Básculas de bioimpedancia ¿qué son, merecen la pena?

Entrenamiento 4 abr. 2021 08:04 Germán M. Porcel

Hay un término que es de esos que empiezas a leer por doquier, por aquí y por allá, empieza a formar parte de tu argot ciclista pero de repente descubres que no has reparado qué es o qué significa. Uno de los últimos en entrar en esta lista es la báscula de bioimpedancia. Te contamos qué es y cómo te puede ayudar como ciclista.

bascula-bioimpedancia/

Básculas de bioimpendancia y composición corporal

Hay muchos tipos de básculas: las hay analógicas, digitales e incluso las más modernas, conectadas a tu smartphone y con muchos más servicios que solamente medir tu peso. Lo último son las básculas de bioimpendancia.

La bioimpedancia, como concepto, es solamente una forma, un método más para poder medir tu composición corporal, para saber de qué se compone tu físico. Porque tu cuerpo, como ya sabrás como buen ciclista, tiene grasa, músculo, líquidos y algunas cosas más. Pues, en resumen, digamos que una báscula de bioimpedancia lo que pretende y asegura es medir estas variables, principalmente el porcentaje de grasa, que nada tiene que ver con el famoso y tradicional Índice de Masa Corporal.

bascula-bioimpedancia/

Una báscula de bioimpedancia te puede servir para conocer toda esta información, y este conocimiento, a su vez, para controlar tu alimentación y tu entrenamiento y perfilarlo y perfeccionarlo para mejorar sobre la bici posteriormente.

La grasa corporal y las básculas de bioimpedancia

Todas estas mediciones, y aquí aparece la principal crítica que se hace a las básculas de bioimpedancia, son indirectas. Es decir, la báscula, con una serie de fórmulas y con un amplio bagaje de datos y cruce de los mismos, intuye tu composición corporal en base a valores más fácil de conocer, como tu peso, tu altura o medidas anatómicas de partes o zonas de tu físico.

bascula-bioimpedancia/

Y lo hacen recogiendo esa información mediante impulsos eléctricos. Esa señal traspasa de algún modo tus tejidos, y la resistencia que estos ofrecen le otorgan la información que necesita una báscula de bioimpedancia para hacer el resto.

Recientemente ya comentábamos que existe una notable diferencia entre perder peso y perder grasa. Pues bien, la báscula de bioimpedancia, con ese estímulo eléctrico sabe q través de la conductividad del agua si hay más líquido o qué densidad tiene, o si por el contrario se topa con más músculo. La fórmula se puede reducir a que a mayor grado de grasa, mayor resistencia a ese estímulo. Eso es básicamente una báscula de bioimpedancia.

bascula-bioimpedancia/

Claro, al no medir directamente los valores de grasa, líquido o músculo, sino esa impedancia y hacerlo a través de fórmulas propias, los valores pueden variar. Pero algo es innegable, más allá del dato puntual, sí que su tendencia nos marca el camino, y en eso son bastante fiables.

bascula-bioimpedancia/

Los propios fabricantes aportan una serie de consejos para mejorar los resultados. Lo principal, como supondrás, es hacer las mediciones alterando siempre el mínimo de factores posible. No hagas mediciones hasta un día después de haber hecho ejercicio, y no habiendo ingerido nada en las 4 horas previas al uso de la báscula de bioimpedancia. Orina antes y descansa 10 minutos en reposo antes de la medición. Retira todos los elementos metálicos de tu piel. Y, para las mujeres, no hagáis mediciones en la fase lútea del ciclo menstrual, porque la retención de líquido es mucho mayor.

Cuidando esto, la báscula de bioimpedancia es útil y fiable. Y, por supuesto, supone un pasito más en el autoconocimiento ciclista.

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!