De vivir en la calle a la élite del ciclocross

De vivir en la calle a la élite del ciclocross

Carretera 15 feb. 2022 16:20 Ivan F.

Por mucho que sigas religiosamente la temporada de CX, es muy probable que su nombre no te diga nada. Al fin y al cabo, el mejor puesto de este costarricense de 38 años en la Copa del Mundo es un 40, y en el último Mundial quedó en el 35. Es decir, último. Pero poco importa.

Los resultados no son relevantes en la historia de Felipe Nystrom, que en una década ha pasado de vivir en la calle a la élite del ciclocross. Lo fundamental en ella es entender la fuerza que tiene la bicicleta (y el deporte en general) para transformar vidas... e incluso para salvarlas.

Felipe Nystrom equipo Kairos

Cómo Felipe Nystrom conoció el ciclismo

La tragedia de este hombre se inicia desde muy pronto. Según ha contado en numerosas entrevistas, una infancia llena de abusos físicos y sexuales le empujaron al alcoholismo y las drogas. A sus 27 años, y con un hijo de 3, vivía como sintecho en San José, la capital de Costa Rica, y arrastraba una profunda depresión. Sin ver salida por ningún lado, ese año 2012 intentó quitarse la vida por séptima vez.

Hoy, Nystrom recuerda que en aquel justo momento, cuando se sintió tocar fondo, firmó "un pacto" consigo mismo, que ya había realizado antes, pero que nunca había tenido la fuerza de culminar: si al día siguiente seguía en este mundo, intentaría hacer algo con su vida. Lo que fuera, siempre que saliera de ese pozo. Cuando se despertó, después de que los médicos le revivieran, se fue directo a una clínica de desintoxicación, donde pasó los siguientes 6 meses.

Felipe Nystrom en su anterior equipo

Allí, se enamoró de una mujer de Portland, en la costa oeste de Estados Unidos, y al salir, se fue a vivir con ella a Oregón. La cosa no funcionó, pero a Felipe le venía bien aquella nueva vida para alejarse de sus demonios, así que allí se quedó. Consiguió varios trabajos (hasta 7 distintos a la vez llegó a tener) pero, a los 2 años, se dio cuenta de que se encontraba muy solo: no tenía amigos, y solo sabía hacerlos en el bar. Decidido a no recaer, pensó que el deporte sería una buena manera de conocer a gente, y se apuntó a un par de triatlones para principiantes, con una bici y un mono alquilados. Y, para su sorpresa, los ganó los dos. Era 2014.

Pensando que a lo mejor aquello era lo suyo, entró en un club de triatlón y allí hizo un amigo puertorriqueño, pero ni la natación ni el running le llenaban realmente. Así que pidió un crédito de 5.000 dólares para comprarse una bicicleta decente y se apuntó con su amigo a una prueba de carretera para aficionados. Venció allí también. Eso sí, ante unos chavales de 14 años. Y ya empezó a competir constantemente: disputó 110 carreras en su primer año.

Campeonato Nacional de Costa Rica

El sueño mundialista hecho realidad de Felipe Nystrom

Este ciclista en ciernes fue mejorando poco a poco sus prestaciones en carretera y, en 2019, viajó a su país para participar en el Campeonato Nacional simplemente por darse el gusto, sin ninguna ambición. Sin equipo, porque su club estaba en Portland, y sin asistencia en carrera, acabó ganando el oro (desde luego, Andrey Amador no participó en aquella edición, quede claro). Arriba tienes la foto del podio. Poco después, se enteró de que el Mundial CX 2022 se disputaría en Estados Unidos. Y ahí nació su sueño: tenía dos años para dar el salto a esta disciplina y entrar en la lista de participantes.

Algo bastante complicado cuando uno no es profesional. Porque Felipe se gana la vida como intérprete inglés-español en un hospital, y se paga todo: desde las bicicletas y los recambios hasta los viajes (por cierto, por si eso fuera poco, también está estudiando un máster). Gracias a su victoria en el Nacional de 2019, consiguió hablar con el presidente de la Federación de Ciclismo Costarricense y ambos llegaron a un acuerdo: el país centroamericano le inscribiría en las pruebas de la Copa del Mundo CX, siempre que él se hiciera cargo de las facturas.

 Felipe Nystrom

Y, dicho y hecho, con su maillot de Costa Rica comprado con su propio dinero, se presentó en la línea de salida de las primeras pruebas, que se disputaban en tierras estadounidenses: Waterloo, Fayetteville y Iowa. Solo entonces se enteró de que era el primer costarricense en la historia de la Copa del Mundo CX (este país tiene algo más de historia en el MTB, pues organiza una de las carreras más duras del mundo, la Ruta de los Conquistadores), y el único latinoamericano actualmente en una competición que es bastante eurocéntrica.

Precisamente aquí, a Europa, se trasladaba pasado el mes de octubre, de forma que los traslados se volvían prohibitivos para él. El último giro de esta increíble historia (que parece el reflejo al contrario de la de Missy Giove) llega cuando un amigo suyo crea una página para ayudarle en la red de micromecenazgo Gofundme, con la que recauda 3.500 dólares.

Gracias a ellos, Felipe pudo volar a Bélgica y Holanda durante una semana en el mes de diciembre, para disputar las pruebas de Rucphen, Namur y Dendermonde, para preparar su gran objetivo: el Mundial élite de Fayetteville. Allí, desde luego, no ganó. El que lo hizo fue un chaval predestinado para esto llamado Tom Pidcock. Él entró en meta más de 6 minutos después del británico. Pero, eso sí, habiéndose ganado el cariño del público, que gritaba "¡Costa Rica, Costa Rica!", viendo pasar (y sufrir) al último corredor. Aunque claro, con una historia de vida tan apasionante, desgraciada e inspiradora como esta, para él sufrir es otra cosa.

buscando

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas nuestras noticias. Mountain bike, consejos sobre entrenamiento y mantenimiento de tu bike, mecánica, entrevistas...

¡Estarás al tanto de todo!

Você prefere ler a versão em português?

De viver nas ruas para a elite do ciclocross

Visita