Probamos la nueva BMC Twostroke 01 ONE con el último grupo de SRAM, una rígida con alma de doble

Mountain Bike 12 may. 2021 16:05 Ignacio P.

Hablar de BMC es hablar de calidad y precisión suiza. La compañía lleva muchos años demostrando su buen hacer y cada uno de sus modelos destila carácter por los cuatro costados. Su modelo rígido, la Twostroke, aporta muchos detalles interesantes y una geometría innovadora y realmente radical. Ahora a su catálogo ha llegado un nuevo montaje con el grupo SRAM GX Eagle AXS y hemos podido probarla.

Con esta bici el corredor del Ineos-Grenadiers Tom Pidcock compitió en la pasada Copa del Mundo de Albstadt, y aunque su montaje era muy diferente al de la Twostroke 01 ONE que hemos probado, ambas comparten cuadro y concepto.

BMC Twostroke 01 ONE una rígida con alma de doble

Nos encontramos ante un cuadro de carbono con un diseño muy original, algo muy de valorar si tenemos en cuenta de los estilos tan parecidos entre modelos de otras marcas. Estéticamente destacan mucho sus líneas angulosas y aristas pronunciadas en todos sus tubos. 

En la construcción del cuadro se ha buscado el mejor equilibrio entre rigidez, ligereza, comodidad y rendimiento. Para ello se han basado en el concepto que ellos llaman TCC - Tuned Compliance Concept, con el que ya diseñaban sus cuadros de carretera y que ahora da el paso al MTB con el Tuned Compliance Concept XC. Este concepto de diseño busca eliminar la fatiga permitiendo cierta absorción vertical y manteniendo al mismo tiempo una excelente rigidez lateral.

Si nos fijamos en el cuadro, y buscando esa rigidez de la que hablamos, vemos un tubo diagonal de dimensiones realmente generosas que desemboca en el pedalier abrazándolo de extremo a extremo. Este pedalier PF92 permite al cuadro albergar los rodamientos en su interior dándole mayor anchura a la zona y pudiendo conseguir más rigidez.

Además, el pedalier PressFit 92 permite a las vainas anclarse a él con mayor separación, aportando rigidez y consiguiendo un paso de rueda muy generoso que sigue la línea actual en cuanto a neumáticos de gran balón, sin miedo a problemas con el barro.

Continuando con el Tuned Compliance Concept XC han dotado a la tija de un perfil en forma de D que la hace más confortable. Esto no impide que podamos montar una tija telescópica ya que han pensado en ello y ofrecen un adaptador para que el cuadro pueda albergar una tija de 27,2mm con su cableado interno.

Y por supuesto el cuadro está preparado para albergar el resto del cableado en su interior, aunque en este caso solo discurre el latiguillo de freno ya que monta un grupo inalámbrico Sram AXS.

El cuadro tiene otros detalles de calidad a destacar como su protección integrada en vaina y tubo diagonal, así como un guía cadenas perfecto para evitar accidentes sin apenas aportar peso. Y es que no hay que confundirse pensando que por ser una hardtail tendrá un uso más comedido, ya que su geometría es realmente radical y la BMC Twostroke 01 ONE está pensada para atacar cualquier terreno y dificultad sin cortarnos un pelo.

Buscando esas prestaciones en zonas complicadas han dotado a este cuadro de una geometría que sólo con el dato de sus 67º en el tubo de dirección ya comprobamos la apuesta de la marca por ir un poco más allá de las actuales tendencias. El tubo de sillín tiene un ángulo de 75º que junto a su tija recta nos coloca en una posición de ataque de forma natural.

Con las vainas ultracortas de 425mm han conseguido llegar a una cifra que era el estándar con rueda de 26” pero que con 29” requiere de un diseño muy estudiado, y más aun conservando el amplio paso de rueda del que dispone este cuadro.

A pesar de estas vainas cortas, debido a su ángulo de dirección y al generoso reach de este cuadro, tenemos una distancia entre ejes muy larga con 1135 mm en talla M. En teoría esto aporta estabilidad pero aún no sabíamos como afectaría a la maniobrabilidad. 

Montaje de alto nivel para un cuadro extraordinario

El modelo BMC Twostroke 01 ONE está en lo más alto de la gama Twostroke pero tiene ciertas concesiones que la sitúan en un precio para nada desorbitado. Todo su montaje está orientado al puro rendimiento sin necesidad de tirar la casa por la ventana. Y sin recurrir a componentes excesivamente "lujosos" han conseguido una bici de competición con grandes prestaciones y un peso muy contenido. En nuestra báscula la talla M ha arrojado la cifra de 9,64 kg sin pedales.

La Twostroke 01 ONE monta la horquilla Rock Shox SID SL Select+ con mando remoto OneLock. Una horquilla que en esta versión goza de una suavidad muy destacable. Al ser la versión SL tiene el chasis puro de XC con barras de 32mm, que le da una gran ligereza sin que por ello le falte la rigidez suficiente para un uso XC agresivo.

En las ruedas no nos salimos de Suiza ya que monta las DT Swiss XR1700 con bujes DT 350, no son de carbono, pero son una auténtica garantía en cuanto a fiabilidad.

Nos han gustado mucho los componentes propios de la marca. El manillar de carbono de 76 cm con acabado mate unidireccional nos da un plus de control gracias a su anchura, la potencia con una forma aplanada y anclaje de 2 tornillos es estéticamente muy atractiva, y la tija de sillín también tiene un diseño muy acertado con una cabeza sencilla y fiable y un perfil en D que aporta comodidad, de hecho, ejerciendo presión sobre el sillín se aprecia una ligera flexión que en marcha se traduce en confort. 

Y como colofón a un montaje muy bien seleccionado la BMC Twostroke 01 ONE monta el nuevo grupo Sram GX AXS. Grupo recién presentado que viene a acercar la tecnología electrónica e inalámbrica a un público mayoritario, tiene la misma tecnología que sus versiones superiores solo que aportando algunos gramos de más a la báscula.

Como detalles interesantes monta el mando en su versión Rocker, que aporta una mayor ergonomía. El cassette elegido es el 10/52, que ofrece más rango a cambio de un salto mayor en el piñón grande. Y monta un plato de 34 dientes en sus bielas Sram GX de carbono.

Listos para el despegue con la BMC Twostroke 01 ONE 

Las líneas de ésta MTB están inspiradas en los aviones de combate, lo que encaja con el carácter de una bici que se siente reactiva desde el primer momento. Y no solo por tratarse de una rígida, sino que su ligereza y la gran rigidez de su zona de pedalier hacen que se sienta claramente la transmisión de energía de los pedales a la rueda trasera. 

La posición en la bici es de puro rendimiento gracias a su pipa de dirección tan corta, aunque no vamos tan estirados como podríamos esperar de su reach tan generoso debido a que se compensa con una potencia corta (60mm en talla M) y su ángulo de sillín de 75º unido a su tija de cabeza recta nos coloca muy encima del pedalier, acercándonos también al manillar. Resultando en una postura de ataque que nos invita a darlo todo en cada subida. De hecho, esta bici invita a pedalear de pie ya que se siente su gran rigidez y el bloqueo de la nueva Rock Shox SID ayuda en este sentido. La nueva generación de SID tiene un bloqueo “de verdad” y con él activado da la sensación de llevar una bici totalmente rígida. Por cierto, el mando de bloqueo OneLock de Rock Shox nos ha gustado mucho, siendo sencillo, ergonómico y efectivo.

La BMC Twostroke 01 ONE se siente bien rodando a altas velocidades. Su gran estabilidad y la postura que adoptamos sobre ella incitan a ello. Y además en BMC han hecho un buen trabajo en cuanto a absorción ya que los impactos secos que se reciben en el tren trasero nos llegan algo atenuados. Esto es así gracias al diseño de cuadro unido a unos neumáticos con un balón generoso de 2,25” y a una tija que realmente absorbe impactos y vibraciones.

Y siguiendo con la comodidad tenemos que alabar a la Rock Shox SID SL Select+, ya que han mejorado muchísimo su suavidad y por tanto su comportamiento ante pequeños rizados. Antes, las SID nos parecían un poco toscas, con un tacto muy racing que gustaba sobre todo a los corredores pero a muchos ciclistas aficionados les parecían poco cómodas. Ahora han conseguido un tacto que seguro gustará a la mayoría, sin haber perdido su eficacia ante grandes impactos.

Otro factor que ayuda a la hora de rodar con velocidad son sus neumáticos Vittoria Barzo 2,25”. Tienen un excelente compromiso entre agarre y baja resistencia a la rodadura y sus flancos color crema que tan de moda están le dan a la Twostroke un toque atractivo

Llega el momento de adentrarnos en senderos para ver si encontramos alguna debilidad en la BMC. Y lo cierto es que lo disfrutamos al 100%. Su geometría nos da muchísima confianza en bajadas complicadas y, aunque su longitud podría ser un handicap a la hora de meterla en curvas muy cerradas, lo cierto es que su ligereza y reactividad lo compensa en gran medida. Eso sí, nos hubiera encantado probarla con una tija telescópica ya que con esta geometría realmente lo está pidiendo a gritos y se convertiría en una rígida realmente difícil de batir en bajadas técnicas.

Y cuando los senderos son hacia arriba sí que vemos que su ángulo de dirección ralentiza un poco sus reacciones cuando vamos a baja velocidad. Hay que anticipar un poco con la posición del cuerpo para trazar bien en trialeras de subida. Aunque su ángulo de sillín tan vertical y la posición baja del manillar nos ayuda en estas situaciones.

En cuanto al funcionamiento de su grupo Sram GX AXS solo podemos decir que no se distingue de los grupos superiores que ya hemos probado en muchas ocasiones con un resultado intachable. Tan solo unos gramos más y muchos euros menos.

Los frenos Sram Level TLM nos han dado confianza en todo momento y tienen un tacto muy bueno. Lejos del tacto demasiado esponjoso de otros modelos Sram, estos Level tienen un equilibrio perfecto entre nitidez y facilidad de modulación. 

Conclusiones finales 

Los días que hemos disfrutado de la BMC Twostroke 01 ONE nos hemos dado cuenta que el rendimiento y la diversión no tienen porque ser opuestos. Hace años las bicis de competición eran puro nervio, difíciles de manejar y muy incómodas. La cosa por suerte cambió y gracias a la evolución del carbono y a las nuevas tendencias en geometría dejaron de ser potros de tortura.

Pero esta BMC da un paso más allá. Sin ser una doble suspensión es una bici con la que se disfruta cada sendero y cada zona técnica. Aporta una comodidad inusual en una hardtail y todo ello conservando su carácter racing.

Tiene un rango de uso muy amplio, pues es perfecta para competir, ya que ofrece un rendimiento difícil de superar y al mismo tiempo es cómoda para aquel cicloturista que prefiera la simplicidad de una rígida, sobre todo si gusta de soltar frenos en las bajadas. Eso sí, nosotros hemos echado en falta una tija telescópica a la que ya estamos tan acostumbrados.

El resto de la familia Twostroke 01 lo forman otros cuatro modelos, teniendo el precio de entrada en 1999€. Aparte hay dos modelos Twostroke AL, con cuadro de aluminio desde 1199€. 

BMC Twostroke 01 ONE GX Eagle AXS: especificaciones y precio

  • Cuadro: Twostroke 01 Premium “Tuned Compliance Concept XC”
  • Horquilla: Rock Shox SID Select+
  • Cambio: Sram GX Eagle AXS
  • Cassette: Sram GX Eagle 10-52
  • Mando: Sram GX Eagle AXS
  • Bielas: Sram GX Eagle carbon 34T
  • Frenos: Sram Level TLM
  • Manillar: BMC MFB01 carbon 760mm
  • Potencia: BMC MSM01
  • Tija: Twostroke 01 Premium carbon D-Shaped. 0mm Offset
  • Sillín: Fizik Antares R7
  • Ruedas: DT Swiss XR1700, 25mm ancho interno
  • Neumáticos: Vittoria Barzo 2,25
  • Precio: 5499€

BMC Twostroke

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!