquilla es la nueva Rock Shox Sid Sl Ultimate, horquilla también recién remodelada y equipada en este caso con el sistema Brain en su interior.

El Brain en las horquillas no terminaba de convencer a todos los usuario, ya que se perdía mucha sensibilidad y las muñecas lo acababan pagando, pero en este caso, ya sea por la ganancia en suavidad de la nueva Sid o por la ayuda en este sentido que supone el gran balón del neumático, ha mejorado bastante. En este caso lo hemos probado con un punto medio en la regulación, siendo suficiente para evitar el balanceo pedaleando de pie pero activándose con impactos leves. En cualquier caso en esta horquilla la regulación de la sensibilidad del Brain se encuentra en la parte superior y se puede manipular en marcha.

En cuanto a la rigidez, la horquilla cumple bastante bien. Haciendo pruebas en parado se nota que no estamos ante un modelo de disciplinas más agresivas, pero en marcha otorga una precisión muy buena y da confianza en todo momento.

Una vez configuradas las suspensiones a nuestro gusto podemos disfrutar de una de las mayores virtudes de esta bicicleta y es dejar que ella piense por nosotros. Ocuparnos simplemente de pedalear al 100% y cuando aparezcan los obstáculos dejar paso a la “magia” de un sistema que se activa cuando lo necesitamos.

Conclusiones sobre la Specialized Epic S-Works 2021

Como ya hemos avanzado, la nueva Epic es una bici que baja realmente bien, da mucha confianza y te permite soltar frenos, la rigidez de sus ruedas le otorgan mucha precisión en las trazadas y realmente se disfruta a la hora de conducirla, eso sí, al la hora de detenerla quizá le falten a los frenos algo más de mordiente, y no es que sean poco potentes, es que la bici te permite unas licencias que van más allá de lo que suéle ser una bici de XC.

Subiendo no se queda corta, gracias a la eficiencia de su suspensión, a su ligereza y su rigidez te incita en todo momento a dar más de ti. De hecho es difícil resistirse a ponerse en pie en cada repecho y notar como tu esfuerzo se transmite en velocidad.
Buscando su punto débil nos adentramos en senderos revirados y es cierto que en curvas muy cerradas donde es difícil entrar se nota la longitud de la bici y te lo pone algo más difícil, hay que recurrir a un golpe de freno o a un gesto más brusco, pero gracias de nuevo a su ligereza acaba respondiendo con agilidad. En este aspecto también hay que tener en cuenta que hemos probado una talla L.

Y ya que estamos tratando de buscarle la vergüenzas, en un principio pensábamos que la notaríamos más lenta y torpe en subidas agónicas a baja velocidad, sobre todo con piedras y obstáculos a sortear. Es cierto que para orientarla en las trazadas hay que usar algo más el peso del cuerpo, pero su corta potencia y manillar de 76 cm contrarresta en parte esa falta de nervio en la dirección. A aún así no se puede decir que sea una bici muy viva en cuanto a reacciones.

Como conclusión podemos decir que ésta nueva Epic abandera como ninguna otra el nuevo concepto denominado “Down country”, y lo hace sin aumentar recorrido de suspensiones sino simplemente adaptando la geometría. Y es sorprendente que esto no implique merma alguna en su capacidad escaladora, en parte gracias a su ligereza, rigidez y ese ángulo de tubo de sillín tan vertical que te coloca muy encima del pedalier y te permite desarrollar toda tu potencia cuando el terreno se inclina hacia arriba.
Desde luego es una bici que rompe ciertos paradigmas y nos hace ver que después de casi 40 años desde la primera MTB aun no está todo inventado.

Specialized Epic S-Works 2021: especificaciones y precio

  • CUADRO: S-Works FACT 12m Carbon, Modern XC Race Geometry, Rider-First Engineered™, threaded BB, 12x148mm rear spacing, internal cable routing, 100mm of travel
  • SWAT EMT Cage-Mount Tool
  • ABRAZ. SILLÍN Specialized Alloy, 34.9mm, Titanium bolt
  • AMORTIGUADOR RockShox-Specialized BRAIN, Rx XC Tune, 5 Position Platform Adjust, Rebound Adjust, Integraded Extension, 265x52.5mm
  • HORQUILLA RockShox SID SL ULTIMATE BRAIN, Top-Adjust Brain damper, Debon Air, 15x110mm, 44mm offset, 100mm Travel
  • POTENCIA S-Works SL, alloy, titanium bolts, 6-degree rise
  • MANILLAR S-Works Carbon XC Mini Rise, 6-degree upsweep, 8-degree backsweep, 10mm rise, 760mm, 31.8mm
  • PUÑOS Specialized Trail Grips
  • SILLÍN Body Geometry S-Works Power, carbon fiber rails, carbon fiber base, 143mm
  • TIJA DE SILLÍN S-Works FACT carbon, 10mm setback, 30.9mm
  • FRENO DELANTERO SRAM Level Ultimate, 2-piston caliper, hydraulic disc
  • FRENO TRASERO SRAM Level Ultimate, 2-piston caliper, hydraulic disc
  • CAMBIO SRAM XX1 Eagle AXS
  • MANDOS DE CAMBIO SRAM AXS Eagle Controller
  • CASETE SRAM XG-1299 Eagle, 10-50t
  • CADENA SRAM XX1 Eagle
  • PEDALIER QUARQ XX1 Eagle Power Meter, Boost™ 148, DUB, 170/175mm, 32t
  • PLATOS SRAM Eagle 32T alloy, 104 BCD
  • CAJA PEDALIER SRAM DUB, BSA 73mm, Threaded
  • LLANTAS Roval Control SL, Carbon offset design, 29mm internal width, 4mm hook width, Tubeless ready, 24h
  • BUJE DELANTERO Roval Control SL, DT Swiss Internals, Ceramic Bearings, 6-bolt, 15mm thru-axle, 110mm spacing, Torque caps, 24h straight pull t-head
  • BUJE TRASERO Roval Control SL, DT Swiss 180 Internals, DT Swiss Ratchet EXP, Ceramic bearings, 12mm thru-axle, 148mm spacing, 24h
  • RADIOS DT Swiss Aerolite T-head
  • NEUMÁTICO DEL. Fast Trak, Control casing, GRIPTON® compound, 60 TPI, 2Bliss Ready, 29x2.3"
  • NEUMÁTICO TRASERO Fast Trak, Control casing, GRIPTON® compound, 60 TPI, 2Bliss Ready, 29x2.3"
  • CÁMARAS Presta, 60mm valve
  • PRECIO: 12.499€

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!