Creatina, lo que nadie cuenta sobre este suplemento de moda

Germán M. Porcel - 2019-03-30 12:00:00 - Equipamiento y Nutrición

¿Lo sabemos todo sobre la creatina? ¿Conocemos sus posibles efectos secundarios?

Es más que posible que no sea así, que el uso de creatina que hagamos sea siguiendo un moda, el consejo de alguien con mayor o menor conocimiento o simplemente porque hemos leído sobre sus propiedades. Pero, ¿nos hemos informado sobre las posibles consecuencias de la creatina sobre nuestro organismo?

todo-sobre-creatina

La creatina: posibles efectos secundarios

La creatina está cargada de beneficios. Hemos escrito antes sobre ella. Pero ahora no pretendemos explicarte qué es la creatina ni qué usos y potencialidades tiene, sino algunas posibles consecuencias de su uso a partir de investigaciones científicas.

Hay que decir que la creatina ha demostrado de forma contrastada la mejora que supone en la fuerza explosiva y el retraso en la fatiga muscular. De eso no hay dudas.

En primer lugar hay que decir que la casi totalidad de estudios sobre los efectos de la creatina no se han hecho en ciclismo. Es decir, se han hecho en el desempeño físico en deportes como saltos o levantamientos de peso, por lo que los datos no han sido extrapolados a deportes como el ciclismo, y no podemos saber si este tipo de suplemento supone o no una ayuda ergogénica que termine por mejorar el rendimiento. Es cierto que en estos estudios sí que se ha comprobado que influye sobre todo en el tren inferior, que es precisamente el más usado en ciclismo.

todo-sobre-creatina

Pero la primera consecuencia perniciosa sería el posible aumento de peso. Así es, hay que ser muy precavido con su uso pues la creatina, en cuanto a su función anabólica sobre las fibras rápidas y su influencia sobre el aumento del glucógeno muscular puede provocar el aumento de peso. Este hecho se ha comprobado, aunque solo en varones, pero es una realidad. Por eso, un ciclista profesional la usa muy controlada por los servicios médicos pero un uso erróneo puede ser pernicioso en este sentido.

todo-sobre-creatina

Otros estudios apuntan a otra consecuencia más importante: el uso de creatina de modo externo puede provocar que nuestro organismo reduzca su producción, por lo que a largo plazo puede afectar a nuestra segregación natural de creatina. Es cierto que los estudios a largo plazo que podrían terminar de corroborar esta hipótesis aún están por madurar, pero hay indicios que lo han apuntado.

Otros científicos han relacionado la creatina con posibles problemas renales. Al aumentar la asimilación proteica nuestros riñones pueden llegar a trabajar el triple para depurar la creatina, por lo que este sobreesfuerzo puede tener sus consecuencias perniciosas.

todo-sobre-creatina

En otro orden, ha afectado a algunas personas en su aparato digestivo. No es muy recurrente, pero al alterar los niveles de potasio y los electrolitos de tu organismo, puede producir alguna alteración digestiva leve.

Uno de los pocos estudios de la creatina en el ciclismo

Estas son las principales externalidades negativas. Pero todo vaya sobre una idea clara: la creatina ha demostrado su efectividad de forma contrastada y es una estrategia nutricional muy segura y efectiva para aumentar el rendimiento, eso sí, usada con conciencia.

El único estudio real sobre ciclistas que hemos encontrado fue el realizado por Levesque. En su estudio demostraron que fallaba a la hora de mejorar el rendimiento durante esprints repetidos de ciclismo sin recuperación pasiva o completa entre estos esprints. Es cierto que entre ambos sprints no se dejaba lugar al ejercicio de baja intensidad o al descanso. Pero es que esto es precisamente lo que suele ocurrir en el ciclismo: no hay descansos reales, sino que todo se produce en un rango de esfuerzo que siempre supera el 60% de la capacidad del ciclista.

todo-sobre-creatina

Por lo tanto, es más que probable que sus efectos sean positivos, que un uso responsable mejore tu rendimiento (de hecho, está comprobado), pero aún no hay estudios que lo avalen. Y, eso sí, puede tener consecuencias negativas que has de valorar y controlar para hacer un uso eficiente y, sobre todo responsable, de la creatina.