Analizamos el Giro Aether MIPS, un casco por encima del resto

Equipamiento Ciclista 30 dic. 2020 15:12 Germán M. Porcel

Tras una docena de rutas con él, testándolo y exigiéndole, valoramos con esa base el Giro Aether MIPS, un casco que se coloca sin dudas por encima del resto gracias a ese sistema MIPS tan particular y único. No es como el resto, no es un policarbonato adherido al corcho con gomas. Son dos partes perfectamente sincronizadas. Estos son los resultados de un diciembre rodando con el Giro Aether MIPS.

test-giro-aether-mips-spherical/

Giro Aether MIPS: una doble cúpula que supera al resto

El arte del Renacimiento nació con la cúpula de la Catedral de Florencia. ¿Que a qué viene esto? Sencillo: el Giro Aether MIPS supone una revolución similar en los cascos de ciclismo. Si aquella cúpula combinaba dos cúpulas para poder ser tan enorme y no caerse, este casco combina como dos cascos, dos piezas que engarzan en un MIPS único.

test-giro-aether-mips-spherical/

Nada de un plástico y cuatro gomas, como muchos critican este sistema de seguridad del que hemos hablado largo y tendido aquí en Brújula Bike. Sino que el sistema no se aprecia, porque está integrado en la construcción del propio casco. Eso lo hace único.

Ha sido un diciembre espectacular para ir en bici. Pocas precipitaciones por el sur de España y poco viento. Un frío muy soportable en horas soleadas. Semanas en las que hemos probado esta obra de arte de los cascos de ciclismo, y este es nuestro veredicto, sus puntos fuertes y sus carencias.

test-giro-aether-mips-spherical/

Puntos fuertes del Giro Aether MIPS

Nos pasaríamos un buen rato alabando al Giro Aether MIPS, pero nuestra misión es ser críticos. Constructivos, pero críticos. Por eso, en primer lugar vamos a apuntar sus puntos fuertes, pero cerraremos con un par de apuntes que sirven de elementos a mejorar de cara al futuro.

Comenzamos con su análisis en las manos. Es aquí donde hemos podido valorar el MIPS que incorpora este Giro Aether, ya que por suerte no hemos tenido que ponerlo a prueba en ninguna caída. Pero en esa experiencia y testeo ya sorprende: la doble conjunción de este sistema único, la primera sensación que nos dio es que tiene una respuesta bastante sensible. Pensábamos que sería más rígido, pero no, es muy sensible y con las propias manos puedes mover ese doble caparazón y analizar cómo funciona. En ningún momento verás gomas, enganches, en ningún momento se atasca. Va como la seda, de veras. Este sistema Spherical es una revolución.

test-giro-aether-mips-spherical/

Esto ya transmite un salto inmenso. Hemos tenido la suerte de probar decenas de cascos, con y sin MIPS, y ningún otro sistema nos ha resultado tan bien diseñado, tan desarrollado y avanzado. Sinceramente, es otro nivel este MIPS del Giro Aether. Que Giro tenga o no la patente, o que se haya entendido mejor con MIPS para su desarrollo nos da igual, el caso es que han conseguido algo muy especial y que transmite una seguridad, una tecnología y una innovación que nosotros al menos no conocíamos hasta la aparición de este Aether.

test-giro-aether-mips-spherical/

Es ligero. Sobre todo considerando todo lo que incorpora. Hacer una doble inyección de poliestireno podría hacer creer que incrementaría su peso, pero nada de eso. Se mantiene en un peso muy lógico, a la par que el resto de los de alta gama de las demás marcas. 263 gramos es una pluma en talla mediana. No notas que lo llevas, pero lo llevas.

Ya en la cabeza, nos ha sorprendido gratamente su comodidad. Por supuesto, esto depende de dos factores: de la forma de tu cabeza y de que lleves la talla adecuada. Pero hemos probado muchos cascos para dejarlo todo a la suerte. En nuestra talla, no hemos sentido presión en ningún punto, algo que sí nos ha pasado en otras ocasiones con otros cascos. Pero el Giro Aether MIPS se ha ajustado a la perfección y ni siquiera nos ha dejado una marca notable tras un par de horas de bici. Magnífico olvidar esas molestias, esas presiones. Otro punto a su favor es su ventilación: gran superficie de apertura frontal que crea unos conductos bien definidos sobre todo los que terminan en cuatro evasores traseros, estos de la foto, algo más pequeños. Buen flujo, eso sí, en plena ola de frío y con una gorra es perfecto. Lo idóneo es probarlo a altas temperaturas, pero no es la temporada, aunque imaginamos que sin gorra la ventilación es sobradamente buena.

test-giro-aether-mips-spherical/

La parte estética siempre es complicada, porque para gustos, colores. Pero queda bien, no abulta demasiado y esa tendencia e identidad de giro, con esas bandas a lo largo que nacieron de las primeras chichoneras, le aportan bastante elegancia y finura. Queda bien, en resumen, y conserva la identidad: de lejos se ve que es un Giro.

Pero más importante es su ajuste. El sistema de correas no supone tanta novedad: ajuste bajo las orejas y en barbilla. Fácil y sencillo. La resistencia trasera sí que gusta también bastante, es muy ancha, recoge muy bien la cabeza en esta parte del occipital y al ser de nervios tan finos, permite una muy buena ventilación. Por lo tanto: se ajusta fácil y queda firme, y eso que el almohadillado es bastante delgado. Añade un par de gomas en las aperturas frontales para colocar las gafas y que no se caigan. Detallazo.

test-giro-aether-mips-spherical/

Y este es el balance positivo. Es mucho y muy bueno. Sin duda el Giro Aether MIPS ha superado al resto y ha supuesto un hito en el diseño de cascos de ciclismo. Incluso el embalaje, la caja en la que viene, está bien pensada: fácil de abrir y cerrar y en todo momento ves el casco.

Pero, como siempre, nos gusta sacarle un poco de punta. Es imprescindible buscar los puntos débiles y las posibles mejoras, aunque no es fácil en un casco tope de gama y de un precio alto como este. Pero los hay.

Aspectos a mejorar en el Giro Aether MIPS

Tres apuntes rápidos que se podrían mejorar del Giro Aether MIPS. En primer lugar, su remate puede perfilarse un poco más. Los vértices parietales son los que lo perfilan un poco achatado. Es cierto que bajar su grosor supone reducir seguridad, porque pueden crearse puntos débiles y vulnerables a los test de impacto. Pero si alguien puede mejorar es Giro. Una malla interna más potente podría rebajar unos milímetros en estas zonas.

test-giro-aether-mips-spherical/

Quizá el aspecto más manifiestamente mejorable es el enganche. Una vez que pruebas las hebillas de imán, todo te parece rústico. Es cierto que se han empezado a implantar sobre todo en cascos de triatlón, por aquello de facilitar las transiciones, pero algunos modelos de ciclismo los están poniendo y tiene sentido. Son seguras, fáciles de poner y quitar, y le aportan un toque de calidad notable. Abrocharse el casco con una mano en un segundo, es un avance, y este Giro Aether MIPS podría incorporar algo así en un futuro para seguir esa línea de innovación que ha tomado.

test-giro-aether-mips-spherical/

Por último, y esto ya es puro marketing: si nosotros fuésemos Giro, también cambiaríamos el color del poliestireno (el corcho) entre ambas piezas. Haríamos una de cada color. No hace falta que sea una diferencia total, pero hay inyecciones de muchos colores. Con un gris y un negro bastaría, pero ya hay en blanco o incluso en amarillo. Este contraste de colores, insistimos a modo de imagen, aportarían más cuerpo a ese MIPS tan único. Cuando tienes el Giro Aether MIPS en las manos y mueves su MIPS, ves que funciona pero cuesta apreciar el grado y con este cambio de tono magnificarían la impresión que da verlo funcionar.

Una joya que cuesta oficialmente 300 dólares (unos 240€), aunque en estas fechas es posible encontrar alguna que otra oferta en tiendas físicas y online. Trece combinaciones de color y tres tallas. En resumen, un casco insuperable, con un MIPS único y con un par de puntos a pulir. 

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!